Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Economía y Finanzas  
 
14/04/2005 | La crisis energética le costará otra fortuna al país este año

El Tribuno Staff

Por el fuel-oil, el gasoil y el gas de Venezuela y Bolivia queda de 2004 un rojo de 9 millones. Este año habrá mucha más importación de esos combustibles que encarecen la energía

entre un 400 y 500%.

 

La tranquilidad que generó el superávit logrado en el primer trimestre, comenzará a desvanecerse a mediados de año, a menos que el clima se apiade de la Argentina y las temperaturas del próximo invierno se asemejen a las del pasado verano.

Es que la crisis energética alcanzará tales proporciones en el segundo semestre de 2005 que hasta puede echar por tierra las metas fiscales comprometidas por el país. Así lo advierte un detallado estudio que la consultora Fordham Lennox elaboró a partir de los datos que se manejan en la compañía administradora del Mercado eléctrico (CAMMESA) y del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS).

Según el informe al que accedió este diario, las centrales hidroeléctricas, que llegaron a cubrir el año pasado el 36% de la demanda total de energía del país, tienen este año un 8% menos de caudales, por lo que se espera de ellas apenas un 30% de la generación prevista.

Esta caída deberá ser compensada por las usinas térmicas que hasta 2003 funcionaban casi exclusivamente con gas argentino y que ante la total falta de inversiones en nuevos pozos, obras de captación y gasoductos, se vieron obligadas a mover sus generadores con combustibles mucho más caros importados desde Bolivia (gas) y Venezuela (fuel-oil y gasoil).

Como bien señaló Fordham Lennox, la consultora del sector energético que tiene oficinas en calle Belgrano 1798 (Salta), por el uso de los combustibles importados el costo promedio de cada megavatio de energía consumido en la Argentina aumentó de poco menos de en 2003 a más de en 2004 y se ubicará este año cerca de los . Esto, porque será necesario importar mucho más gas, fuel-oil y gasoil de bolivia y Venezuela, a precios significativamente más caros que el año pasado.
En 2004 el Tesoro -o sea los argentinos a través de sus impuestos- y en menor medida la industria debieron absorber un descomunal sobrecosto de casi .000 millones, del cual aún queda un "rojo" de 809 millones con el mercado eléctrico.

Y este año, según se desprende de todos los indicadores analizados, el costo de alimentar las usinas térmicas con combustibles que son tres, cuatro y hasta cinco veces más caros que el gas argentino que no se explora ni produce superará los .000 millones.

El estudio elaborado por Jorge Reston y Marcelo Martos, dos salteños de dilatada actuación en el mercado eléctrico argentino, tiene conclusiones lapidarias.

La primera es -como se dijo- que el "rojo" de .000 millones con el que se encontrará casi con seguridad el país a fin de año, puede comprometer seriamente la actividad industrial, el crecimiento económico y las propias metas fiscales de la Argentina.

La segunda conclusión es que, más allá de obras coyunturales como la demorada ampliación del gasoducto del Norte, la exploración y producción de gas están totalmente paralizadas y estancadas desde 2001 por falta de inversiones, mientras los consumos de gas y energía crecen a ritmo sostenido y se requieren cantidades cada vez mayores de combustibles importados desde países que, por cierto, no transitan por los mejores climas de estabilidad política e institucional.

De lo anterior se desprende que, por más inversiones y obras que se vuelquen hoy en la exploración, producción y ampliación de la capacidad de transporte de gas, a la Argentina le esperan, inexorablemente, otros dos años de crisis energética, restricciones en los suministros de gas para la industria y las usinas, mayor dependencia de combustibles importados, tendencia de aumento del costo de la energía.

Como bien lo refleja el trabajo de Fordham Lennox, el descomunal sobrecosto de la energía no se trasladó a las facturas de los usuarios residenciales. Difícilmente se decidirá una medida tan impopular en lo que resta de este año electoral, pero la situación tocó tal fondo que si así se dispusiera, sólo para cerrar el año con el mismo "rojo" que quedó en el Fondo de Estabilización del sector eléctrico en diciembre de 2004, habría que aumentar las facturas de los usuarios residenciales un 130%. Esto, si se decidiera tal sinceramiento hoy mismo.

Si esto ocurriera en julio, según las proyecciones de Fordham Lennox, el ajuste debería ser del 200% y en septiembre, del 300%. Esto es impracticable, pero permite apreciar la profundidad de la crisis energética.

El cuadro de situación

Consumo. Según las proyecciones, el crecimiento de la demanda de energía promediará este año el 5,5% en el país.

Gas. Su producción está estancada desde 2001 por desinversión en las cuencas argentinas, salvo la neuquina, donde subió un 3%.

Restricciones. En invierno habría recortes de hasta un 30% en el gas que necesitarán usinas e industrias para funcionar.

Hidroeléctricas. Por falta de agua, este año las usinas hidroeléctricas generarán un 8% menos que en 2004.

Térmica. La merma de producción hidroeléctrica necesita ser compensada con más producción térmica, pero falta gas.

Fuel-oil. En 2004 fue necesario importar para las usinas 850.000 toneladas desde Venezuela. Este año serán 1.200.000 toneladas.

Gasoil. En 2004, y también para suplantar el gas que falta en las usinas, se importaron 80.000 toneladas. Este año serán 200.000.

Bolivia. En 2004 se importaron 4 millones de metros cúbicos diarios. Este año serán 7 millones y a precio mucho más caro.

La inflación es la otra amenaza

Los sobrecostos que deben pagar las industrias para conseguir más gas que lo acordado por contrato con las distribuidoras es otra variable que influirá en la economía nacional, y en un indicador que tiene preocupado al Ministerio de Economía Nacional: la inflación. Las industrias del NOA ya advirtieron que deberán afrontar precios muy por encima de los pagados el último invierno y esto será trasladado en muchos casos a los precios de los productos.

"Son pocas las empresas que pueden absorber los mayores costos después de seis años de recesión y una crisis económica como la que vivimos en 2001 y 2002. Muchas industrias tendrán que pasar los mayores costos al precio de los productos", remarcó Jakúlica.

El Tribuno (Argentina)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 5711 )
fecha titulo
22/09/2018 Sin dudas, la Argentina necesita volver a tener moneda
22/09/2018 3 Reasons Why the Monos Trial in Argentina Matters
06/09/2018 Argentina- La crisis dejó al descubierto las mismas miserias
03/09/2018 Precariedad emergente
02/09/2018 Argentina- El plan fue el no plan y fracasó
31/08/2018 Argentina- La fiebre del dólar pone contra las cuerdas al Gobierno de Macri
27/08/2018 Argentina- La oscura transparencia de la corrupción populista
25/08/2018 Pan y circo en una Argentina que se derrumba
06/08/2018 Argentina - ¿Hay luz al final del camino?
21/07/2018 El inversor argentino, en modo ''wait and see'' y a la espera de noticias


 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House