Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Dossier Francisco I  
 
16/07/2013 | El Papa en el polvorín brasileño

Rodrigo Vera

En el fragor de las manifestaciones masivas en Brasil contra los servicios públicos malos y escasos, y en protesta contra las erogaciones gubernamentales con motivo del Mundial de Futbol y los Juegos Olímpicos, el Papa Francisco llegará a Río de Janeiro para encabezar la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud.

 

Este viaje del pontífice no estará exento de riesgos, pues se espera que los inconformes aprovechen los reflectores puestos sobre Jorge Bergoglio para dar proyección mundial a sus causas. En este contexto, el Papa podría desatar un infierno cuando imparta su bendición a las banderas de los países participantes en la competencia olímpica de 2016.

 El próximo jueves 25 en Río de Janeiro el Papa Francisco bendecirá las banderas olímpicas como preámbulo de los juegos veraniegos que se realizarán en esa ciudad en 2016. Sin embargo este acto tiene muy preocupados al Vaticano y al gobierno brasileño, pues puede colocar al pontífice en el centro de las protestas contra los Juegos Olímpicos, que actualmente sacuden al país sudamericano.

El Papa Francisco estará en Río de Janeiro del lunes 22 al domingo 28 para presidir la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que contará con la participación de millones de jóvenes católicos de todo el mundo y marcará la primera visita del argentino, ya como pontífice, a Latinoamérica.

Roberto Velázquez Nieto, investigador del Archivo Secreto Vaticano y especialista en relaciones internacionales de la santa sede, comenta a Proceso:

“Puede haber multitudinarias protestas contra la visita del Papa. Existe ese riesgo y lo saben muy bien el Vaticano y el gobierno brasileño. En estos momentos están muy nerviosos por lo que pueda ocurrir.”

–¿Podría cancelarse la visita, como algunos señalan, para evitar los riesgos?

–¡No! ¡Imposible! El viaje no puede cancelarse, por la importancia de ese evento eclesiástico y porque estaba programado con mucha antelación, desde el pontificado de Benedicto XVI, quien planeaba presidir ese encuentro.

–Los brasileños protestan por lo costoso de la Copa Confederaciones, del Mundial de Futbol y después las Olimpiadas. A esto se suma la onerosa visita del Papa.

–Es cierto. Brasil acapara varios eventos internacionales: Copa, Mundial, Olimpiadas, visita del Papa. Se quiere comer al mundo de un bocado. Y las visitas papales representan un fuerte gasto para cualquier país anfitrión. El gobierno brasileño seguramente desembolsará mucho dinero en este viaje de Bergoglio.

–¿Ya se maneja cuánto costará?

–No, que yo sepa. Los costos de estas visitas no pueden manejarse con precisión pues desembolsan dinero los gobiernos, la iniciativa privada y los feligreses que dan donativos en especie o a través de cuentas bancarias abiertas ex profeso; muchos otros participan con trabajo voluntario. De cualquier modo siempre se hacen cálculos aproximados.

Para Velázquez Nieto el “acto más riesgoso” de la visita papal ocurrirá durante la bendición de las banderas olímpicas, pues ahí se conjugarán un acto religioso y otro deportivo, ambos de carácter internacional y muy onerosos para la población brasileña.

Agrega: “El Papa y el Vaticano aquí quedaron entrampados en un dilema muy difícil de resolver. Por un lado no pueden negarse a bendecir esas banderas, porque quedarían mal con la comunidad mundial y concretamente con el Comité Olímpico Internacional, con el cual seguramente ya acordaron los pormenores de ese evento. Por otro, esa bendición puede provocar la irritación de la población brasileña que padece un aumento de hasta 300% en el costo de la vida y exige mejores servicios educativos, de salud y de transporte, entre otras demandas.

“Hasta puede quedar en entredicho el mismo discurso manejado por el Papa, afín a la línea pastoral de la opción preferencial por los pobres, el cual nos habla de ayudar a los marginados dándoles mejores condiciones de empleo, salud y educación. Por eso también tiene previsto convivir con los pobres al visitar una de las favelas más representativas de Río de Janeiro.”

Otro problema planteado por la visita –advierte el especialista– es el de la seguridad, tanto para el pontífice como para los millones de jóvenes que llegarán a Río de Janeiro. Quizá se topen con enfrentamientos callejeros entre la policía y los manifestantes, como los ocurridos afuera de los estadios durante la Copa Confederaciones, en junio pasado.

Detalla Velázquez Nieto: “Las fuerzas policiacas brasileñas empiezan a tomar medidas para afrontar los hechos violentos que puedan suscitarse durante la Jornada Mundial de la Juventud. El secretario de Seguridad de Río de Janeiro, José Mario Beltrone, reveló que sus agentes reciben adiestramiento de las policías francesa y española para brindarles mejor seguridad a los peregrinos y a las autoridades civiles y eclesiásticas que llegarán a la ciudad.

“Por su parte, la arquidiócesis y el Colegio de Abogados de Río de Janeiro acaban de emitir un comunicado conjunto para pedir que se resguarden los bienes inmuebles públicos ante posibles agresiones durante la visita del Papa. Asimismo exigen a las fuerzas de seguridad que sean respetuosas de las manifestaciones de protesta, siempre y cuando se den de manera pacífica.”

 Infiltrados

 Según información del diario brasileño Folha de Sao Paulo, los servicios secretos detectaron a grupos radicales y de narcotraficantes que planean infiltrarse entre los jóvenes asistentes a los eventos del Papa. Ante esto, los organizadores religiosos y civiles sostienen encuentros a fin de acordar medidas de seguridad para proteger a Bergoglio.

Está previsto desplegar por aire, mar y tierra a 12 mil agentes de seguridad, de los cuales 10 mil serán de las fuerzas armadas. La marina aportará 2 mil 200 efectivos, seis naves, 20 embarcaciones y 115 vehículos operativos. Alrededor de los altares donde el pontífice oficiará ceremonias religiosas habrá policías vestidos de civil.

Además reforzarán la defensa aeroespacial, marítima y fluvial. En la actualidad equipos militares especializados realizan operaciones de prevención del terrorismo, sobre todo en las zonas fronterizas.

–¿Cuántos jóvenes se calcula que participarán en esta Jornada Mundial de la Juventud? –se le pregunta a Velázquez Nieto.

–Las jornadas son de los eventos más multitudinarios organizados por la Iglesia católica y confirman la vigencia de su poder de convocatoria. A éstas concurren jóvenes de todos los continentes y han sido un éxito, a pesar de que son muy recientes. La primera la organizó en 1984 el Papa Juan Pablo II, en la Plaza de San Pedro, en Roma.

“A partir de entonces esos encuentros se han realizado en países como Alemania, España, Polonia, Estados Unidos, Canadá, Argentina y Filipinas. Al de este último país asistieron 4 millones de jóvenes; fue el más concurrido de todos. Ahora la Iglesia pretende congregar en Río de Janeiro a una cantidad igual. Ya veremos si lo consigue, pues cálculos más conservadores esperan la participación de sólo 2 millones de personas.”

–¿Cuál es el objetivo de esas jornadas?

–Responden a un proyecto mundial y de largo plazo de la Iglesia, consistente en inculcarle sus valores morales a la juventud, pues ésta representa el futuro. De esta manera Bergoglio y la jerarquía católica combaten la cultura del hedonismo, el consumismo desaforado, el nihilismo y el narcisismo que, argumentan, tiene atrapados a los jóvenes.

 La agenda

 Bergoglio llegará a Río de Janeiro el lunes 22 a las 14:00 horas. En el aeropuerto internacional Antonio Carlos Jobim/Galeao será recibido por una comitiva gubernamental. Luego se trasladará al Palacio Guanabara, en cuyos jardines se desarrollará la ceremonia oficial de bienvenida y donde efectuará su primera intervención. A las 17:40 se reunirá en ese lugar con la presidenta Dilma Rousseff. De ahí partirá a pernoctar en la residencia de Sumará, en Río de Janeiro.

El miércoles 24 viajará al santuario de Nuestra Señora de Aparecida, unos 200 kilómetros al sur de Río de Janeiro. Tras venerar la imagen de la virgen en la “Sala de los 12 apóstoles”, oficiará una misa. A las 13:00 horas almorzará con los obispos y seminaristas de esa provincia eclesiástica, en el seminario Bon Jesús, de Aparecida. A media tarde regresará a Río, donde llegará a las 17:25. Una hora después visitará el hospital San Francisco de Asís de la Providencia.

El jueves 25, a las 9:45, recibirá las llaves de la ciudad en el Palacio de la Ciudad. Después bendecirá las banderas de los próximos Juegos Olímpicos. Al parecer serán 204 banderas de los países afiliados al Comité Olímpico Internacional; entre éstos hay algunos donde se profesan religiones distintas a la católica. A las 11:00 horas visitará a los habitantes marginados de la favela de Manguinhos, con un largo historial de violencia vinculada con el narcotráfico. Será su encuentro con los pobres. Y a las 18:00 horas será acogido oficialmente por cientos de miles de jóvenes asistentes a un acto de la JMJ, en el paseo marítimo de Copacabana.

El viernes 26, a las 10:00 horas confesará a varios jóvenes en el Parque da Quinta da Boa Vista, frente al zoológico de Río de Janeiro, donde numerosos sacerdotes harán lo mismo con los jóvenes que lo deseen. A las 11:30 rezará el Ángelus desde el balcón del palacio arzobispal de San Joaquín. Después saludará al comité organizador y a los patrocinadores de la JMJ. A las 13:00 almorzará con un grupo de jóvenes en el palacio arzobispal. Y a las 18:00 presidirá el tradicional vía crucis de estos encuentros en Copacabana.

El sábado 27, a las 9:00 horas, oficiará una misa en la catedral de San Sebastián, y a las 11:30 se reunirá con la clase dirigente de Brasil en el Teatro Municipal de Río de Janeiro. A las 19:30 presidirá la tradicional vigilia en el Campus Fidei, de Guaratiba. Se cree que éste será el acto más emotivo de la JMJ.

A las 10:00 horas del domingo 28 oficiará la misa de la jornada mundial en el mismo Campus Fidei. Tras la misa recitará el Ángelus y anunciará la sede del próximo encuentro mundial de los jóvenes católicos. A las cuatro de la tarde se reunirá con el comité de coordinación del Consejo Episcopal Latinoamericano. A las 17:30 se reunirá con los voluntarios de la JMJ y a las 19:00 emprenderá el regreso a Roma.

Como ya se indicó, este viaje a Brasil lo programó Benedicto XVI. Entre otras razones, Ratzinger consideraba la visita como un gesto de agradecimiento al Estado brasileño, que hace cinco años firmó un concordato con la Santa Sede mediante el cual se le otorgaron a la Iglesia varios derechos.

“Fue un hecho inusitado en América Latina el concordato firmado entre Brasil y la santa sede. Sobre todo causó mucha sorpresa porque lo firmaban un presidente de izquierda, Luiz Inácio Lula da Silva, y un pontífice ultraconservador, Benedicto XVI. En noviembre de 2008 Lula fue al Vaticano y ahí firmó el concordato con el Papa”, comenta Velázquez Nieto.

–¿Cómo fue que Lula aceptó firmar ese concordato?

–Cuando presidía el Sindicato de Metalúrgicos, en los setenta, recibió mucho apoyo del cardenal brasileño Cláudio Hummes, quien entonces era obispo de Sao Bernardo. Se hicieron amigos. Varios años después Benedicto XVI nombró a Hummes encargado de la Congregación para el Clero, un puesto importantísimo en la curia romana.

“Y en Brasil, Lula llegó a la presidencia. Hábilmente Ratzinger aprovechó la vieja amistad entre su subordinado Hummes y Lula. Utilizó al primero como su principal cabildero para llegar a ese concordato con Brasil. Y lo logró. Hummes le hizo el lobby. Una típica maniobra de la experimentada diplomacia vaticana, capaz de lograr acuerdos provechosos hasta con gobiernos de izquierda.”

–¿Y qué obtuvo la santa sede del gobierno brasileño?

–Consiguió dar instrucción religiosa en las escuelas públicas, poseer medios de comunicación masiva, tener capellanías militares y, sobre todo, que el gobierno brasileño recabara impuestos entre la población para entregárselos a la Iglesia; ahora intenta repetir en México ese modelo brasileño.

–¿Cuánto dinero recauda el gobierno de Brasil para la Iglesia?

–Según cifras publicadas por el diario Folha de Sao Paulo, diariamente se destinan 39 millones de reales (más de 200 millones de pesos) para las Iglesias. Obviamente la mayor parte es para la Iglesia católica, por ser la mayoritaria. Este concordato, motivo de inconformidades cuando fue firmado, ahora podrá provocar protestas contra el Papa Francisco durante su estancia en Brasil. Su visita será muy riesgosa.

Proceso (México)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 44056 )
fecha titulo
17/08/2017 Argentina tiene una oportunidad única
14/08/2017 Argentina - El peronismo, abocado al fracaso tras el abandono de Cristina Fernández de Kirchner
06/08/2017 US’ Russia Sanctions Could Have Negative Impact On European Energy Security – Analysis
01/08/2017 Análisis: La competitividad de la eólica onshore en el Reino UnidoAnálisis: La competitividad de la eólica onshore en el Reino Unido
30/07/2017 Europe’s Wind Capacity Grows But Concerns Persist
26/07/2017 ¿Es la energía solar suficiente para iluminar el mundo?
24/07/2017 Ni principios, ni intereses
23/07/2017 Argentina - Seguridad y Narcotráfico: Impunidad conceptual
22/07/2017 Kyrgyzstan’s Hard-Luck Hydropower Project – Analysis
22/07/2017 Argentina- El rápido declive de Macri


Otras Notas del Autor
fecha
Título
07/12/2016|
07/04/2016|
11/12/2014|
11/06/2011|
11/06/2011|
08/06/2011|
08/06/2011|
28/03/2011|
02/10/2010|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House