Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Dossier Francisco I  
 
26/07/2013 | Papa Francisco - El Papa Francisco, en las favelas: «La verdadera riqueza está en el corazón»

Juan Vicente Boo

El Pontífice clama contra las «injusticias sociales» y apela a la «cultura de la solidaridad» frente a «la cultura del egoísmo».

 

«Es hermoso estar con ustedes», fueron las primeras palabras del Papa Francisco a los vecinos de la favela de Varginha, que habían limpiado y adornada la mísera barriada de unos 1.200 vecinos para darle una bienvenida calurosa como sólo este Brasil exuberante e interracial sabe hacerlo.

Aun con su experiencia de visitar habitualmente las «villas miseria» de Buenos Aires, Francisco estaba conmovido, pues el cariño que le demostraban como Papa era un torrente arrollador, como los que a veces le llevan casas y personas de estas barriadas, «sin que las autoridades ni siquiera estudien el problema para solucionarlo», según denunció en su discurso de saludo uno de los vecinos, Rangler dos Santos Irineu, puesto que no se construyen cauces para los casos de lluvias torrenciales.

El Papa le agradeció a él y a su esposa, Joana, que también es catequista y voluntaria parroquial, sus hermosas palabras de bienvenida. Rangler le había dicho que «como a usted le gusta romper el protocolo, le vamos a llamar sencillamente ‘Padre Francisco’, como a un padre que acoge a todos, especialmente a los más pobres». Le dijo que era un milagro lo sucedido en las últimas semanas: asfaltado del pavimento, iluminación de las calles, recogida regular de los contenedores de basura… En definitiva, que «!empezó a suceder lo que nunca sucedía! Esperamos que pueda continuar».

El Papa se dirigió en primer lugar a la pequeña iglesia de San Jerónimo Emiliani, apóstol de los pobres, tan abundantes en este país donde más de 11 millones de personas, el 6 por ciento de la población, vive en favelas. A la salida le entregaron una bufanda de su club en Buenos Aires, el San Lorenzo de Almagro, que recibió sonriente y enseñó con orgullo.

El mayordomo, «Sandrone», le protegía de la lluvia pertinaz de estos días con un gran paraguas blanco, pero no era tarea fácil, pues el Papa se movía de un lado a otro para saludar a más personas. Abrazó y besó a cientos de vecinos, niños, jóvenes y ancianos, de todos los aspectos y vestimentas, a quienes tampoco importaba la lluvia. Después de tocarle, algunos se quedaban llorando.

Muchos le entregaban pequeños regalos, que Francisco aceptaba complacido, y su jefe de seguridad, Domenico Giani, se guardaba enseguida hasta que ya no le cabían más cosas en los enormes bolsillos de la gabardina, y tomó el relevo «Sandrone».

«Me gustaría llamar a cada puerta»

Después, camino del campo de futbol donde Jaircinho –una leyenda de la nacional brasileña campeona mundial en 1970- viene cada semana a entrenar a los chiquillos, el Papa entró durante un buen rato en una pequeña casa amarilla para saludar a una familia.

Poco después, en su discurso, dijo que le gustaría «poder visitar todos los barrios de esta nación», y «llamar a cada puerta» para «pedir un vaso de agua fresca, tomar un ‘cafezinho’ y charlar como amigo de casa». Como no podía ir a todas partes, «elegí esta comunidad, que hoy representa a todos los barrios de Brasil ¡Qué hermosos es ser recibido con amor, con generosidad, con alegría!».

El Papa les dijo que «cuando acogemos a una persona y compartimos con ella algo de comer, un puesto en nuestra casa o nuestro tiempo, no nos hacemos más pobres sino que nos enriquecemos». Incluso cuando se tiene poco, dijo citando el proverbio brasileño, «Siempre se puede añadir más agua a la fabada». Se lo confirmaron con el enésimo aplauso.

En su discurso pidió a los poderes públicos y a las personas de buena voluntad mayor atención a esta gente, pues «nadie puede permanecer indiferente ante las injusticias que aún existen en el mundo». Su mensaje fue que nuestras sociedades no las salvará «la cultura del egoísmo» sino la «cultura de la solidaridad».

Refiriéndose a las gigantescas operaciones militares y policiales de limpieza de narcotraficantes violentos en las favelas, el Papa advirtió que «ningún esfuerzo de ‘pacificación’ será duradero si una sociedad ignora, margina y abandona en la periferia una parte de sí misma. En cambio, cuando se es capaz de compartir llega la verdadera riqueza: todo lo que se comparte se multiplica».

Contra el consumo y el egoísmo

Era un discurso completamente contracultural en las sociedades de consumo y egoísmo que proliferan en todos los continentes. En uno de los lados del campo de futbol, una gigantesca fotografía de Monseñor Oscar Romero recordaba a un héroe y mártir de la justicia. El arzobispo fue asesinado por los militares salvadoreños de un disparo de francotirador el 24 de marzo de 1980 mientras celebraba la misa. Actualmente está en proceso de beatificación.

El Papa invitó a los vecinos de Varginha y al mundo a promover el bien común reforzando «los pilares fundamentales que sostienen a una nación: la vida, que es un don de Dios; la familia, fundamentada en la convivencia y remedio contra la desintegración social; la educación integral; la salud; y la seguridad, en la convicción de que la violencia sólo se puede vencer partiendo del cambio del corazón humano».

Al final se dirigió especialmente a los jóvenes: «ustedes tienen un sensibilidad especial ante la injusticia, pero a menudo se sienten defraudados por los casos de corrupción, por las personas que, en lugar de buscar el bien común persiguen su propio interés». Les invito a que «no se desanimen, no pierdan la confianza, no dejen que se apague la esperanza. Sean los primeros en tratar de hacer el bien, en no habituarse al mal, sino vencerlo».

Era un mensaje para los jóvenes, pero servía para todos. Al final el regalaron una camiseta amarilla de recuerdo de la visita, que enseñó sonriendo con orgullo. El Papa estaba feliz. Y los vecinos todavía más.

ABC (España)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 44026 )
fecha titulo
16/06/2017 Russia, Putin, The Russian Mafia - Poison in the System (I)
04/06/2017 Las discutibles razones económicas de Trump para dejar el acuerdo de París
03/06/2017 Has Permian Productivity Peaked? – Analysis
03/06/2017 A Carbon Cost: Germany’s Energy Transformation
03/06/2017 French Emissions: Nuclear Limitations
25/05/2017 Argentina - El extrañísimo milagro argentino
24/05/2017 Today’s Stunted Oil Prices Could Cause Oil Price Shock In 2020 – Analysis
23/05/2017 Energy And Climate In 2017: Limited Volatility, Climate Implementation And Political Uncertainty – Analysis
23/05/2017 Análisis: La revolución sin fin de las energías renovables
21/05/2017 China’s Energy Security: Reality Roadblock In Ethiopia – Analysis


Otras Notas del Autor
fecha
Título
08/07/2015|
26/11/2013|
14/02/2013|
24/09/2011|
16/04/2006|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House