Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Economía y Finanzas  
 
23/08/2013 | Reforma del petróleo en México

América Economía Staff

El proyecto de Peña Nieto deja en manos del Estado la propiedad del petróleo y el gas para no violar el mandamiento de que debe ser mexicano. En lugar de darles participación en la propiedad de los proyectos, ofrece a los inversionistas participación en las utilidades del petróleo y el gas producidos por ellos.

 

De todas las reformas que ha lanzado Enrique Peña Nieto tras llegar a la presidencia de México, su propuesta de reforma constitucional para abrir la industria petrolera a la inversión privada podría ser la más osada y ambiciosa.

Para empezar, la propiedad estatal del petróleo no sólo está plasmada en la Constitución sino que es casi mandamiento divino. En su anuncio del 12 de agosto, Peña Nieto tuvo que invocar al legendario presidente nacionalizador Lázaro Cárdenas, diciendo que la actual reforma restituye el régimen petrolero a su situación de 1938, cuando el héroe Cárdenas expulsó a los extranjeros de la propiedad del petróleo mexicano.

En realidad está haciendo lo contrario. La reforma de Peña Nieto no llega al extremo de devolver la propiedad del petróleo a los extranjeros, pero ciertamente les abre la puerta para que regresen.

Hace tiempo que debieron haber regresado. Tras 75 años de monopolio de Pemex, la producción de petróleo y gas en México comenzó a estancarse con el cambio de siglo y ha bajado continuamente en la última década, perdiendo Pemex el primer lugar como la mayor empresa latinoamericana ante la brasileña Petrobras. El control total que tiene el monopolio estatal de la industria ha significado que no haya capital disponible para invertir en los yacimientos de aguas profundas del Golfo de México ahora que se agotan los yacimientos superficiales. El actual régimen petrolero mexicano está causando pérdidas hemorrágicas en la refinación y el transporte, además de la industria petroquímica.

Los 151.000 trabajadores que tiene Pemex distan de ser los más productivos de México, pero gozan de beneficios que pocos trabajadores tienen en el país. Las pérdidas por US$ 29.000 millones tuvo la empresa en 2012 se debieron en gran medida a la deuda que tuvo que saldar Pemex con su fondo de pensiones.

Pese a toda esta evidencia, la reforma de Peña Nieto no ha sido todo lo audaz que debiera haber sido. Para lograr que se apruebe la reforma constitucional requerida para abrir el petróleo mexicano a la inversión privada, necesita dos tercios de los votos en el Congreso, lo cual significa el apoyo irrestricto del PRI y del PAN. Y como en su propio partido, el PRI, hay muchos estatistas de closet, Peña Nieto ha tenido que optar por la real politik y suavizar una reforma que debió ser más decidida. El costo de asegurar los dos tercios de los votos en el Congreso ha sido que la reforma se ha quedado corta.

A fin de asegurar el apoyo de los sindicatos de Pemex para su reforma, por ejemplo, Peña Nieto ha asegurado que ninguno de los trabajadores de Pemex perderá su trabajo a pesar de que muchos de ellos son legendariamente improductivos.

El proyecto de Peña Nieto deja en manos del Estado la propiedad del petróleo y el gas para no violar el mandamiento de que debe ser mexicano. En lugar de darles participación en la propiedad de los proyectos, ofrece a los inversionistas participación en las utilidades del petróleo y el gas producidos por ellos.

Pero no dice qué porcentaje de esas utilidades pasarán a manos de los inversionistas privados y extranjeros, dejando ese detalle al Congreso en legislación complementaria.

Los consorcios internacionales de petróleo y energía no pueden estar contentos con esto. Después de sus experiencias recientes en Venezuela, Ecuador y hasta Argentina, probablemente no invertirán mientras no vean contratos draconianos asegurándoles que recuperarán sus inversiones. Comparar la situación de México con la de Venezuela o Argentina es injusto, ya que México lleva 20 años de economía de mercado con reglas del juego estables que han dado y siguen dando buenos resultados.

Por último, y no menos importante, la reforma abre la exploración y explotación del petróleo a manos privadas y extranjeras, pero no dice nada de las enormes reservas mexicanas de gas natural. México es el sexto país del mundo en reservas de gas shale y la inversión del país en ese recurso ha sido mínima, mientras Estados Unidos protagoniza una verdadera revolución en gas shale, agregando cientos de miles de puestos de trabajo a su economía y está a punto de convertirse en exportador neto de energía. De hecho, irónicamente, México se ha visto obligado a importar gas de Estados Unidos cuando debiera ser al revés.

De las audaces y acertadas reformas que ha lanzado Enrique Peña Nieto tras llegar a la presidencia de México, su propuesta para abrir la industria petrolera a la inversión privada podría haber sido la más audaz y la más acertada. No lo ha sido. Pero la política es el arte de lo posible. Y a veces lo mejor es enemigo de lo bueno.

América Economía (Chile)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 5272 )
fecha titulo
22/12/2014 México: El salpicado
28/11/2014 A acabar con la corrupción y la impunidad política en México
10/11/2014 Mexico - Tsunami de violencia y corrupción
09/11/2014 Reconstrucción de la captura y muerte de los estudiantes de Iguala
08/11/2014 Mexico - Historia de un fracaso
07/11/2014 La economía del crimen en México
03/11/2014 Mexico - El Estado secuestrado
26/10/2014 México: el grito de Iguala
20/10/2014 Violencia mexicana
20/10/2014 Mexico - Un cementerio llamado Iguala


Otras Notas del Autor
fecha
Título
27/10/2017|
22/10/2017|
16/09/2017|
10/09/2017|
26/08/2017|
14/07/2017|
25/06/2017|
10/06/2017|
07/06/2017|
01/06/2017|
31/05/2017|
20/05/2017|
09/04/2017|
01/04/2017|
27/03/2017|
12/01/2017|
08/12/2016|
04/12/2016|
01/11/2016|
11/07/2016|
08/06/2016|
27/04/2016|
30/03/2016|
17/03/2016|
17/03/2016|
17/03/2016|
01/12/2015|
17/10/2015|
18/09/2015|
24/08/2015|
26/07/2015|
25/06/2015|
04/06/2015|
21/05/2015|
03/05/2015|
20/04/2015|
02/04/2015|
16/03/2015|
01/03/2015|
21/02/2015|
13/02/2015|
29/01/2015|
24/01/2015|
19/01/2015|
03/01/2015|
21/12/2014|
06/12/2014|
25/11/2014|
19/11/2014|
06/11/2014|
29/10/2014|
22/10/2014|
18/10/2014|
06/10/2014|
27/09/2014|
13/09/2014|
06/09/2014|
26/07/2014|
08/07/2014|
25/05/2014|
09/05/2014|
05/05/2014|
20/04/2014|
14/04/2014|
31/03/2014|
20/03/2014|
10/03/2014|
14/02/2014|
17/01/2014|
02/01/2014|
26/12/2013|
13/12/2013|
08/12/2013|
29/11/2013|
20/11/2013|
18/11/2013|
09/11/2013|
09/11/2013|
15/10/2013|
16/09/2013|
25/07/2013|
05/06/2013|
29/04/2013|
29/04/2013|
27/04/2013|
30/03/2013|
02/02/2013|
25/01/2013|
22/01/2013|
04/01/2013|
04/01/2013|
04/01/2013|
02/12/2012|
02/12/2012|
13/11/2012|
13/11/2012|
22/10/2012|
22/10/2012|
12/07/2012|
28/05/2012|
12/04/2012|
04/04/2012|
31/03/2012|
16/02/2012|
27/10/2011|
09/10/2011|
12/09/2011|
12/09/2011|
27/08/2011|
27/08/2011|
23/08/2011|
23/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
09/07/2011|
09/07/2011|
13/06/2011|
13/06/2011|
30/01/2011|
13/11/2010|
13/11/2010|
08/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
25/10/2010|
06/09/2010|
30/08/2010|
30/08/2010|
29/08/2010|
29/08/2010|
30/07/2010|
12/07/2010|
26/06/2010|
13/04/2010|
05/03/2010|
15/02/2010|
20/12/2009|
20/12/2009|
05/12/2009|
05/12/2009|
23/07/2009|
23/07/2009|
20/03/2009|
25/01/2009|
26/06/2008|
26/06/2008|
03/05/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House