Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Economía y Finanzas  
 
15/10/2013 | La bomba financiera de EE. UU.

Río Negro Staff

Desde hace meses, políticos y economistas están advirtiéndonos que, a menos que los legisladores norteamericanos decidan elevar "el techo de la deuda" antes del jueves, el 17 de octubre, la superpotencia se declarará en default, lo que, dicen, tendría un impacto catastrófico tanto en Estados Unidos como en el resto del planeta.

 

Para algunos, se trataría de una "bomba atómica" financiera aún más destructiva que la que estalló en septiembre del 2008 al desplomarse el banco de inversión Lehman Brothers, causando una serie de repercusiones internacionales que siguen haciéndose sentir en diversas partes del mundo. Puede que estén en lo cierto quienes piensan así –pronto sabremos si tienen razón o no–, pero aun cuando a último momento los republicanos se resignen a colaborar con el gobierno demócrata del presidente Barack Obama, los problemas planteados por el endeudamiento excesivo de Estados Unidos continuarán motivando muchísima preocupación. Tal y como están las cosas, los responsables de manejar la economía más grande del mundo se ven obligados a optar entre tomar medidas de austeridad que perjudicarían a buena parte de la población local y sembrarían pánico en el exterior, por un lado, y por el otro, endeudarse aún más con la esperanza de que la "economía real" se haga tan dinámica que no les sea necesario reducir gasto alguno.

En principio, todos los políticos están a favor de la rectitud fiscal, aunque –como San Agustín cuando le pidió a Dios hacerlo virtuoso, "pero todavía no"– son reacios a actuar en consecuencia. No sólo en Estados Unidos sino también en todas las demás democracias, es tan fuerte la tentación de seguir elevando "el techo de la deuda" aun cuando ya haya alcanzado una altura estratosférica que es natural que, con muy escasas excepciones, supere con creces el nivel aconsejable. Claro, en tales circunstancias los costos tanto sociales como económicos de intentar bajarlo parecen tan onerosos que muy pocos gobiernos se animan a hacer más que hablar de lo bueno que sería controlar los gastos cuando, por fin, se haya concretado la recuperación ansiada. Es ésta la situación en que se encuentra Estados Unidos, donde la deuda pública, de aproximadamente 16,7 billones de dólares, resulta mayor que el producto bruto anual. No es la primera vez que lo ha hecho, puesto que durante la Segunda Guerra Mundial el gobierno del presidente Franklin Delano Roosevelt tuvo que endeudarse a un ritmo febril, pero mientras que en aquel entonces Estados Unidos pudo desendeudarse con facilidad, no existen demasiados motivos para creer que esté en condiciones de repetir la hazaña así supuesta en las décadas venideras.

Felizmente para los norteamericanos, cuyo país salió casi indemne de un conflicto que dejó en ruinas al Japón y Europa, la posguerra resultó ser una época propicia para la creación de muchos millones de empleos en fábricas y oficinas, lo que permitió que casi todos fueran beneficiados por la marejada de prosperidad que no tardó en llegar.

También se vio signada por un boom de natalidad que, al agotarse, dejaría a Estados Unidos con una población de edad promedio más alta que antes y por lo tanto con un sector "pasivo" sobredimensionado, si bien no tanto como en países como Italia, España y Grecia. Sin embargo, la economía que está en vías de configurarse parece destinada a ser llamativamente más selectiva que la de la segunda mitad del siglo pasado. Para indignación de los progresistas, a las empresas les conviene más invertir en tecnología, y en aquellos especialistas que saben aprovecharla, que en mano de obra tradicional. Como muchos han señalado, una consecuencia de lo que está ocurriendo es que propende a ampliarse con rapidez desconcertante la brecha que separa a una minoría rica no muy grande, que está incorporando a sus filas los profesionales, empresarios, deportistas y artistas más exitosos, de la mayoría abrumadora cuyos ingresos se han estancado o, en el caso de muchos, han caído de resultas de la eliminación de empleos hasta hace poco bien remunerados pero que ya son prescindibles.

Así las cosas, todo hace pensar que será casi imposible impedir que en Estados Unidos y otros países ricos, el gasto social, y con él el endeudamiento, siga aumentando en el futuro, aunque a juicio de todos salvo los más optimistas, ya ha alcanzado un nivel muy peligroso.

Río Negro (Argentina)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
29/04/2016|
27/04/2016|
21/04/2016|
13/04/2016|
01/04/2016|
30/03/2016|
17/03/2016|
15/03/2016|
14/03/2016|
10/03/2016|
01/03/2016|
19/02/2016|
16/02/2016|
13/02/2016|
11/02/2016|
01/02/2016|
28/01/2016|
23/01/2016|
20/01/2016|
18/01/2016|
10/01/2016|
05/01/2016|
27/12/2015|
22/12/2015|
21/12/2015|
16/12/2015|
09/12/2015|
22/11/2015|
21/11/2015|
30/10/2015|
08/09/2015|
02/09/2015|
16/08/2015|
13/08/2015|
28/06/2015|
27/06/2015|
22/06/2015|
19/06/2015|
12/06/2015|
08/06/2015|
21/05/2015|
11/04/2015|
11/04/2015|
05/04/2015|
26/03/2015|
09/03/2015|
15/02/2015|
13/02/2015|
04/02/2015|
26/01/2015|
12/01/2015|
07/01/2015|
04/01/2015|
03/01/2015|
22/12/2014|
20/12/2014|
08/12/2014|
04/12/2014|
03/12/2014|
20/11/2014|
19/11/2014|
24/10/2014|
16/10/2014|
12/10/2014|
05/10/2014|
25/09/2014|
12/09/2014|
15/06/2014|
23/05/2014|
21/05/2014|
15/05/2014|
08/05/2014|
19/04/2014|
02/03/2014|
18/02/2014|
03/02/2014|
13/01/2014|
30/12/2013|
16/12/2013|
06/11/2013|
03/11/2013|
26/07/2013|
13/07/2013|
25/05/2013|
22/04/2013|
19/04/2013|
11/04/2013|
02/04/2013|
18/03/2013|
16/03/2013|
04/01/2013|
06/11/2012|
19/08/2012|
11/07/2012|
08/07/2012|
29/06/2012|
22/06/2012|
27/05/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
11/07/2011|
11/07/2011|
15/04/2011|
07/03/2011|
25/10/2010|
26/09/2010|
19/09/2009|
28/12/2008|
17/09/2008|
17/09/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House