Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
16/03/2015 | Brasil - Dilma no tiene salida

América Economía Staff

Estudiantes secuestrados por la policía y asesinados por narcotraficantes a instancias de un alcalde en México. La presidenta de la república bajo sospecha en la muerte de un fiscal que investigaba un atentado terrorista en Argentina. El hijo de la presidenta usando su nombre para conseguir un préstamo millonario en Chile. Y la gigante petrolera estatal pagando sobornos por casi US$ 10.000 millones a grupos políticos en Brasil.

 

Con matices y niveles de gravedad distintos, los casos que se ventilan en los medios de comunicación de Argentina, México, Chile y Brasil muestran una América Latina que se desploma por el peso de su propia corrupción. Y la situación es especialmente grave en Brasil, donde la opinión pública está especialmente enardecida.

Hay evidencia además de que usar a la estatal petrolera Petrobras como ventanilla de pagos de favores políticos lleva años de años en funcionamiento, siempre bajo el comando del PT, el partido de la recién reelecta presidenta Dilma Rousseff, y también de su antecesor, Luiz Inacio Lula da Silva. No sólo eso: ella fue presidenta del directorio de Petrobras en 2003-2005, cuando aparentemente comenzaron los sobornos.

Hace unos días, un juez de la Corte Suprema aprobó investigar a 34 parlamentarios -32 de ellos aliados de la presidenta-, incluyendo a los líderes de ambas cámaras del Congreso, por sospechas de coimas en el escándalo Petrobras.

El uso indebido de los fondos de la petrolera estatal es grave por su impacto en la estabilidad político institucional del país -se trata del mayor caso de sobornos en la historia de Brasil-, pero es más grave aún es por el momento en que se produce. La mala conducción fiscal y económica del primer período de Dilma ha llevado al país a una recesión acompañada de inflación muy difícil de revertir sin reformas estructurales y un estricto plan de austeridad. Se espera que el PIB brasileño se contraiga cerca de 1% este año, con una inflación que ya supera el 7%. El real se ha devaluado más de 15% en lo que va corrido del año y, más encima, una porfiada sequía en Sao Paulo, la región más industrializada del país, amenaza con mayores racionamientos de agua y electricidad.

Al asumir su segundo mandato hace unos meses, Dilma pareció haber comprendido que la conducción de Brasil necesitaba un choque de realidad. Pero para llevar a cabo varias de las reformas y planes de austeridad que ha anunciado necesita la aprobación del Congreso y su mayor aliado político, el PMDB (Partido del Movimiento Democrático de Brasil), ya ha comenzado a criticarla en público y a dar señales de que no apoyará las propuestas legislativas de la presidenta. Menos ahora que muchos de los políticos más prominentes del PMDB, como el líder de la Cámara de Diputados, Leonardo Picciani, han comenzado a ser investigados por su involucramiento en el escándalo.

Los votos del PMDB en el parlamento son imprescindibles para que Dilma pueda llevar a cabo las reformas que, correctamente, está impulsando con ayuda de su nuevo ministro de Hacienda, Joaquim Levy. Ellas incluyen un alza de los impuestos a la nómina salarial y una reforma que hace más estrictos los requisitos para acogerse a los beneficios de desempleo y jubilación.

Parlamentarios del PMDB ya han dicho que quizá no apoyarán los planes de austeridad porque ellos "van a afectar los derechos de los trabajadores". Algunos dijeron que llamarán a testificar al tesorero del gobernante PT en una investigación paralela sobre el escándalo Petrobras que está realizando el Congreso, para examinar si acaso se usaron platas de la petrolera para financiar la campaña electoral de Dilma. En ese caso, el PMDB pasaría directamente a la oposición, y el gobierno no podría aprobar ninguna de las iniciativas que propone. Como consecuencia, habría una alta probabilidad de que Brasil perdiera su clasificación de investment grade, lo cual le encarecería el crédito externo y desincentivaría la inversión.

Dilma, avezada política, ha mostrado muchas veces que es capaz de forjar alianzas cuando nadie lo creía posible. Pero si esta vez vuelve a hacerlo, si consigue que se aprueben las medidas de austeridad que el país necesita para seguir creciendo, tendrá que enfrentarse a la enardecida opinión pública, que ya ha comenzado a hacer sonar las ollas cuando habla por cadena nacional, como el 8 de marzo pasado, en el Día de la Mujer. Los millones de brasileños que salieron de la pobreza durante el gobierno de Lula en la primera década de este siglo, ven cómo el dinero ya no les alcanza para pagar las hipotecas o las cuotas de sus autos, y se dan cuenta de que así como salieron de la pobreza ayer, hoy pueden volver a ella. Son ellos quienes más gritaron en las masivas marchas de protesta callejera realizadas en todas las ciudades de Brasil, el domingo 15 de marzo.

Lo único que puede hacer Dilma a estas alturas es usar su talento político y comunicacional. Crear una nueva alianza política que le permita poner en marcha el plan de austeridad. Y al mismo tiempo, hablar a los brasileños con la verdad y convencerlos de apretarse los cinturones.

Si Dilma no consigue ambas cosas, es probable que no termine su segundo presidencial. Pero con lo debilitada que está la estabilidad institucional en Brasil en estos momentos, hay que esperar que la presidenta tenga éxito. Y más vale mal conocido que diablo por conocer.

América Economía (Chile)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
16/09/2017|
10/09/2017|
26/08/2017|
14/07/2017|
25/06/2017|
10/06/2017|
07/06/2017|
01/06/2017|
31/05/2017|
20/05/2017|
09/04/2017|
01/04/2017|
27/03/2017|
12/01/2017|
08/12/2016|
04/12/2016|
01/11/2016|
11/07/2016|
08/06/2016|
27/04/2016|
30/03/2016|
17/03/2016|
17/03/2016|
17/03/2016|
01/12/2015|
17/10/2015|
18/09/2015|
24/08/2015|
26/07/2015|
25/06/2015|
04/06/2015|
21/05/2015|
03/05/2015|
20/04/2015|
02/04/2015|
01/03/2015|
21/02/2015|
13/02/2015|
29/01/2015|
24/01/2015|
19/01/2015|
03/01/2015|
21/12/2014|
06/12/2014|
25/11/2014|
19/11/2014|
06/11/2014|
29/10/2014|
22/10/2014|
18/10/2014|
06/10/2014|
27/09/2014|
13/09/2014|
06/09/2014|
26/07/2014|
08/07/2014|
25/05/2014|
09/05/2014|
05/05/2014|
20/04/2014|
14/04/2014|
31/03/2014|
20/03/2014|
10/03/2014|
14/02/2014|
17/01/2014|
02/01/2014|
26/12/2013|
13/12/2013|
08/12/2013|
29/11/2013|
20/11/2013|
18/11/2013|
09/11/2013|
09/11/2013|
15/10/2013|
16/09/2013|
23/08/2013|
25/07/2013|
05/06/2013|
29/04/2013|
29/04/2013|
27/04/2013|
30/03/2013|
02/02/2013|
25/01/2013|
22/01/2013|
04/01/2013|
04/01/2013|
04/01/2013|
02/12/2012|
02/12/2012|
13/11/2012|
13/11/2012|
22/10/2012|
22/10/2012|
12/07/2012|
28/05/2012|
12/04/2012|
04/04/2012|
31/03/2012|
16/02/2012|
27/10/2011|
09/10/2011|
12/09/2011|
12/09/2011|
27/08/2011|
27/08/2011|
23/08/2011|
23/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
09/07/2011|
09/07/2011|
13/06/2011|
13/06/2011|
30/01/2011|
13/11/2010|
13/11/2010|
08/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
25/10/2010|
06/09/2010|
30/08/2010|
30/08/2010|
29/08/2010|
29/08/2010|
30/07/2010|
12/07/2010|
26/06/2010|
13/04/2010|
05/03/2010|
15/02/2010|
20/12/2009|
20/12/2009|
05/12/2009|
05/12/2009|
23/07/2009|
23/07/2009|
20/03/2009|
25/01/2009|
26/06/2008|
26/06/2008|
03/05/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House