Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
22/10/2015 | EE.UU. - Barack Obama autoriza el Air Force One del siglo XXI, pero no podrá disfrutarlo

Manuel Erice

El presidente de EE.UU. da el visto bueno a un cambio del modelo del avión presidencial, que con el Boeing 747-8 seguirá siendo la fortaleza aérea más poderosa del planeta.

 

En Estados Unidos hay símbolos indiscutibles. Uno es la bandera, exhibida con orgullo, en cantidad y dimensión, a lo largo y ancho de todo el país. El otro es el Air Force One, el avión presidencial, concebido y dotado de los medios adecuados para que el también comandante en jefe de la primera potencia mundial pueda dirigir el país al tiempo que es protegido bajo cualquier circunstancia. Pero es más que eso: el imponente avión blanco y azul, con el «Estados Unidos de América» estampado en su largura, ha logrado también instalarse en el imaginario norteamericano como uno de los grandes emblemas nacionales gracias a la desarrollada imaginación de Hollywood. Hoy, 25 años después de su estreno, los actuales dos aparatos Boeing 747-200B que la Fuerza Aérea norteamericana tiene designados como aviones presidenciales bajo la denominación VC-25As, piden el relevo. Y la Administración de Barack Obama se lo va a conceder.

El presidente estadounidense, que al igual que sus predecesores suele presumir de la comodidad y la seguridad de que disfruta cuando vuela en el todopoderoso avión, pese a ser consciente de que él no podrá disfrutar del nuevo modelo, ha dado el visto bueno a un proceso que tiene poco de simple y menos de barato. El Pentágono va a iniciar antes de fin de año el procedimiento para que un Boeing 747-8, más grande, capaz de volar más alto y con la tecnología más avanzada, se convierta en el modelo del Air Force One. Para ello, el departamento de Defensa ha solicitado ya una partida de 102 millones de dólares para el próximo ejercicio fiscal, y de 3.000 millones para los cinco siguientes.Todo con tal de que en el año 2023 el nuevo modelo esté listo para acomodar a un nuevo presidente… O presidenta.

La complejidad del proceso de construcción y adquisición y el tiempo que requiere casi ha convertido en tradición que sea un presidente de Estados Unidos el que formalice la petición al Pentágono para que lo disfrute el siguiente. Así fue también en el cambio del modelo anterior, encargado por Ronald Reagan para que lo terminara disfrutando su sucesor, el también republicano George H. Bush.

Para satisfacer las siempre ambiciosas demandas de la Administración norteamericana cuando se trata del Air Force One, con el que Obama ha sumado millón y medio de kilómetros durante sus casi siete años de mandato, la compañía constructora Boeing va a fabricar un aparato de 76 metros de largo y alrededor de 12.500 kilómetros y más de 30.000 kilogramos de propulsión de motor. Además de ser capaz de repostar en pleno vuelo, el nuevo 747-8 estará robustecido por el impulso electromagnético de una explosión nuclear y equipado con múltiples defensas, como el más avanzado equipo de misiles. A ello hay que sumar el último grito en tecnología digital, un avance mayor que el que en 1990 supuso la novedosa instalación de un fax en el avión. Toda una fortaleza aérea para seguir cumpliendo con el objetivo de preservar la seguridad del presidente de la nación.

**Más:

http://www.abc.es/estilo/gente/20151021/abci-barack-obama-avion-201510202135.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Boeing_747-8

ABC (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
12/09/2017|
20/01/2017|
06/11/2016|
07/09/2016|
15/07/2016|
03/05/2016|
03/05/2016|
22/04/2016|
22/12/2015|
04/10/2015|
30/08/2015|
17/04/2012|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House