Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Economía y Finanzas  
 
13/02/2016 | Bola de nieve

Río Negro Staff

Puede que no signifiquen mucho las convulsiones que están agitando los mercados bursátiles del mundo, que sólo sea cuestión del nerviosismo de inversores asustadizos que pronto se tranquilizarán, pero el temor que tantos sienten parece basarse en algo más que la incertidumbre ocasionada por la desaceleración de la economía china y la probabilidad de que la Reserva Federal estadounidense aumente el tipo de interés.

 

Como sucedió al estallar el cataclismo financiero del 2008, está difundiéndose con rapidez la sensación de que la economía internacional está en vísperas de un parón generalizado, con la diferencia de que en esta oportunidad no habrá ningún país grande capaz de desempeñar el papel de locomotora. 

Mientras que China está procurando cambiar de modelo, por decirlo así, reemplazando gradualmente el que privilegia las exportaciones de bienes manufacturados al mundo desarrollado que le dio décadas de expansión vertiginosa por otro que dependería del consumo interno, Estados Unidos está mostrando señales de flaqueza y muchos países de la Unión Europea distan de haberse recuperado de los golpes asestados por la crisis anterior. 

Asimismo, con la excepción de India, virtualmente todos los países emergentes están en apuros; el desplome de los precios de los commodities, en especial del petróleo, y el escepticismo de los inversores acerca de su capacidad para manejar las deudas que han acumulado hacen prever que los próximos años les resultarán sumamente difíciles.

La desconfianza es contagiosa. Aun cuando haya sido exagerada la reacción negativa de los mercados financieros ante malas noticias procedentes de países menores como Portugal y Grecia o rumores de que algunos bancos italianos y alemanes estarían a punto de hundirse, nadie ignora que el efecto "bola de nieve" al que aluden muchos comentaristas podría desatar una avalancha. 

Todas las crisis económicas importantes del pasado fueron precedidas por acontecimientos que a primera vista parecieron meramente anecdóticos pero que, en retrospectiva, deberían haber servido de advertencia de que el sistema económico internacional corría el riesgo de sufrir un infarto. Por cierto, de haber entendido que la caída en bancarrota de Lehman Brothers en el 2008 tendría un impacto mundial catastrófico, el gobierno norteamericano de aquel entonces hubiera reaccionado a tiempo para amortiguarlo pero, claro está, prefirió no intervenir hasta que ya fuera demasiado tarde.

De estar en lo cierto los convencidos de que la economía mundial está por experimentar una recesión todavía peor que la anterior que, de todos modos, persiste en países de la Eurozona como España, Italia, Grecia y Portugal, sería lógico que los gobiernos de las principales potencias económicas trataran de coordinar sus esfuerzos, pero tendrían que operar con cautela ya que, de celebrarse reuniones de emergencia, contribuirían al clima de pesimismo que ya ha hecho retroceder los índices bursátiles a los niveles de tres o cuatro años antes. De todos modos, aunque muchos dan por descontado que en tiempos de globalización es necesario que también sean globales las soluciones propuestas para los problemas comunes, los intentos de alcanzar consensos internacionales raramente producen más que declaraciones de principios. 

Asimismo, aunque sería posible que Estados Unidos, los miembros más ricos de la Unión Europea, Japón y China alcanzaran algunos acuerdos que los beneficiarían, sería a costa de los intereses de muchos otros países poco competitivos que, para mantenerse a flote, necesitarían un nuevo boom de commodities acompañado por muchísimo dinero barato, o sea, que se reinstalara la situación imperante un lustro atrás cuando los gobiernos de Brasil, Rusia, Venezuela y, desde luego, la Argentina, imaginaban que todo seguiría igual por muchos años más y que por lo tanto no tendrían que llevar a cabo aquellas antipáticas "reformas estructurales" que recomendaban los odiosos economistas ortodoxos. 

Con todo, a juzgar por lo que está ocurriendo no sólo en tantos países emergentes sino también en los más avanzados, la miopía no se limita a los dirigentes de sociedades proclives a dejarse gobernar por populistas; también obnubila la visión de los líderes de países presuntamente más sofisticados en que "realismo" y "austeridad" no son consideradas malas palabras.

Río Negro (Argentina)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
29/04/2016|
27/04/2016|
21/04/2016|
13/04/2016|
01/04/2016|
30/03/2016|
17/03/2016|
15/03/2016|
14/03/2016|
10/03/2016|
01/03/2016|
19/02/2016|
16/02/2016|
11/02/2016|
01/02/2016|
28/01/2016|
23/01/2016|
20/01/2016|
18/01/2016|
10/01/2016|
05/01/2016|
27/12/2015|
22/12/2015|
21/12/2015|
16/12/2015|
09/12/2015|
22/11/2015|
21/11/2015|
30/10/2015|
08/09/2015|
02/09/2015|
16/08/2015|
13/08/2015|
28/06/2015|
27/06/2015|
22/06/2015|
19/06/2015|
12/06/2015|
08/06/2015|
21/05/2015|
11/04/2015|
11/04/2015|
05/04/2015|
26/03/2015|
09/03/2015|
15/02/2015|
13/02/2015|
04/02/2015|
26/01/2015|
12/01/2015|
07/01/2015|
04/01/2015|
03/01/2015|
22/12/2014|
20/12/2014|
08/12/2014|
04/12/2014|
03/12/2014|
20/11/2014|
19/11/2014|
24/10/2014|
16/10/2014|
12/10/2014|
05/10/2014|
25/09/2014|
12/09/2014|
15/06/2014|
23/05/2014|
21/05/2014|
15/05/2014|
08/05/2014|
19/04/2014|
02/03/2014|
18/02/2014|
03/02/2014|
13/01/2014|
30/12/2013|
16/12/2013|
06/11/2013|
03/11/2013|
15/10/2013|
26/07/2013|
13/07/2013|
25/05/2013|
22/04/2013|
19/04/2013|
11/04/2013|
02/04/2013|
18/03/2013|
16/03/2013|
04/01/2013|
06/11/2012|
19/08/2012|
11/07/2012|
08/07/2012|
29/06/2012|
22/06/2012|
27/05/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
11/07/2011|
11/07/2011|
15/04/2011|
07/03/2011|
25/10/2010|
26/09/2010|
19/09/2009|
28/12/2008|
17/09/2008|
17/09/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House