Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
22/04/2016 | Los estadounidenses rechazan a sus dos posibles presidentes

Manuel Erice

Un 65% no quieren a Donald Trump y un 55% rechazan a Hillary Clinton

 

Si alguien se hubiera empeñado en diseñar un proceso electoral tan incierto y complejo, no lo hubiera hecho mejor. Nada responde a los cánones habituales: un millonario a punto de dinamitar el Partido Republicano, una carrera que puede llegar a la convención sin nominado, un socialista pugnando por presidir Estados Unidos con apoyo de media base demócrata, una exsecretaria de Estado bajo la sombra de sospecha del FBI… Pues hay más. Por primera vez en décadas, los dos posibles candidatos a ocupar la Casa Blanca, Donald Trump y Hillary Clinton, reciben el rechazo mayoritario de los norteamericanos.

Un enorme desgaste sin siquiera haber tomado la primera decisión. El 65% de rechazo que como media recibe el magnate y el 55% de la aspirante demócrata contrastan con el 50% de Barack Obama, bastante mejor parado a pesar de haber pasado siete años por exigente escrutinio de la opinión pública. Leído de otra manera, según la última encuesta publicada por The Wall Street Journal, el diferencial entre partidarios y detractores de Trump sería de –41 puntos y el de Clinton, de –24. El de Obama queda muy ligeramente por debajo de cero, de acuerdo con sondeos de hace unas semanas. Sólo la alternativa republicana a Trump, Ted Cruz, con –23, está cerca en impopularidad.

Si se confirma el favoritismo de ambos y no hay sorpresas, Trump y Clinton empezarían a finales de julio la campaña de la elección presidencial con un desgaste sin precedentes. Un repaso a los diferenciales de popularidad a la misma altura de la carrera, publicados por The New York Times desde 1984, refleja dos cosas: que nunca un candidato, republicano o demócrata, arrastraba un ratio tan negativo, y que nunca en estas tres décadas los dos aspirantes a la presidencia coincidieron en tener más detractores que partidarios. Si nos remitimos a 2012, Obama contaba con un diferencial cero y el republicano Mitt Romney, de apenas –7. El peor registro lo tuvo Bill Clintonen 1992, de –17, que logró convertir en positivo, 12 a favor, con cuatro años de presidencia.

Contrastes

Micheline Blum, analista del Baruch College, asegura que el coincidente rechazo a los dos posibles nominados «da una idea de cómo está el ambiente político en Estados Unidos». Y concluye que «no es nada bueno para el país que un presidente, sea el que sea, empiece desde el primer día con un lastre de impopularidad semejante».

Paradójicamente, las causas de la impopularidad de los dos favoritos son diferentes, casi opuestas. En un proceso electoral caracterizado por la rebelión popular contra la política tradicional, Hillary Clinton representa la pura esencia del establishment. Continuidad de la saga que inició su marido, Bill, su experiencia política encuentra el reverso de la moneda en las sombras de una gestión poco transparente. El mejor caldo de cultivo para que su rival,Sanders, haga leña de sus fuertes vínculos con Wall Street, el demonio de su campaña.

Una imagen que choca con dos colectivos de norteamericanos: los jóvenes, alineados a ciegas con la «revolución» que pregona el senador por Vermont, con un apoyo de más del 80%, y los llamados «blue collar» (blancos de clase trabajadora), el grupo más crítico con la clase política y principal alimento de la campaña de Trump.

Antipolítica

Desde el otro lado, la antipolítica y la guerra a lo establecido, el millonario neoyorquino se las ha arreglado desde el primer día para enemistarse con los hispanos, un 75% de los cuales lo rechazan, desde que desató la guerra contra los inmigrantes ilegales y el anuncio de deportación de los más de 11 millones que viven en EE.UU. Los afroamericanos se muestran igual de lejanos de Trump, en particular desde que eludió condenar al Ku-Klux-Klanen una entrevista televisiva. El círculo de su alta impopularidad lo cierran las mujeres, dada su ganada fama de misógino, con permanentes ataques a periodistas y candidatas.

ABC (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
12/09/2017|
20/01/2017|
06/11/2016|
07/09/2016|
15/07/2016|
03/05/2016|
03/05/2016|
22/12/2015|
22/10/2015|
04/10/2015|
30/08/2015|
17/04/2012|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House