Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Profundidad  
 
04/02/2017 | ¡Toda dictadura toca tu puerta siempre!

Andrea Rondón García

Andrea Rondón García explica cómo toda dictadura termina afectando tarde o temprano a todos los miembros de una sociedad.

 

El título de este artículo es una frase que dijo uno de los personajes de la telenovela "Estefanía", una de las más vista en los años ochenta en Venezuela y transmitida por Radio Caracas Televisión, canal al que arbitrariamente no le fue renovada la concesión y que fue víctima de violaciones de la libertad de expresión y de la propiedad privada. Era una niña cuando la vi, pero la frase me quedó grabada y la tengo presente más que nunca en la Venezuela de hoy. Para aquellos que todavía creen que se puede convivir con este régimen, les recuerdo lo que hemos vivido todos estos años:

Lo que se ve y no se ve según Frédéric Bastiat

En lo económico, un acto, una institución o una ley no producen un solo efecto; el primero es sólo el más inmediato, los otros aparecen sucesivamente y no se ven.

Desde el año 2003 se estableció el control de cambio y control de precios. Inicialmente, se esperaba que el efecto sería evitar la fuga de divisas del país. En un país con una larga historia de controles no sorprendería la situación de escasez que se presentó a los pocos años.

Pero con el control de cambio más largo que hemos tenido, la escasez ha llegado a niveles inesperados (lo que no se ve). Nunca se pensó que personas que pudiesen ser consideradas clase media cada vez tuviesen más problemas para comer tres veces al día.

Camino a la servidumbre según Friedrich A. Hayek

En un régimen de libre competencia, si un comerciante no satisface tus necesidades, siempre podrás acudir a otra. Pero con un monopolista, estamos en sus manos, y en una economía dirigida, la autoridad sería el monopolista con el mayor poder concebible.

Aunque seas de esos pocos venezolanos que puede hacer su mercado con los revendedores —que debido a los controles y demás distorsiones venden el producto a cuatro y cinco veces más su valor—, acudir a esta vía no significa que se decida (escoger entre distintas opciones) realmente.

Cuando ya no decides, cuando te eliminan las opciones, tienes un único camino que es el camino a la servidumbre; en nuestro caso, las enormes colas para adquirir bienes regulados o recurrir a la compra de dichos bienes a mano de los revendedores; es exactamente lo mismo.

La acción humana según Ludwig von Mises

Todo individuo tiene fines y propósitos, y a través de su acción intencionada, el individuo racionalmente escogerá los medios más eficaces para alcanzar esos fines y propósitos.

En una economía planificada cada vez son menos los medios para alcanzar nuestros fines y propósitos y en un régimen socialista existe la pretensión de establecerte tus fines y propósitos.

Aunque es cierto que el mercado (es decir, todos y cada uno de nosotros decidiendo) siempre buscará formas de fluir, llega un límite. Cuando al individuo le determinan sus fines y propósitos llega un punto en que se quebrará su espíritu, que es justo lo que nos permite sobrevivir en una dictadura que todos los días toca tus puertas.

Mises era claro al decirlo: "La lucha contra la estupidez, la irracionalidad, la falsedad y el mal la libra el liberalismo con las armas del espíritu no con la fuerza bruta y la represión" (Liberalismo de Ludwig von Mises).

El Cato (Estados Unidos)

 



 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House