Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Transparencia  
 
22/03/2017 | Juegos sucios en la campaña francesa

Enric Gonzalez

El candidato de la derecha francesa, imputado por corrupción, cobró 46.500 euros por presentar a un millonario libanés al presidente Vladimir Putin

 

Bruno Le Roux, ministro del Interior, fue tajante en enero sobre los presuntos empleos ficticios de la esposa de François Fillon. "Es un asunto particularmente grave", dijo, "no debería ser legal contratar a un consorte como asistente parlamentario". Bruno Le Roux dimitió ayer, poco después de saberse que contrató como asistentes a sus dos hijas cuando tenían 15 y 16 años. La Fiscalía Antifraude ha abierto una investigación sobre el caso. La comparación con Le Roux deja en mal lugar a Fillon, quien prosigue su campaña presidencial y hace frente ahora a un nuevo asunto engorroso: en 2015 cobró 50.000 dólares (46.500 euros) por presentar un millonario libanés al presidente ruso, Vladimir Putin.Bruno Le Roux, ministro del Interior, fue tajante en enero sobre los presuntos empleos ficticios de la esposa de François Fillon. "Es un asunto particularmente grave", dijo, "no debería ser legal contratar a un consorte como asistente parlamentario". Bruno Le Roux dimitió ayer, poco después de saberse que contrató como asistentes a sus dos hijas cuando tenían 15 y 16 años. La Fiscalía Antifraude ha abierto una investigación sobre el caso. La comparación con Le Roux deja en mal lugar a Fillon, quien prosigue su campaña presidencial y hace frente ahora a un nuevo asunto engorroso: en 2015 cobró 50.000 dólares (46.500 euros) por presentar un millonario libanés al presidente ruso, Vladimir Putin.

Las cloacas desbordan en la campaña electoral francesa. Los arreglos que durante décadas han caracterizado a la clase política afloran convertidos en pestilencia. El nepotismo y el tráfico de influencias eran comunes y tolerados; ahora, tras ocho años de crisis económica y con una ultraderecha cada día más fuerte, las viejas prácticas escandalizan. En el momento de anunciar su dimisión, Bruno Le Roux proclamó su honestidad y subrayó que sus hijas realizaron un trabajo, como si el asunto fuera completamente normal. No pareció comprender que resultaba surrealista pagar sueldos públicos a dos niñas que aún no habían dejado el instituto.

Las dos hijas de Bruno Le Roux disfrutaron de contratos temporales en las temporadas de vacaciones durante un largo período, entre 2009 y 2016. En total, percibieron 55.000 euros. En el mismo programa de televisión que reveló el caso, 'Quotidien', emitido el lunes por la noche, Le Roux explicó que las niñas "clasificaban documentos" y que el trabajo les proporcionaba "un buen aprendizaje", además de permitirle a él disfrutar de su compañía. Su afirmación de que el trabajo que desempeñaban era "completamente real" podría no ser del todo cierta, ya que una de ellas compatibilizó la tarea de asistente parlamentaria de su padre en París con una beca en Bélgica. La Fiscalía Antifraude, la misma instancia que investigó los empleos de Penelope Fillon y aconsejó su imputación y la de su esposo, se ocupa desde ayer de Le Roux y sus hijas.

Se trata, por el momento, de la última mancha en la Presidencia de François Hollande. El presidente que hizo bandera de la honradez sufrió el primer tropiezo en 2013, cuando su ministro de Presupuestos, Jerôme Cahuzac, el hombre encargado de los recortes, negó durante meses las informaciones que le atribuían una cuenta cifrada en Suiza. Finalmente admitió que era cierto, que tenía 600.000 euros en Suiza, que había evadido impuestos y que se había visto "atrapado en una espiral de mentiras". El mandato de Hollande se cierra con la caída de Le Roux, uno de sus hombres más cercanos, jefe del grupo socialista en la Asamblea Nacional entre 2012 y 2016, nombrado ministro del Interior en diciembre pasado como recompensa a su fidelidad. Habrá ocupado el cargo poco más de tres meses.

Las no dimisiones

Le Roux, al menos, ha dimitido de inmediato. No podía seguir en su cargo, ciertamente, porque resultaba absurdo que la policía investigara a su propio jefe. Pero la rapidez de su renuncia contrasta con el empecinamiento de François Fillon en mantenerse como candidato e invalida sus protestas: el aspirante conservador a la Presidencia no podrá seguir presentándose como víctima de una conspiración socialista, después de que a un ministro socialista le haya ocurrido exactamente lo mismo que a él.

Los problemas de François Fillon no se acaban ahí. ''Le Canard Enchaîné', el semanario satírico que desde finales de enero destapa cada miércoles alguna trapacería de Fillon, revela esta semana que el candidato de la derecha cobró 50.000 dólares por introducir a un multimillonario libanés en ciertos círculos de poder y presentarle a Vladimir Putin. El libanés, Fouad Makhzoumi, uno de los mayores fabricantes mundiales de tubería para oleoductos, contrató a la consultora de Fillon, 2F Conseil, para que le aproximara a potenciales clientes importantes. Fillon aprovechó el Foro Económico de San Petersburgo, en verano de 2015, para presentar a su cliente a personajes como el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente de la petrolera Total, Patrick Pouyanné. No parece que haya delito. Pero huele a tráfico de influencias y, sobre todo, devuelve a la superficie la vieja y problemática amistad entre Fillon y Putin.

Hay más: el asunto de los empleos ficticios de Penelope Fillon, que le reportaron a la esposa del líder conservador casi un millón de euros, está agravándose. Los tres jueces que instruyen el sumario sospechan que la pareja, ya imputada por malversación de fondos públicos, abuso de bienes sociales y tráfico de influencias, pudo cometer también "estafa agravada" y "falsificación de documentos públicos". La Oficina Antifraude obtuvo, durante su registro de los despachos de la Asamblea Nacional, varios documentos firmados por Penelope Fillon con distintos cálculos de horas trabajadas. Los investigadores consideran que esas horas de trabajo no existieron y sospechan, además, que la pareja fabricó los documentos para justificar 'a posteriori' los altos emolumentos de Penelope Fillon, que, sin que nadie la conociera en la Asamblea Nacional o el Senado, llegó a ser la asistente parlamentaria mejor pagada del Parlamento francés.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
25/04/2017|
20/04/2017|
05/03/2017|
25/10/2016|
01/11/2011|
03/09/2011|
03/09/2011|
30/08/2011|
30/08/2011|
02/07/2011|
02/07/2011|
26/12/2010|
30/08/2010|
30/08/2010|
31/05/2010|
29/06/2008|
29/06/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House