Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Profundidad  
 
10/07/2017 | Argentina - Encuestas a la vista

Vicente Massot

Sucedió cuanto era previsible que ocurriese: inmediatamente después de conocidos los nombres de quienes competirán en los próximos comicios de agosto y de octubre, dieron el presente las encuestas de opinión. Con la particularidad de que, en dos de los cinco distritos electorales más importantes de la República, sorprendieron los números que arrojaron esos relevamientos.

 

Si hemos de creerle a Management & Fit, en la provincia de Santa Fe la alianza Cambiemos tendría 23,3 % de la intención de voto, contra 18,8 % del kirchnerista Agustín Rossi, mientras el socialismo estaría peleando el tercer puesto. En Córdoba, por su lado, el macrismo, con Héctor Baldassi a la cabeza, alcanza el 29 %, pisándole los talones al representante del gobernador Schiaretti, de la Unión por Córdoba, que tiene 29,9 %.

Tres o cuatro meses atrás, cuando el candidato peronista mediterráneo que parecía cantado era José Manuel de la Sota y en Santa Fe el frente del socialismo y el radicalismo aún lucía compacto, imaginar que Cambiemos podía terciar en la disputa por el premio mayor era no sólo aventurado. Sonaba, lisa y llanamente, disparatado. Y, sin embargo, he aquí que la defección de De la Sota y la quiebra del Frente Progresista en la provincia litoraleña han modificado de tal manera el tablero que un triunfo de Cambiemos no sólo es posible signo que ha pasado a ser probable en uno y otro distrito.

Si nos fuera permitido hacer un ejercicio especulativo, tomando en consideración los porcentajes de Management & Fit, lo que salta a la vista —sin necesidad de forzar los números ni de introducir de rondón algún dato sacado de la galera— es que el gobierno de Mauricio Macri podría cosechar una victoria de campanillas a nivel nacional. A esta altura es claro que, como el radicalismo forma parte de Cambiemos y el peronismo irá dividido a lo ancho y largo del país, el 23 de octubre seguramente la alianza con base en el macrismo será la bandería más votada. Lo dicho antes no es una novedad. Sí lo sería que Cambiemos lograse sumar a sus triunfos, casi descontados, de la capital federal y de Mendoza, una victoria en Santa Fe y otra —o un virtual empate— en Córdoba.

En un escenario semejante —que no es seguro pero que hoy resulta probable— la importancia excluyente de la provincia de Buenos Aires dejaría de ser una verdad canónica. Por supuesto, la trascendencia de lo que sucediese en territorio bonaerense resultaría grande; no obstante lo cual, ya no sería la madre de todas las batallas.

Siempre en tren de tejer hipótesis, aun si Cristina Fernández obtuviese mayor número de sufragios que Esteban Bullrich, es difícil pensar que, en la lucha de los candidatos a diputados, Fernanda Vallejos podría vencer a Graciela Ocaña. Y no sólo eso. El padrón de Buenos Aires representa 39 % de los votos, poco más o menos. Los de la capital, Mendoza, Córdoba y Santa Fe, 35 %.

A los relevamientos mencionados es menester agregarles, como es lógico, los que se han conocido en los últimos días, referidos a la provincia de Buenos Aires. Uno de Query y el restante de Management & Fit. Entre los dos existe una similitud y, al mismo tiempo, una diferencia notable. Coinciden en que hay una paridad en punto a la intención de voto de la dupla Cristina Fernández / Jorge Taiana respecto de la de Esteban Bullrich / Gladys González. Para Query los candidatos del Frente de Unidad Ciudadana cosechan un respaldo de 34,8 %, en tanto los de Cambiemos llegan a 34,3 %. En cuanto a M & F, los oficialistas orillan 28,5 % y los kirchneristas suman 27,8 %. Como se aprecia, todo muy parejo. A su vez, en lo que hace a la elección de diputados, M & F le asigna a Graciela Ocaña 29,8 %. Su rival, Fernanda Vallejos, la corre del lejos: apenas araña 16 %

Donde no hay correspondencia entre las encuestas es en los porcentajes que tiene el binomio Sergio Massa / Margarita Stolbizer. Query lo sitúa a buena distancia de sus dos principales contendientes, con sólo 15,6 % de la intención de voto. M & F, en cambio, lo mete en la pelea de lleno con 24,1 %. La distancia que separa al que en esta oportunidad se presenta como tercero en discordia no es un dato menor, ni mucho menos. Los números de Query, si acaso se confirmasen, anticipan un típico escenario de polarización. Los de M & F, inversamente, uno de tres tercios, separados por cuatro puntos.

Es temprano para determinar cuál de los dos relevamientos está en lo cierto. Y aun cuando pudiese llegarse a una conclusión, no tendría importancia a poco de entender que, a los efectos de que se substancien las PASO, falta todavía un mes y medio; y para que tengan lugar las elecciones abiertas, casi cuatro meses.

Como quiera que sea, algo es cierto hoy y seguramente también lo será al momento de llevarse a cabo las PASO: las consecuencias que tendría un escenario en el cual dos de los frentes se cortasen en punta a expensas del tercero, serían muy distintas de otro en el que ninguno de los tres contendientes para cubrir las bancas que se renuevan en la cámara de senadores, se sacasen ventajas considerables. En un caso, en buena medida decidirían los comicios los votantes de aquella bandería que quedase tercera en agosto y, prácticamente, sin posibilidades de remontar la cuesta hasta octubre. En el otro, si en las PASO no se produjese la polarización que muchos dan por sentada, el tercero tendría la posibilidad de retener en octubre una gran parte de los votos obtenidos en agosto.

Para ilustrarlo con un ejemplo extraído de las encuestas comentadas: si Massa sólo contase con l6 % de los votos y sus opugnadores resultasen empatados en 34 %, es probable que, en octubre, parte de los seguidores del ex–intendente de Tigre lo abandonasen en pos de alguna de las otras opciones, presumiblemente ganadoras. Si Massa, en lugar de 16 %, se arrimase al 25 % y sus contendientes sumaran cada uno 28 %, las cosas serían harto diferentes. En tal hipótesis, ¿porque sus votantes habrían de abandonarlo si él también estaría en condiciones de ganar sesenta días después?

Es verdad que las que anteceden son puras especulaciones acerca de cuanto podría suceder primero en el mes de agosto y luego en octubre, y que el margen de error, a la luz de lo que se han equivocado en el pasado reciente las encuestas, puede resultar de consideración. Cierto, y así y todo, ¿por qué no hacerlas? Al fin y al cabo es sólo un ejercicio analítico.

Prensa Republicana (Argentina)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 5677 )
fecha titulo
10/09/2017 Argentina - Por ahora el gobierno va en coche.
26/08/2017 Argentina: Suben los bonos de Macri
17/08/2017 Argentina tiene una oportunidad única
14/08/2017 Argentina - El peronismo, abocado al fracaso tras el abandono de Cristina Fernández de Kirchner
24/07/2017 Ni principios, ni intereses
23/07/2017 Argentina - Seguridad y Narcotráfico: Impunidad conceptual
22/07/2017 Argentina- El rápido declive de Macri
18/07/2017 Informe de Coyuntura semanal (versión corta) al 18 de julio sobre la situación política y económica argentina
04/07/2017 Informe de Coyuntura semanal (versión corta) al 4 de julio sobre la situación política y económica argentina
02/07/2017 Argentina's First Drug Use Data in Years Confirms Booming Local Market


Otras Notas del Autor
fecha
Título
10/09/2017|
31/03/2017|
13/08/2015|
14/12/2014|
31/08/2014|
09/08/2014|
20/04/2014|
02/02/2014|
20/12/2013|
03/11/2013|
20/06/2013|
10/02/2013|
25/08/2012|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House