Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Economía y Finanzas  
 
02/09/2017 | FARC: Unas siglas teñidas de sangre

Salud Hernández-Mora

Para las FARC, lo sellado en su Congreso supone una victoria tras 53 años de existencia. Concurrir bajo el mismo nombre es síntoma del convencimiento de los ex guerrilleros de que la suya fue una lucha legítima.

 

La Premio Nobel yemení, Tawakkul Karman, alabó con entusiasmo el proceso de paz colombiano en una reciente visita a Barranquilla. Aclaró, eso sí, que los autores de crímenes de lesa humanidad deberían comparecer ante la Justicia y no hacer política. Sus palabras llegaban tarde. Los líderes de las FARC podrán estar en las Cámaras legislativas antes incluso de comparecer ante la Justicia Especial para la Paz.

Y aunque el Congreso Nacional optó por aplazar la elaboración de las listas, barajan las candidaturas de "Iván Márquez" y "Pablo Catatumbo", que suman decenas de condenas por crímenes de lesa humanidad, para el Senado y Congreso. Baste recordar, que el Secretariado al que pertenecieron, mandó reclutar niños y dictó la orden de acribillar a secuestrados ante cualquier intento de rescate. Y fueron decenas los muertos.

Lo que sí decidió es que concurran bajo las siglas FARC, síntoma del convencimiento de los ex guerrilleros de que la suya fue una lucha legítima y que su nombre no escocerá a sus incontables víctimas.

Para las FARC, lo sellado en su Congreso supone una victoria tras 53 años de existencia. Cuando empezaron a negociar en el 2010, su poderío militar estaba en decadencia. Ni siquiera habían podido celebrar su Décima Conferencia por la presión de las fuerzas militares colombianas; algunos jefes se refugiaban en el santuario venezolano y ya eran conscientes de la quimera que suponía el asalto al poder con la fuerza de las armas. Como mucho, podían aspirar a continuar siendo la eterna amenaza terrorista gracias a la ausencia de Estado en la Colombia profunda y a la intrincada geografía colombiana que pareciera diseñada por el diablo para esconder bandidos, como dijo un general del Ejército.

No existía, por tanto, vía pragmática distinta para alcanzar sus objetivos que la salida política. Y hoy en día, pueden felicitarse. Los partidos aliados de Juan Manuel Santosy el mundo Occidental les dieron el anhelado espaldarazo y han legitimado su terrorismo sin obligarles a arrodillarse. Lo suyo fue un acuerdo entre iguales -FARC y gobierno democrático-, señal de que el recurso a las armas estaba justificado.

Y si bien confiaban en que la clase política colombiana que rodeó el proceso de paz les acompañara esta semana en el Congreso, su ausencia no se antoja relevante. Los candidatos a suceder a Santos quizá temían dar un paso en falso en tiempos electorales y posar junto a unas letras teñidas de sangre podría resultar desfavorable.

Aunque las FARC inician su andadura con escasas posibilidades de sacar más escaños de los diez que les concedieron de salida, su verdadero horizonte son las locales del 2019 y las siguientes presidenciales. Esta vez no concurrirán con aspirante propio y apoyarán al candidato "de la paz", ya sea Humberto de la Calle o cualquier otro. .

Habrá que esperar, en todo caso, al paso del tiempo. Colombia ya ha demostrado que es un país que olvida pronto.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
09/09/2017|
20/08/2017|
18/08/2017|
09/02/2017|
24/01/2017|
01/09/2016|
27/08/2016|
14/07/2016|
14/06/2016|
06/05/2016|
17/04/2016|
25/09/2015|
20/07/2015|
16/07/2015|
27/06/2015|
03/06/2015|
04/05/2015|
04/03/2015|
28/02/2015|
12/06/2014|
25/05/2014|
24/04/2014|
13/01/2014|
19/11/2013|
17/10/2013|
09/06/2013|
20/02/2012|
20/02/2012|
20/02/2012|
13/10/2010|
11/02/2010|
08/01/2010|
03/11/2009|
15/08/2009|
05/08/2009|
05/08/2009|
02/08/2009|
02/08/2009|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House