Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
10/09/2017 | Chile estancado: la urgencia de una nueva visión

América Economía Staff

Al acercarse las elecciones presidenciales en Chile, no deja de ser irónico que el legado del gobierno de la izquierdista Michele Bachelet en Chile vaya a ser un nuevo gobierno del derechista Sebastián Piñera. Así, tras el segundo gobierno de Bachelet, Chile tendría el segundo de Piñera. Como si el país no viese más allá, mostrando un estancamiento político a la par del estancamiento económico.

 

Las elecciones --presidenciales y parlamentarias-- son el 19 de noviembre próximo. Es posible que Piñera incluso gane en primera vuelta y altamente probable que lo haga en la segunda.

Con todo lo holgada que pudiera llegar a ser su victoria, como anticipan algunos expertos electorales, gobernar no le será  fácil. No sólo porque ha prometido cosas que no podrá cumplir, sino porque el modelo chileno de crecimiento económico ha terminado de agotarse y, más grave aún, se han agotado las alianzas políticas que facilitaron la gobernabilidad del país en los últimos 27 años. Podrá ser el segundo período de Piñera en el Palacio de la Moneda, pero la experiencia de su primer gobierno no le será muy útil, porque esta vez se interna en terra incognita.

No ayuda la polarización de posiciones políticas propia de todo período electoral ni que el propio Piñera haya polarizado su retórica, culpando solo al gobierno de Bachelet del bajo crecimiento económico de los últimos años. El candidato de la derecha se ha derechizado, cuando lo que necesita hacer una vez que llegue al gobierno es acercarse al centro.

Desde que Augusto Pinochet fue derrotado en el plebiscito de 1988 y abandonó el poder en 1990, Chile se ha ganado la merecida reputación de ser una democracia estable y la economía mejor manejada de América Latina. Apertura, reglas del juego claras, instituciones sólidas y el desarrollo de industrias competitivas a nivel mundial --las principales cadenas chilenas de retail se han convertido en multinacionales más grandes que la gigante estatal de cobre Codelco-- dieron al país más de dos décadas de impresionante crecimiento.

Este alto crecimiento comenzó en los últimos años del gobierno militar y se potenció tras el retorno a la democracia, especialmente en los primeros diez años de gobierno de la Concertacion por la Democracia, coalición de centro izquierda que gobernó Chile desde 1990 hasta 2010. Entre 1986 y el último año de la Concertación, Chile creció a una tasa promedio de 5,6% anual.

El dinamismo de la economía se redujo drásticamente a partir de 2014, cuando asumió Bachelet. Fue el año en que todas las economías latinoamericanas se fueron en picada tras bajar los precios de sus materias primas de exportación. Chile, el mayor productor y exportador mundial de cobre, no fue una excepción. Al bajón del cobre se sumó el relativo y gradual agotamiento del modelo económico chileno que catapultó el crecimiento en décadas anteriores.

Bachelet puso en marcha una serie de bienintencionadas y mal implementadas reformas que buscaban reducir la gran desigualdad entre ricos y pobres que hay en el país. Esas reformas impactaron negativamente el crecimiento, al igual que la falta de confianza en la iniciativa privada que caracteriza a un sector de la coalición gobiernista. Tampoco ayudó a la economía la actitud beligerante de un sector del empresariado chileno de oposición al gobierno, como tampoco las malas prácticas de algunos empresarios.

Las cifras económicas  de este año electoral no son buenas. Según el FMI, Chile crecerá 1.9%, ocupando el lugar 143 de un total de 190 países en el mundo. Y lo más probable es que en realidad solo llegue a un 1,5%. Una buena noticia para Piñera es que el precio del cobre ha empezado a repuntar, pasando de un mínimo de US$ 2 por libra en 2014 hasta un precio actual sobre los US$ 3 por libra. Pero a pesar del crecimiento y cierta diversificación de la economía chilena, esta sigue dependiendo del metal rojo: si antes el 80% de los ingresos por exportaciones venían del cobre, hoy todavía son el 50%.

Las reformas tributaria y laboral de Michele Bachelet --aumentaron los impuestos a las utilidades de las empresas y se amplió el derecho a huelga-- no han sido precisamente del gusto de la empresa privada ni han estimulado la inversión ni el crecimiento. Pero tampoco pueden ser acusadas de causar por sí solas el exiguo crecimiento de la economía. Perú, por ejemplo, otro país de economía abierta con alta producción de cobre, ha recibido comparativamente mucha más inversión minera que Chile en los últimos años no por causa de regímenes tributarios y laborales más favorables a la empresa privada, sino simplemente porque aún tiene yacimientos inexplotados de mayor rentabilidad.

Ahora que Sebastián Piñera tiene el triunfo casi asegurado, debería comenzar a pensar más como gobernante que como candidato. Puede llegar a tener la suerte de que el cobre siga subiendo, pero debe darse cuenta de que no le conviene prometer en el vacío cifras de crecimiento que la economía chilena puede no ser capaz de cumplir. Más le convendría comenzar a pensar en cómo abrir camino a mayor diversificación a través de la innovación, descubrir nuevos sectores para impulsar el desarrollo y, en definitiva, afinar un modelo que ya ha llegado a su máxima capacidad. Su equipo económico, sin embargo, no parece tener más propuestas que una confianza ciega en el funcionamiento de los mercados, una fe que ha sido desmentida por los hechos y por la ciencia económica.

La empresa privada apoya casi con unanimidad la candidatura de Piñera porque es el candidato más favorable a la empresa privada, pero esto le da al futuro presidente una mayor responsabilidad en materia de regular y controlar la actividad privada.

AméricaEconomía reconoce en la empresa privada el principal motor del desarrollo y crecimiento económico. Pero los casos de colusión de precios en la industria del papel, los medicamentos y los alimentos --entre otros-- que se han dado en Chile en los últimos años, así como los abusos en industrias altamente concentradas, muestran que muchas de las grandes empresas chilenas siguen actuando con mentalidad de monopolio, que usan la libre competencia, el libre mercado y la libertad de precios como slogans de marketing, al tiempo que se coluden para cobrar a los consumidores precios no competitivos. Para que el modelo basado en la empresa privada sea legitimado por todos los chilenos, es imprescindible que el empresario Piñera, al asumir como presidente, a) haga más estrictas las leyes, normas y regulaciones que vigilan la actividad privada, b) dé más atribuciones y más presupuesto a las superintendencias y comisiones estatales encargadas de esta labor policial, y c) aumente las penas para quienes transgredan estos marcos normativos, caiga quien caiga.

Asimismo, el nuevo gobierno deberá seguir intentando hacer lo que el gobierno de Bachelet ha intentado casi sin éxito: reducir la gran brecha entre ricos y pobres, una de las más altas de América Latina. Esta es una meta económica de radical importancia política, porque la estabilidad del sistema económico, y la gobernabilidad del país, estarán siempre en cuestionamiento si los beneficios del crecimiento no llegan a toda la población.

Pero la verdadera terra incognita para Piñera radica en que la política de los acuerdos que permitieron gobernar a Chile desde 1990 hasta hoy se ha derrumbado. La coalición de gobierno que  gobierna hoy, conocida como Nueva Mayoría y antes como Concertación por la Democracia, va a las elecciones presidenciales con más de un candidato, y sin claridad acerca de qué partidos o grupos apoyan realmente a cuál de sus candidatos. Las alianzas que hasta ayer eran inamovibles de pronto han dejado de funcionar y lo mismo pasa en la oposición al gobierno de Bachelet, donde Piñera es la figura aglutinadora indiscutida, pero donde la pelea entre varios precandidatos fue sangrienta.

En estos meses de campaña, Piñera se ha acercado a la ultracatólica y ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), aun cercana al gobierno militar de Pinochet. No le conviene seguir haciéndolo. Lo que le conviene a él, lo que necesita Chile, es que se acerque al centro y construya un nuevo marco de alianzas que abarque a sectores más amplios del país y garantice un nuevo pacto de gobernabilidad, y abra nuevos caminos de desarrollo económico.

Si logra todo esto, Sebastián Piñera podría convertir su segundo período en un gobierno fundacional, sentando las bases para otros veinte años de crecimiento y estabilidad. Habrá que ver si tiene el talento, las agallas, la determinación de hacerlo. Si no lo consigue, no solo habrá fracasado, sino que será el último dinosaurio de una casta política que estuvo a punto de llevar a Chile al desarrollo y se extinguió sin lograrlo.

América Economía (Chile)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
16/09/2017|
26/08/2017|
14/07/2017|
25/06/2017|
10/06/2017|
07/06/2017|
01/06/2017|
31/05/2017|
20/05/2017|
09/04/2017|
01/04/2017|
27/03/2017|
12/01/2017|
08/12/2016|
04/12/2016|
01/11/2016|
11/07/2016|
08/06/2016|
27/04/2016|
30/03/2016|
17/03/2016|
17/03/2016|
17/03/2016|
01/12/2015|
17/10/2015|
18/09/2015|
24/08/2015|
26/07/2015|
25/06/2015|
04/06/2015|
21/05/2015|
03/05/2015|
20/04/2015|
02/04/2015|
16/03/2015|
01/03/2015|
21/02/2015|
13/02/2015|
29/01/2015|
24/01/2015|
19/01/2015|
03/01/2015|
21/12/2014|
06/12/2014|
25/11/2014|
19/11/2014|
06/11/2014|
29/10/2014|
22/10/2014|
18/10/2014|
06/10/2014|
27/09/2014|
13/09/2014|
06/09/2014|
26/07/2014|
08/07/2014|
25/05/2014|
09/05/2014|
05/05/2014|
20/04/2014|
14/04/2014|
31/03/2014|
20/03/2014|
10/03/2014|
14/02/2014|
17/01/2014|
02/01/2014|
26/12/2013|
13/12/2013|
08/12/2013|
29/11/2013|
20/11/2013|
18/11/2013|
09/11/2013|
09/11/2013|
15/10/2013|
16/09/2013|
23/08/2013|
25/07/2013|
05/06/2013|
29/04/2013|
29/04/2013|
27/04/2013|
30/03/2013|
02/02/2013|
25/01/2013|
22/01/2013|
04/01/2013|
04/01/2013|
04/01/2013|
02/12/2012|
02/12/2012|
13/11/2012|
13/11/2012|
22/10/2012|
22/10/2012|
12/07/2012|
28/05/2012|
12/04/2012|
04/04/2012|
31/03/2012|
16/02/2012|
27/10/2011|
09/10/2011|
12/09/2011|
12/09/2011|
27/08/2011|
27/08/2011|
23/08/2011|
23/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
22/08/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
09/07/2011|
09/07/2011|
13/06/2011|
13/06/2011|
30/01/2011|
13/11/2010|
13/11/2010|
08/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
07/11/2010|
25/10/2010|
06/09/2010|
30/08/2010|
30/08/2010|
29/08/2010|
29/08/2010|
30/07/2010|
12/07/2010|
26/06/2010|
13/04/2010|
05/03/2010|
15/02/2010|
20/12/2009|
20/12/2009|
05/12/2009|
05/12/2009|
23/07/2009|
23/07/2009|
20/03/2009|
25/01/2009|
26/06/2008|
26/06/2008|
03/05/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House