Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
09/10/2017 | La Guardia Revolucionaria iraní advierte a EEUU contra nuevas sanciones

Lluís Miquel Hurtado

Los Guardianes de la Revolución han advertido a Washington contra su designación como grupo terrorista rumoreada estos días por los mentideros de la Casa Blanca.

 

El ala más conocida y a la vez más enigmática de las Fuerzas Armadas Iraníes también han sugerido que las bases militares estadounidenses corren peligro si el Presidente Donald Trump aplica la llamada Ley de Sanciones Contra los Enemigos de América (CAATSA).

"Si estas informaciones son ciertas, el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica considerará el ejército estadounidense sinónimo de los terroristas del Estado Islámico en cualquier parte del mundo, particularmente en Oriente Medio", ha dicho el general mayor Mohamed Alí Yafarí, comandante en jefe de los también denominados Pasdarán, activos dentro y fuera de Irán y dueños de activos económicos ingentes.

Yafarí ha sido especialmente crítico con la Ley sancionadora, aprobada por mayoría amplia en el Senado el 27 de julio pasado y que prevé represalias económicas a personas y entidades relacionadas con el programa de misiles balísticos, con el "terrorismo" o con violaciones de DDHH. La organización que lidera Yafarí es uno de los principales objetivos de la normativa, que también atañe a Rusia y a Corea del Norte.

"Si la administración de EEUU implementa la CAATSA, la República Islámica de Irán lo contemplará como una retirada unilateral de Washington del acuerdo nuclear", ha asegurado el jefe de los Pasdarán. "Como ya dijimos en el pasado, si la nueva ley se aplica, el país tendrá que desplazar sus bases fuera del radio de 2.000 kilómetros de rango de los misiles iraníes", ha resaltado Yafarí.

La certificación del acuerdo

El líder militar ha hecho así referencia a la cuestión que centra toda la controversia: el pacto que desde 2016 impide que Irán desarrolle un programa nuclear con fines militares. Pese a que la Organización Internacional para la Energía Atómica ha certificado hasta hoy que Teherán cumple con su parte del acuerdo, Donald Trump ha dado a entender recientemente que no va a certificarlo, tal y como se la exige periódicamente.

Aunque el texto del acuerdo trata específicamente la cuestión nuclear, el Presidente se escuda en la resolución ratificatoria del Consejo de Seguridad de la ONU, que llama a no producir misiles balísticos capaces de trasladar cabezas nucleares, y en la actividad armada de la Guardia Revolucionaria en Siria e Irak para acusar al Gobierno iraní de "no vivir en el espíritu" del pacto.

La fecha límite para la próxima certificación expira a mediados de este mes. El New York Times publicó el viernes pasado que una de las opciones que Trump baraja consiste en no dar la luz verde y pasar el balón al Congreso, que tendría 60 días para reimponer las sanciones al programa nuclear. En vez de ello, Trump sugeriría a sus halcones en la cámara no hacerlo y, en cambio, les pediría eliminar la obligación de certificar cada 90 días.

En paralelo, EEUU podría instar a sus socios europeos, reticentes a retirar su firma del acuerdo nuclear, a trabajar en nuevas sanciones por los misiles y a los Pasdarán. Un número indeterminado de ellos operan a favor de los intereses de Irán en Siria, donde oficialmente asesoran a Hezbolá - "grupo terrorista" según Washington - y a otras fuerzas leales al presidente Bashar Asad y en Irak, donde también combaten al Estado Islámico.

Para Mohamed Alí Yafarí, las nuevas medidas "completarían nuestra experiencia negociadora con EEUU: Irán estaría convencida de que el diálogo con EEUU es un instrumento para generar presión y hostilidad, más que una interacción para resolver conflictos". Cree que si con estas decisiones "estúpidas" tratan de llevar Irán a la mesa de negociaciones sobre cuestiones regionales "eligen el camino completamente incorrecto".

Frente a la beligerancia de Estados Unidos contra el pacto nuclear, Irán ha defendido su cumplimiento. "Ni un Trump ni decenas de Trump más podrán revertir los beneficios irreversibles del JCPOA", afirmó este sábado el presidente iraní Hasan Rohaní. En fechas recientes, el líder centrista ha hablado a favor de las pruebas con misiles balísticos recalcando que Irán "no necesita el permiso a nadie" para llevarlas a cabo.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
10/11/2017|
04/11/2017|
18/10/2017|
13/09/2017|
13/04/2017|
01/04/2017|
10/03/2017|
26/12/2016|
21/12/2016|
08/12/2016|
16/10/2016|
15/10/2016|
29/06/2016|
15/05/2016|
21/04/2016|
15/04/2016|
04/02/2016|
21/12/2015|
30/10/2015|
16/07/2015|
16/06/2015|
06/06/2015|
08/04/2015|
05/04/2015|
02/02/2015|
01/02/2015|
29/01/2015|
07/01/2015|
04/01/2015|
20/12/2014|
14/12/2014|
29/06/2014|
02/01/2014|
01/01/2014|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House