Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Profundidad  
 
04/06/2018 | España - Opinión: Hacia el suicidio

Gabriel Albiac

Y ¿cómo hemos podido llegar a este callejón sin salida? Porque no hay salida alguna en el final del túnel por el cual avanzamos a empellones, presintiendo la pared contra la que nos estrellaremos.

 

La España contemporánea es un tejido de mentiras. No jugaré yo a fingirme tan ingenuo como para pretender que exista algo en política que no sea embuste. Se engaña al adversario o se perece: es regla general de los juegos bélicos. Y la política no es otra cosa que variedad ritualizada de guerra: excluye -de preferencia- la sangre, pero no es menos eficaz en matar. Nadie se engañe, no se muere sólo -véase Cifuentes- el día en el que el registro civil tacha de su listado a un sujeto. «En efecto: ninguna razón me impele a afirmar que el cuerpo no muere más que cuando es ya un cadáver… Pues ocurre a veces que un hombre experimenta tales cambios que difícilmente se diría de él que es el mismo». Eso escribía un clásico del XVII. A eso asistimos hoy en el chirriante espacio escénico que es el poder: obedece o muere. Civilmente.

¿Cómo hemos llegado aquí? Lo que es lo mismo: ¿dónde estamos? En el eslabón final de una cadena de mentiras. Cuyo arranque fue puesto tras la muerte de Franco. Todos, se dijo entonces, eran aquí demócratas. No lo era nadie: esa es la hosca verdad. Ni lo eran los herederos del Movimiento Nacional, ni lo éramos los comunistas de entonces, al cabo los únicos que habían pagado el precio de enfrentarse a la dictadura en sus dos últimas décadas. No lo era esa socialdemocracia creada desde Langley y Bonn… Pero no había otros mimbres. Se hizo el cesto. Bien que mal, sirvió de algo.

Nadie que no fuera un insensato podía de verdad creerse que el modelo constitucional quedaba de ese modo limpiamente cerrado. Era un modelo híbrido. Suficiente para salir de cuarenta años de franquismo. Insuficiente para alzar un verdadero Estado moderno. Ha pasado ya demasiado tiempo y España es lo bastante «normal» a la europea, como para que nadie pueda justificar este empecinamiento en seguir funcionando con aquel paradigma, por definición transitorio. Lo sensato hubiera sido modernizarlo en los años prósperos. No se hizo. Y no es azar que no se hiciera: esa mixta amalgama hacía todopoderosos a los dos partidos alternantes. Sin autonomía judicial, con una ley electoral abominable y un sistema de «autonomías» concebido exclusivamente para el robo de fondos públicos, la tiranía partidista convertía al ciudadano en rehén resignado.

Lo de ahora es literalmente fantástico. Pero previsible. Dos regionalismos corruptos, PNV e independentistas catalanes, tienen en sus manos -merced a un ridículo porcentaje de votos que la ley hipertrofia en número de escaños- decidir a qué partido por igual corrupto -PP o PSOE- venden el Estado: o al PP procesado en Madrid y Valencia, o al PSOE procesado en Andalucía. Todo se juega en lógicas de reparto. De dinero. Al PNV se le ingresan aún más prebendas de las que viene embolsando, impávido, en cada presupuesto. Los herederos de Pujol exigen contables dones: la exención penal de los ladrones que gobernaron la región desde el 80 y la reducción de España a una colonia bárbara, explotada por los racialmente superiores popes de PDECat, JpC y ERC.

Nada espero de PP ni de PSOE. Algo sí, de Cs. Pero la hora crítica ha llegado. Sólo en coalición los tres podrá abordarse el reinicio constitucional, sin el cual España habrá muerto. Es el envite. Lo demás -el interés de personas y partidos- es hoy obsceno. También suicida.

ABC (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
14/07/2016|
19/04/2011|
19/04/2011|
17/03/2011|
15/02/2011|
08/02/2011|
01/02/2011|
14/09/2010|
29/07/2010|
24/06/2010|
08/06/2010|
19/01/2010|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House