Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
14/06/2018 | La isla de Sentosa no es Casablanca, pero casi

Gina Montaner

El "hombre cohete" y el "viejo chocho" finalmente escenificaron el encuentro del desencuentro con pompa, drama y frases grandilocuentes

 

Antes de que Donald Trump Kim Jong-un se dieran un apretón de manos en Singapur, el presidente de Estados Unidos había anticipado que llevaba preparándose "toda la vida" para la histórica reunión. Lo dijo con un alborozo que brilló por su ausencia unas horas antes en la Cumbre del G7, donde, a juzgar por los desplantes del presidente estadounidense, sus aliados se trasformaron en enemigos feroces. Los halagos se los reservaba para el sanguinario dictador norcoreano.

Así fue cómo el "hombre cohete" (rocket man, según Trump) y el "viejo chocho"(dotard, le respondió en su día el líder norcoreano) finalmente escenificaron el encuentro del desencuentro. Y lo hicieron como a ambos les gusta: con pompa y drama por medio para luego emplear frases grandilocuentes: "Fue una reunión fantástica". "Fue mucho mejor de lo que nadie podía imaginar", le soltó Trump a la prensa mientras Jong-un esbozaba una enigmática sonrisa, más entretenido en admirar la tapicería de la limusina de su interlocutor y con ganas de dar un paseo en "La Bestia".

A modo de migajas de una conversación relevante de la que no hay grabaciones (aunque sí la presencia de dos traductores que a partir de ahora deben cuidarse las espaldas), lo que trascendió fue el suculento menú del almuerzo en una isla paradisíaca. Para los dos mandatarios en todo momento fue más importante el envoltorio de tan singular espectáculo -cómo no iba a serlo con Dennis Rodman por medio a modo de alcahueta llorosa-que la sustancia del primer encuentro entre un presidente de la primera potencia del mundo libre y un dirigente de Corea del Norte, quien, por cierto, es el heredero de una dinastía que desde hace siete décadas esclaviza a los norcoreanos bajo un hermético sistema feudal.

Lo que se vendió, o como le gusta decir a Trump, "the art of the deal", era convencer al dictador treintañero de desnuclearizar Corea del Norte. El principal objetivo: que el revoltoso dirigente abandone una carrera armamentística con misiles apuntando a los países vecinos y la amenaza intermitente de hacer volar a Estados Unidos en mil pedazos. A cambio, Kim Jong-un podría aspirar a que le levanten las sanciones internacionales y tener un respiro en medio de la miseria a la que ha condenado a sus súbditos. El heredero de su tiránico padre, Kim Jong-il, también podría garantizar su seguridad, que equivale a perpetuarse en el poder: pasaría de ser "enemigo" a "aliado" de un viejo adversario que no aprovechó la histórica ocasión para exigir como condición sine qua non el respeto a los derechos humanos en un país que es un inmenso Gulag con unos 100.000 prisioneros políticos.

Tras casi una hora de charla confidencial y una comida distendida, Trump y Kim Jong-un les comunicaron al mundo que habían firmado un documento en el que se acuerda que "muy pronto" habrá desarme nuclear, aunque no se aclaró que el norcoreano haya dado su palabra. Además, el mandatario estadounidense quedó en invitarlo a la Casa Blanca, igualándolo a los jefes de estado de Alemania, Francia o Canadá, a quienes despreció en Quebec, montando un cisma con tal de no suscribir un documento que condena las maniobras del gobierno ruso para desestabilizar las democracias de Occidente.

Sin duda Trump siente una inquietante fascinación por líderes autoritarios como el propio sátrapa norcoreano, el hombre fuerte de Filipinas Rodrigo Duterte, y por supuesto Vladimir Putin, su mayor debilidad a pesar de que la investigación de la trama rusa le pisa los talones en Washington mientras protagonizaba su cumbre particular en Asia. En el horizonte vimos a los dos hombres alejarse hombro con hombro. Sólo era el comienzo de una bonita amistad. Sentosa no es Casablanca, pero casi.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
07/09/2018|
03/08/2018|
17/07/2018|
17/02/2018|
30/01/2018|
30/09/2017|
24/07/2017|
09/07/2017|
17/06/2017|
14/05/2017|
05/05/2017|
22/04/2017|
20/04/2017|
06/03/2017|
01/03/2017|
14/02/2017|
16/01/2017|
04/01/2017|
19/11/2016|
13/09/2016|
11/07/2016|
03/07/2016|
15/05/2016|
17/04/2016|
17/03/2016|
03/03/2016|
23/01/2016|
17/12/2015|
07/12/2015|
29/11/2015|
29/09/2015|
19/09/2015|
09/08/2015|
09/06/2015|
21/05/2015|
11/04/2015|
07/04/2015|
11/03/2015|
04/02/2015|
18/12/2014|
07/10/2014|
23/09/2014|
28/07/2014|
24/07/2014|
01/07/2014|
10/06/2014|
27/05/2014|
13/05/2014|
12/05/2014|
14/04/2014|
27/03/2014|
23/03/2014|
23/01/2014|
23/12/2013|
26/11/2013|
21/10/2013|
19/08/2013|
23/04/2013|
28/01/2013|
14/01/2013|
02/07/2012|
21/05/2012|
06/07/2011|
06/07/2011|
24/01/2011|
03/05/2010|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House