Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Parrilla  
 
13/10/2018 | Opinión - Bolsonaro, la reacción conservadora al populismo

El Deber Staff

Con 49,2 millones de votos, un 46% de la votación en la primera vuelta electoral, Jair Bolsonaro acaba de dar un batacazo político de enorme impacto para la democracia brasileña y para América Latina.

 

El diputado y exmilitar irrumpe con una votación inesperadamente grande, lo que lleva a Brasil al péndulo de la derecha, aún a la espera de la segunda vuelta electoral que se llevará a cabo el 28 de octubre.

Radical, homófobo, misógino, racista, Bolsonaro concentra todos los atributos del perfil más autoritario de la compleja política brasileña. Sin embargo, el candidato del Partido Social Liberal (PSL) no se encumbra a un paso de tomar el poder en Brasil por sus propios méritos, sino por el caldo de cultivo que abonó la prevalencia de una clase política sumida en la corrupción y de los males del populismo en los que cayó el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula da Silva y Dilma Rousseff.

La andanada de escándalos de corrupción, la expansión del narcotráfico y la violencia en las principales ciudades de Brasil van a establecer las condiciones ideales para la emergencia de este discurso radical y ultraconservador que propugna Bolsonaro a tono con Donald Trump, en Estados Unidos, la ultraderecha xenófoba en la Unión Europea y el Brexit en el Reino Unido.

Bolsonaro es, sin duda, la mayor amenaza a los valores republicanos y a los derechos humanos desde la recuperación de la democracia tras el largo periodo dictatorial entre 1964 y 1985. Y representa a los sectores más conservadores de la sociedad brasileña, también embarcada en el pantano de corrupción en el que navega el sistema político del vecino país.

Además, la irrupción de Bolsonaro termina de consolidar el giro a la derecha de América Latina, aunque dicho liderazgo autoritario no es comparable con Mauricio Macri (Argentina), Sebastián Piñera (Chile), Iván Duque (Colombia), Lenin Moreno (Ecuador) ni Martín Vizcarra (Perú).

Si finalmente resulta electo, no será menor el impacto en América Latina, en particular sobre Bolivia, donde Evo Morales tendrá que lidiar en su último año de mandato constitucional con un referente ultraconservador para revisar una agenda muy compleja que incluye la venta de gas, el narcotráfico y la migración.

Todavía no está dicha la última palabra, es cierto. La pelea será muy dura entre Bolsonaro y el izquierdista Fernando Haddad y todo el “bloque progresista” al que seguramente se sumarán los perdedores Ciro Gomes y Marina Silva. Pero está claro que Bolsonaro ha logrado un bloque electoral que será muy difícil batir por los antecedentes que se han revisado hasta el momento.

El Deber (Bolivia)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
23/03/2016|
12/05/2014|
18/03/2012|
18/03/2012|
26/10/2011|
30/09/2011|
28/09/2011|
28/09/2011|
02/09/2011|
02/09/2011|
30/08/2011|
30/08/2011|
17/08/2011|
16/08/2011|
04/08/2011|
03/08/2011|
01/06/2011|
01/06/2011|
10/11/2010|
11/08/2010|
13/12/2007|
14/01/2006|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House