Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
12/10/2018 | Uigures - La comida, nueva arma de China para luchar contra el islamismo en Xinjiang

Ismael Arana

Las autoridades chinas lanzan una campaña contra la “propagación del halal ” en la región de mayoría musulmana.La provincia de Xinjiang alberga a unos 12 millones de personas de la minoría uigur.

 

Después de que el año pasado emitieran varias directivas prohibiendo, entre otras cosas, llevar un velo que cubra totalmente el rostro o lucir una barba “anormalmente” larga, las autoridades chinas de la provincia de Xinjiang lanzaron esta semana una campaña contra la “propagación del halal” (alimentos y productos aceptados por la ley islámica), ya que consideran que la oferta cada vez mayor de este tipo de productos fomenta el extremismo religioso.

Para ello, los oficiales del Partido Comunista chino (PCCh) en Urumqi, la capital de esta provincia que alberga a unos 12 millones de personas de la minoría uigur (la etnia de religión musulmana originaria de esta región noroccidental china), pidieron el lunes a los funcionarios del Estado que fortalezcan la “lucha ideológica” y hagan frente a la “halificación” o la “tendencia pro halal”, según recogía un texto colgado en la cuenta oficial de la ciudad en Wechat. La medida incluye a todos los productos cotidianos, desde alimentos a pasta de dientes, que se producen de acuerdo con la ley islámica.

Según los funcionarios y los medios estatales, el creciente número de productos innecesariamente etiquetados como halal permite que los rituales islámicos penetren en la vida secular china. “Esta tendencia desdibuja el límite entre la religión y la vida secular. Así es fácil caer en el fango del extremismo religioso”, aseguró el diario estatal Global Times, portavoz de las posturas más consevadoras del PCCh.

Los oficiales también hicieron un llamamiento para que todos los funcionarios estatales y miembros del Partido en Urumqi hablen en mandarín tanto en el trabajo como en el ámbito público, y que reafirmen su compromiso con la ideología del PCCh. “Mi creencia es el marxismo-leninismo. No creo en ninguna religión. Debo luchar decididamente contra la halificación hasta el final”, aseguró ante los presentes en la reunión Liu Ming, secretario de un grupo de miembros del partido, según el texto colgado en Wechat.

Como parte de esta campaña, un oficial llamado Ilshati Wusman escribió un artículo titulado Amigo, no tienes por qué buscar un restaurante halal para mí, un texto en el que anima a sus compañeros uigures que también son miembros del Partido a comer en compañía de sus colegas de la etnia han (la mayoritaria en China) en vez de hacerlo solos en las cantinas halal. “Cambiar los hábitos de comida tiene un impacto significativo y de gran alcance para contrarrestar al extremismo”, aseguró.

Después de que el año pasado emitieran varias directivas prohibiendo, entre otras cosas, llevar un velo que cubra totalmente el rostro o lucir una barba “anormalmente” larga, las autoridades chinas de la provincia de Xinjiang lanzaron esta semana una campaña contra la “propagación del halal” (alimentos y productos aceptados por la ley islámica), ya que consideran que la oferta cada vez mayor de este tipo de productos fomenta el extremismo religioso.

Para ello, los oficiales del Partido Comunista chino (PCCh) en Urumqi, la capital de esta provincia que alberga a unos 12 millones de personas de la minoría uigur (la etnia de religión musulmana originaria de esta región noroccidental china), pidieron el lunes a los funcionarios del Estado que fortalezcan la “lucha ideológica” y hagan frente a la “halificación” o la “tendencia pro halal”, según recogía un texto colgado en la cuenta oficial de la ciudad en Wechat. La medida incluye a todos los productos cotidianos, desde alimentos a pasta de dientes, que se producen de acuerdo con la ley islámica.

Los oficiales también hicieron un llamamiento para que todos los funcionarios estatales y miembros del Partido en Urumqi hablen en mandarín tanto en el trabajo como en el ámbito público, y que reafirmen su compromiso con la ideología del PCCh. “Mi creencia es el marxismo-leninismo. No creo en ninguna religión. Debo luchar decididamente contra la halificación hasta el final”, aseguró ante los presentes en la reunión Liu Ming, secretario de un grupo de miembros del partido, según el texto colgado en Wechat.

Como parte de esta campaña, un oficial llamado Ilshati Wusman escribió un artículo titulado Amigo, no tienes por qué buscar un restaurante halal para mí, un texto en el que anima a sus compañeros uigures que también son miembros del Partido a comer en compañía de sus colegas de la etnia han (la mayoritaria en China) en vez de hacerlo solos en las cantinas halal. “Cambiar los hábitos de comida tiene un impacto significativo y de gran alcance para contrarrestar al extremismo”, aseguró.

Precisamente hoy, el diario hongkonés South China Morning Post informó de una reforma en la legislación que permite a los gobiernos locales “educar y transformar” a las personas influenciadas por el extremismo a través de “centros de formación vocacional”. Para los expertos, en la práctica esto supone la legalización de esos mismos campos de reeducación cuya existencia hasta ahora negaban o minimizaban las autoridades.

La Vanguardia (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
11/09/2018|
02/07/2018|
10/06/2018|
17/12/2017|
29/11/2017|
25/10/2017|
01/07/2017|
01/07/2017|
19/06/2017|
03/03/2017|
04/09/2016|
27/08/2016|
12/07/2016|
03/07/2016|
08/05/2016|
10/04/2016|
15/03/2016|
06/02/2016|
11/12/2015|
07/11/2015|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House