Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
05/11/2018 | Elecciones2018-EE.UU.: Las elecciones legislativas, un referéndum sobre Trump

Javier Ansorena

New York, New York, EE.UU. - Los estadounidenses eligen este martes a congresistas y autoridades estatales y locales. Pero los comicios son ante todo un juicio al «trumpismo« que determinará el futuro del presidente.

 

Si esta semana alguien hubiera salido de un coma, podría pensar que despierta en el otoño de 2020 y que Donald Trump se juega su reelección. El presidente de EE.UU. no está en las papeletas de las elecciones legislativas de este martes, pero sí lo está su figura y su futuro político. La cita con las urnas es un juicio a su presidencia -formidable para unos, infame para otros, polarizante sin duda-, un referéndum al «trumpismo». Sus resultados, además, determinarán su capacidad de maniobra en la segunda parte de su mandato y sentarán las bases de la reelección.

Todo explica que Trump apenas se haya quitado el traje electoral este otoño. Se ha subido el escenario electoral casi una vez cada dos días. Desde el 6 de septiembre hasta el 6 de noviembre, el día de las elecciones, habrá protagonizado treinta mítines.

«Yo no estoy en las papeletas, pero sí lo estoy, porque esto también es un referéndum sobre mí», dijo recientemente en un mitin en Misisipí. «Pretended que estoy en la votación», pidió a sus seguidores.

Es una exigencia fácil de cumplir. Trump ha monopolizado el discurso político desde que se presentó a la presidencia de EE.UU. en junio de 2015. Una vez en la Casa Blanca, quienes confiaban -sobre todo, sus aliados republicanos- en que adoptaría un tono «presidencialista» se han topado con que Trump sigue en campaña de sí mismo. Su lenguaje de confrontación, el insulto habitual, las referencias de tono racista y sexista y las filtraciones sobre el caos en la Casa Blanca han copado los medios, que aman odiar al presidente.

Futuro político

Los nombres que aparecen en las papeletas son los de los candidatos al Congreso y cientos de autoridades estatales, desde gobernadores de estados hasta concejales de distrito. La Cámara de Representantes renueva por completo sus 435 miembros, mientras que el Senado elige a un tercio de sus cien legisladores.

En los primeros dos años de presidencia de Trump, las dos cámaras del Congreso tenían mayoría republicana, lo que no ha sido suficiente para que Trump impulsara puntos centrales de su agenda, como el desmantelamiento de la reforma sanitaria de Barack Obama o la financiación del muro con México, la estrella de su campaña.

Ahora, todo apunta a que el bloqueo legislativo será mucho mayor tras las legislativas. Las encuestas dicen que los demócratas recuperarán la Cámara de Representantes, y la duda es cuál será la ventaja final. En el Senado, el vuelco demócrata es mucho más difícil, porque buena parte de los escaños en juego están en territorio favorable para los republicanos. De hecho, hay posibilidades de que los republicanos refuercen su mayoría, que hoy es mínima (51 senadores conservadores, por 49 demócratas).

Con un resultado así, los demócratas tendrán la posibilidad de torpedear la agenda política de Trump, pero se encontrarán con la patata caliente de qué hacer con uno de los temas que ha protagonizado su presidencia: la investigación del supuesto complot de la campaña de Trump con Rusia, cuyos resultados no tardarán en llegar. La Cámara de Representantes es la responsable de impulsar el ‘impeachment’ o juicio político del presidente. Las corrientes más izquierdistas del partido demócrata optarán por ese camino, lo que convertiría la segunda mitad del mandato de Trump en un circo político que estimularía al electorado republicano en defensa de su presidente.

Cierre virulento

Las encuestas -como la historia se ha encargado de mostrar en los últimos años- pueden equivocarse. Sobre todo tras un cierre de campaña virulento, agitado por la campaña del miedo desatada por Trump a raíz de la caravana de inmigrantes y por los episodios de violencia -los paquetes bomba a sus enemigos politicos y, sobre todo, la matanza en la sinagoga de Pittsburgh- que parte de la opinión pública relaciona con el mensaje agresivo del presidente. Habrá que ver si todo ello está detrás de la alta participación que se anticipa para este martes.

La popularidad del presidente mejora cuando deja los exabruptos de lado y consigue resultados, como la bajada de impuestas o la confirmación de Brett Kavanaugh como juez del Tribunal Supremo. No es el camino elegido por Trump en el final de la campaña, que ha preferido repetir el guión de 2016. Nadie le puede negar que entonces funcionó.

ABC (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
18/11/2018|
18/11/2018|
13/06/2018|
25/03/2018|
05/02/2018|
02/02/2018|
19/06/2017|
03/06/2017|
30/04/2017|
25/02/2017|
20/11/2016|
14/04/2016|
07/08/2015|
20/02/2015|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House