Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Economía y Finanzas  
 
22/11/2018 | Análisis: La viabilidad del impuesto al carbono y el ''realismo climático''

De Nuestra Redacción

A raíz del informe del día del juicio final del IPCC, los impuestos al carbono han entrado en la consideración de muchos en la desesperación climática como un estallido de esperanza, incluido un largo debate sobre el podcast de The New York Times, The Daily . Ahora todos se preguntan por el nuevo Nobel, el economista laureado William Nordhaus y su propuesta de un impuesto al carbono. Esa propuesta también fue aprobada en otro podcast, The Weeds de Vox. Incluso Exxon, ese villano del clima, ahora está haciendo lobby en nombre de un impuesto al carbono, lo que podría parecer un giro notable para una compañía de combustibles fósiles, hasta que considere que esperan intercambiar ese impuesto por inmunidad corporativa en cualquier demanda por el cambio climático . Eso podría apuntarlos como objetivos en los próximos años. ¿Se debe llegar a un acuerdo?

 

Probablemente. Esto se debe a que el cambio climático es una amenaza que abarca todo y estamos, como dice el IPCC, "at the all-hands-on-deck, every-little-bit-helps stage of the crisis". Pero la fijación de precios de carbono no es un cura para todos, y las fuerzas del mercado, incluso cuando se canalizan hacia objetivos correctos sobre el clima, no son una apuesta más segura para resolver el problema del calentamiento global que para resolver problemas como la esclavitud, la inequidad de género y racial, o el genocidio. Todo lo que hace sospechar de cualquier gran negocio eso solo redunda en un modesto impuesto sobre las emisiones.

Esa sospecha es doble. Primero, como una forma de imponer al menos parte del costo de las emisiones de carbono a quienes las producen, los impuestos son absolutamente necesarios. Pero incluso a tasas muy altas, parecen insuficientes para resolver un problema tan grande. ¿Cuán grande? El IPCC, no un cuerpo hiperbólico, ofrecía una analogía muy clara: una movilización global como la que transformó las economías y culturas de las naciones aliadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Esa es una analogía familiar desafortunada, porque confunde la impresión que se pretendía: esa movilización no tenía precedentes en la historia de la humanidad y nunca ha sido igualada desde entonces. No se derrotó a los nazis con un cambio en la tasa de impuesto marginal. Los mayores ingresos del gobierno ayudaron, por supuesto, pero sólo ayudaron: también hubo un borrador, una nacionalización de la industria, racionamiento generalizado. Y aunque un ambicioso plan de fijación de precios del carbono empujaría al mundo hacia una innovación de energía más verde, es una pregunta abierta sobre qué tan rápido las fuerzas del mercado trabajarán para lograr los cambios necesarios.

En parte, esto se debe a que el mercado, hasta el momento, no ha cumplido con el clima. Probablemente haya escuchado mucho sobre la revolución de la energía verde de las últimas dos décadas, que ha generado ganancias de productividad en la energía y reducciones de costos que van mucho más allá de las predicciones de incluso los optimistas más optimistas. Pero ni siquiera ha doblado la curva global de emisiones de carbono hacia abajo.[1] En términos de emisiones, como mundo, seguimos creciendo, aun empeorando el cambio climático. Durante décadas, la proporción del uso global de energía derivado de las energías renovables no ha crecido mucho.[2] Lo que significa que, miles de millones de dólares y miles de avances dramáticos más tarde, el planeta no está realmente más lejos que cuando los hippies colocaban los paneles solares en sus cúpulas geodésicas. De hecho, está menos avanzando porque el mercado no ha respondido a estos desarrollos retirando a la perfección las fuentes de energía sucia y reemplazándolas por otras limpias. Ha respondido simplemente agregando la nueva capacidad al mismo sistema. Para el mercado, esto es crecimiento; para la civilización humana, es algo cercano al suicidio. Ahora estamos quemando el 60% más de carbón que en el año 2000.

Y la energía es, en realidad, la menor. También se necesitan revisiones de los sistemas de transporte del mundo, su agricultura, su industria y su infraestructura. Si la industria del cemento fuera un país, sería el tercer emisor más grande del mundo, y China ahora vierte más concreto cada tres años de lo que Estados Unidos vertió durante todo el siglo XX. La cryptocurrency ahora produce tanto CO2 cada año como un millón de vuelos transatlánticos, y cada vuelo ida y vuelta de Nueva York a Londres le cuesta al Ártico tres metros cuadrados de hielo. Cada año, el estadounidense promedio emite suficiente carbono para derretir 10.000 toneladas de hielo en las capas de hielo de la Antártida, lo suficiente para agregar 10.000 metros cúbicos de agua al océano. Cada minuto, súmanos cinco galones.

La escala de la transformación tecnológica requirió cambiar todo lo que empequeñece cada revolución tecnológica jamás diseñada en la historia de la humanidad, incluidas la electricidad y las telecomunicaciones, e incluso la invención de la agricultura hace 10.000 años. Por definición, los empequeñece, porque los contiene a todos; cada uno necesita ser re-imaginado y reconstruido desde la base, ya que cada uno respira carbono como un ventilador.

Le tomó a la ciudad de Nueva York 45 años y 4.5 billones de dólares para construir tres paradas nuevas en una sola línea de metro. Obviamente es posible que el proyecto se haya completado más rápidamente, y de manera más económica, si lo realiza una empresa privada. Pero se estima que el mundo tiene alrededor de 30 años para rehacer por completo su infraestructura, agricultura, industria y cultura de consumo. Si puede imaginar una tasa impositiva sobre el carbono que produzca ese tipo de revolución en solo tres décadas, tiene una mejor imaginación que yo.

Esta es la segunda razón para desconfiar de los impuestos al carbono como una gran solución: en el nivel que es probable que los políticos encuentren factible, es posible que no tengan mucho impacto en las emisiones.  De hecho, hoy existen muchas naciones con precios de carbono existentes: India, Japón, Dinamarca, Francia, Alemania, por nombrar cinco. Ninguna de sus emisiones está disminuyendo, y mucho menos lo suficientemente rápido como para que el objetivo de reducir a cero el carbono para 2050 parezca factible. Y, al igual que con cualquier corrección de política, un impuesto al carbono está sujeto al gamesmanship político; Australia instituyó un impuesto en 2012, viendo caer sus emisiones, luego lo abolió en 2014 y observó cómo aumentaban de nuevo. Por su parte, Nordhaus ha identificado un precio que considera "óptimo": entre 35 y 229 dólares por tonelada de CO2, un precio que, según sus propias estimaciones, podría generar un calentamiento de 3.5 grados centígrados para 2100[3]. Eso es más que suficiente para calentar muchas de las ciudades de la banda ecuatorial del planeta, causar sequías y hambrunas a gran escala, megalópolis de inundación desde Miami a Bangkok y, durante siglos, elevar el nivel del mar hasta 200 pies.

Lo que nos lleva quizás a la pregunta más importante sobre los impuestos al carbono, especialmente a niveles moderados: ¿A dónde irá el dinero? Hay quienes abogan por enviarlo directamente a los ciudadanos, como lo hace Alaska con sus ingresos del petróleo, para generar apoyo público para el impuesto; pero esto podría tener el efecto perverso de dejar los patrones de consumo de combustibles fósiles en gran parte inalterados. Otros, a la izquierda, han propuesto utilizar los ingresos para financiar una expansión del estado de bienestar, lo que sería loable pero también reduciría el impacto, si el propósito de un impuesto al carbono es realmente castigar a los emisores en lugar de encontrar nuevas fuentes de ingresos para financiar las prioridades políticas existentes.

Una solución más simple puede estar a la vista. Según algunas estimaciones, el costo de construir una flota de máquinas de captura de carbono en todo el planeta capaz de absorber suficiente CO2 del aire para neutralizar nuestras emisiones actuales y ganar tiempo para rehacer la civilización moderna costaría unos 30 trillones de dólares. Las estimaciones de cuánto subsidian hoy los gobiernos a los combustibles fósiles en todo el mundo llegan a 5 trillones de dólares[4]. Podemos trabajar con esa matemática. Por supuesto, también hay obstáculos políticos allí, y esos números pueden resultar subestimados. Pero hay, en realidad, motivo de optimismo, como nos recuerda la increíble activista climática Greta Thunberg: las herramientas están ahí, desde los impuestos al carbono hasta una mayor inversión verde y, posiblemente, la captura de carbono.

Radiografía del cambio climático

Hace solo dos años, en medio de una fanfarria global, se firmaron los acuerdos climáticos de París, iniciando lo que parecía, por un breve momento, como el comienzo de un movimiento para salvar al planeta. Pero casi de inmediato, el objetivo internacional que estableció limitar el calentamiento global a dos grados centígrados comenzó a parecer, para muchos de los más vulnerables, dramáticamente inadecuado[5]; el representante de las Islas Marshall le dio un nombre más contundente, y calificó de "genocidio" a dos grados de calentamiento[6].

El alarmante nuevo informe[7], de principios de octubre, examina cuánto mejor sería 1.5 grados de calentamiento que 2, se hace eco de la carga. "Amplifica" puede ser el mejor término. Cientos de millones de vidas están en juego, declara el informe, si el mundo se calienta a más de 1.5 grados centígrados, lo que hará tan pronto como 2040, si las tendencias actuales continúan. Casi todos los arrecifes de coral se extinguirían, los incendios forestales y las olas de calor barrerían el planeta cada año, y la interacción entre la sequía y las inundaciones y la temperatura significaría que el suministro de alimentos del mundo se volvería dramáticamente menos seguro.

El informe señala que, para evitar esa escala de sufrimiento, se requiere una transformación tan profunda de la economía, la agricultura y la cultura del mundo que "no hay precedente histórico documentado". El New York Times declaró que el informe mostró un "fuerte riesgo" de crisis climática en las próximas décadas[8]; en Grist, Eric Holthaus escribió que "la civilización está en juego"[9]. Si estás alarmado por esas oraciones, deberías estarlo, son horribles. Pero es, en realidad, peor que eso, considerablemente peor. Esto se debe a que el peor escenario del nuevo informe es, en realidad, un best case. De hecho, es un escenario más allá del mejor de los casos. Lo que se ha llamado un nivel genocida de calentamiento ya es nuestro futuro inevitable. La pregunta es cuánto peor se va a poner.

A menos que lleguen nuevas tecnologías dramáticas para absorber carbono, que están tan lejos de la escalabilidad en la actualidad que se describen mejor como fantasías de absolución industrial, no será posible mantener el calentamiento por debajo de los dos grados centígrados, el nivel que el nuevo informe describe como una catástrofe climática.

Como planeta, estamos recorriendo una trayectoria que nos lleva al norte de cuatro grados hacia fines del siglo. El IPCC tiene razón en que dos grados marca un mundo de catástrofes climáticas. Cuatro grados es el doble de malo que eso. Y es hacia donde nos dirigimos, en este momento: un infierno climático dos veces más infernal que el que el IPCC dice, con razón, debemos evitar a toda costa. Pero el significado real del informe no es "el cambio climático es mucho, pero de lo que piensas", porque cualquiera que conozca el estado de investigación no encontrará nada sorprendente en ello. El verdadero significado es, "ahora tienes permiso para enloquecer".

Hace tan solo un año, cuando publiqué un artículo de portada de una revista que exploraba los peores escenarios para el cambio climático, este alarmismo se consideraba una anatema para muchos científicos, quienes creían que contar historias que se centraban en las posibilidades de miedo era tan perjudicial para el público. El compromiso como negación[10]. En el último año, se han producido algunos avances alarmantes en la investigación del clima: más metano de los lagos árticos[11] y permafrost[12] de lo esperado, lo que podría acelerar el calentamiento; una ola de calor sin precedentes, incendios forestales en el Ártico y huracanes que avanzan a través de los dos océanos más importantes del mundo el verano pasado[13].

Pero, en general, el consenso es el mismo: estamos en camino de cuatro grados de calentamiento, más del doble de lo que la mayoría de los científicos cree que es posible soportar sin infligir el sufrimiento del clima a cientos de millones o amenazar al menos a partes de la sociedad. La infraestructura política que llamamos, grandiosamente "civilización". Lo único que cambió es que los científicos, finalmente, han presionado el botón de pánico.

Debido a que los números son tan pequeños, tendemos a trivializar las diferencias entre un grado y dos, dos grados y cuatro. La experiencia y la memoria humana no ofrecen una buena analogía sobre cómo deberíamos pensar en esos umbrales, pero con los grados de calentamiento, como en las guerras mundiales o las recidivas de cáncer, no quieres ver siquiera una. En dos grados, el derretimiento de las capas de hielo pasará por un punto de inflexión del colapso, inundando a decenas de las principales ciudades del mundo en este siglo.

A esa cantidad de calentamiento, se estima, el PBI mundial, per cápita, se reducirá en un 13%. Cuatrocientos millones de personas más sufrirán de escasez de agua, e incluso en las latitudes del norte, las olas de calor matarán a miles de personas cada verano. Será peor en la banda ecuatorial del planeta. En la India, donde muchas de las ciudades que ahora suman millones se convertirán en un calor insoportable, habría 32 veces más olas de calor extremo, cada una de las cuales duraría cinco veces y expondría, en total, 93 veces más personas. Esto es dos grados: en términos prácticos, nuestro mejor escenario del clima absoluto.

A tres grados, el sur de Europa estará en peramente sequía. La sequía promedio en América Central duraría 19 meses y en el Caribe 21 meses. En el norte de África, la cifra es de 60 meses -cinco años. Las áreas quemadas cada año por incendios forestales se duplicarían en el Mediterráneo y sextuplicarían en los Estados Unidos. Más allá del aumento del nivel del mar, que ya estará tragando ciudades desde Miami Beach a Yakarta, los daños por las inundaciones de los ríos aumentarán 30 veces en Bangladesh, 20 en la India y hasta 60 en el Reino Unido. Esto es tres grados, mejor de lo que haríamos si todas las naciones del mundo cumplieran con sus compromisos de París, que ninguno de ellos hace. Hablando en términos prácticos, a excepción de esas dramáticas técnicas de deus ex machinas, esto parece un resultado realista tan positivo como racional.

A cuatro grados, habría ocho millones de casos de fiebre del dengue cada año solo en América Latina. Los rendimientos globales de grano podrían caer hasta en un 50%, produciendo una crisis alimentaria anual o casi anual. La economía global sería más de un 30% más pequeña de lo que sería sin el cambio climático, y veríamos al menos la mitad de la cantidad de los conflictos y guerras que tenemos hoy.

Posiblemente más. Nuestra trayectoria actual, recuerde, nos lleva a un nivel aún más alto, y si bien hay muchas razones para pensar que pronto doblaremos esa curva: el costo en picado de la energía renovable, el creciente consenso mundial sobre la eliminación gradual del carbón vale la pena recordar eso, sea lo que sea. Es posible que haya oído hablar de la revolución verde y el precio de la energía solar. En la actualidad, las emisiones globales de carbono siguen creciendo.

Ninguna de las anteriores es una noticia, la mayoría de los datos se extraen de esta hoja de datos de sabiduría convencional[14]. De hecho, nada en el informe del IPCC es noticia, tampoco; ni a la comunidad científica ni a los activistas del clima ni a nadie que haya leído atentamente las nuevas investigaciones sobre el calentamiento en los últimos años. Eso es lo que hace el IPCC: no introduce nuevos hallazgos o incluso nuevas perspectivas, sino que acorrala a la masa desordenada de la investigación científica existente y pedigrí en las evaluaciones de consenso diseñadas para entregar a los hacedores de políticas del mundo una explicación absolutamente incuestionable del estado de conocimiento.

Casi desde que se convocó el panel, en 1988, se lo ha criticado por ser demasiado cauteloso en su evaluación del problema: un gran número de científicos temperamentalmente cautelosos que ponen a cero esas predicciones en las que todos pueden estar de acuerdo (y que, tal vez, esperaban, los hacedores de políticas pueden encontrar factible). La página de Wikipedia[15] del panel tiene subsecciones separadas para "la caducidad de los informes y la naturaleza conservadora de los informes del IPCC". Por eso es tan notable que el tono de este informe es tan alarmista; no es que las noticias sobre el clima hayan cambiado, sino que la comunidad científica finalmente está descartando la cautela al describir las implicaciones de su propio descubrimiento.

También, afortunadamente, han ofrecido una sugerencia práctica, proponiendo la imposición de un impuesto al carbono muchas, muchas veces más alto que los que están actualmente en uso o se están considerando, proponen aumentar el costo de la tonelada de carbono posiblemente tan alto como 5000 dólares para el 2030, un precio que sugieren podría tener que crecer a 27.000 dólares por tonelada para el año 2100. Hoy, el precio promedio del carbono en 42 de las principales economías es de solo 8 dólares por tonelada[16]. Pero un impuesto al carbono es solo una chispa para la acción, no la acción en sí misma. Y la acción necesaria es a una escala y una velocidad casi inimaginable para la mayoría de nosotros. El informe del IPCC lo calificó sin precedentes.

Esto no quiere decir que se acabó o estamos condenados. Detener el calentamiento por debajo de los cuatro grados es mejor que superarlo, mantener las temperaturas por debajo de los tres es aún mejor, y cuanto más nos acercamos a los dos grados, más milagrosos son. Esto se debe a que el cambio climático no es binario, y no solo se activa, a cualquier nivel de temperatura en particular; es una función que empeora con el tiempo mientras producimos gases de efecto invernadero. El tiempo que continuamos depende realmente de nosotros, es decir, se determinará en el ámbito político, es decir, el pánico público como el producido por el informe del IPXX puede ser una forma muy productiva de presión política.

También están esas alternativas inverosímiles que mencioné, la captura de carbono y la geoingeniería solar, pero todas están lejos de ser factibles en este momento e, incluso en teoría, vienen con inconvenientes realmente aterradores. Pero incluso si la tecnología se vuelve dramáticamente barata y eficiente en los próximos años, también tendrá que desarrollarla en todo el mundo: plantaciones enteras que aspiran carbono en casi todo el planeta. Tomará bastante tiempo construirlos, en pocas palabras, incluso si funcionaran, y simplemente no nos quedan muchos años para actuar.

 

 

 

 

Revés en la búsqueda de un impuesto al carbono en Washington

Si los demócratas quieren luchar contra el cambio climático a nivel nacional, primero necesitarán ayuda de los progresistas a nivel estatal. Los estados azules deberán funcionar como "laboratorio de la democracia", probando nuevas políticas creativas sobre el clima y encontrando sus fallas antes de su debut en el escenario nacional. Con el rechazó al impuesto al carbono en Washington no fue una ayuda para los demócratas[17].

Aunque los progresistas llegaron a la victoria en el Washington State -la senadora Maria Cantwell, demócrata, ganó fácilmente la reelección), los votantes estaban seguros de rechazar la Initiative 1631[18]. Initiative 1631 adoptó el llamado enfoque Green New Deal[19]: habría utilizado los ingresos recaudados por un nuevo impuesto de carbono para financiar proyectos de conservación, granjas de energía renovables y comunidades en dificultades en todo el estado. La medida enfrentó vientos en contra sin precedentes: la organización “No on 1631” fue la campaña de votación más rica en la historia del estado[20].

Hace unos años, investigadores de la Universidad de Yale y George Mason encuestaron a la nación y encontraron que la mayoría de los estadounidenses, de hecho, casi el 60% de ellos, creían que el "calentamiento global dañaría a las personas en Estados Unidos". La mayoría dijo que el cambio climático ya estaba perjudicando a los estadounidenses. Pero cuando se le preguntó si "el calentamiento global me haría mal, personalmente", los números se desplomaron. El sesenta por ciento de los estadounidenses juró que el cambio climático nunca les haría daño.

Esto es más o menos refleja la situación en el estado de Washington, según el mismo estudio[21]. La mayoría de los habitantes de Washington dicen que el cambio climático ya está perjudicando a la gente en Estados Unidos. Pero tres de cada cinco residentes del estado también dicen que el cambio climático nunca los afectará.

Los habitantes de Washington tienen muchas buenas razones para concluir que están a salvo. Protegido en la esquina noroeste del país, el Evergreen State parece estar lejos de los huracanes mortales o la humedad opresiva que domina la cobertura de la crisis. Sin embargo, esos habitantes de Washington están, por desgracia, equivocados. 2015 fue el año más cálido registrado en Washington; ocho de sus 10 años más cálidos registrados han llegado en las últimas tres décadas.

Los incendios forestales, que parecen empeorar por el cambio climático, han envenenado el aire de Seattle durante dos veranos en ejecución. El cambio climático está exacerbando incluso las disminuciones en la población de salmón salvaje del estado.

La industria petrolera estadounidenses ha gastado un récord de 30 millones de dólares para combatir la medida de la boleta electoral en el estado de Washington, el doble de lo que gastó la alianza de grupos verdes y activistas multimillonarios para apoyarlo. La batalla del big-ticket reflejaba la importancia de la regulación del clima. A la industria petrolera le preocupa que las nuevas restricciones en las emisiones de carbono entorpezcan los negocios, mientras que los defensores del medio ambiente están preocupados porque el hecho de no actuar pronto para detener el calentamiento global generará consecuencias devastadoras para el planeta.

Washington es el quinto mayor estado productor de combustible del país, con cinco refinerías, según la Energy Information Administration. También se encuentra entre varios estados liderados por demócratas que se han comprometido a emprender acciones climáticas desafiando la agenda del presidente Donald Trump para quitar regulaciones a las compañías de combustibles fósiles.[22]

La Carbon Emissions Fee and Revenue Allocation Initiative del estado, conocida como Initiative 1631, impondría una tarifa de 15 dólares por cada tonelada métrica de carbono emitida a la atmósfera, aumentando 2 dólares por años hasta que se cumpla la meta de emisiones del estado de 2035. De acuerdo con un análisis estatal, generaría 2.3 billones de dólares a lo largo de cinco años para los programas de energía limpia y aire. Es un final decepcionante para un proyecto de ley que algunos ambientalistas y periodistas habían presentado como un referente[23]. Técnicamente, la Initiative 1631 era una tarifa, no un impuesto. El dinero pagaría por infraestructura verde como generación de energía limpia, remediación ambiental y proyectos en las comunidades afectadas por la contaminación. (Los contaminadores podría haber pasado ese precio a los consumidores).

Pero la iniciativa 1631 fue apoyada por el gobernador del estado, Jay Inslee, y la mayoría de los grupos ambientales. "Voy a hacer todo lo que pueda por eso", dijo Inslee en agosto[24], y la calificó la propuesta como una "política muy equilibrada y reflexiva".

La derrota de la iniciativa sugiere que uno de los estados más progresistas en la unión aún lucha por aprobar una política de cambio climático. La pérdida es el tercer revés reciente para la política climática de Washington. En 2016, los votantes rechazaron un impuesto al carbono neutral en los ingresos en la boleta electoral[25], aunque la mayoría de los grupos ambientalistas del estado se opusieron a la medida.[26] Y a principios de este año, la legislatura estatal no aprobó una ley de impuesto al carbono similar a 1631[27].

Los partidarios de esta iniciativa esperaban que las reversiones climáticas del presidente Trump finalmente estimulen la contracción de los residentes de Evergreen State. "Donald Trump es una figura muy inspiradora y unificadora. Él ha unificado al Partido Demócrata como nunca antes", dijo Inslee. "Cuando sabes que estás por tu cuenta, cuando sabes que no vas a tener la salvación de la Casa Blanca, enfoca tu atención en que debemos actuar".

Habría sido el primer impuesto al carbono impuesto al carbono importante en los Estados Unidos, pero no en el mundo. Finlandia fue la primera, en la década de 1990. Son comunes en toda Asia y Europa. En Canadá, Columbia Británica ha tenido una desde 2008, y sus resultados han sido buenos: más empleos, menos emisiones.[28] En Estados Unidos es una idea bastante atípica, aunque surgió a nivel federal también, más recientemente de Carlos Curbelo, un representante republicano de Florida (El estado de Washington rechazó un impuesto al carbono directo en 2016, se suponía que el dinero recaudado se devolvería a los contribuyentes como reembolsos).

Un impuesto sobre el carbono es el tipo de cosa que los economistas han acordado en su mayoría es obvio: los gases de efecto invernadero son una "externalidad", un efecto secundario perjudicial que causa daños al medio ambiente pero no está incluido en el precio de una economía basada en el carbono. Es posible, teóricamente, averiguar cuánto más daño causa una unidad adicional de contaminación; esos son los llamados daños marginales. "En los libros de economía, establece el precio igual a los daños marginales y eso le da una reducción rentable de los daños causados por la externalidad", dijo Marc Hafstead, director del Carbon Pricing Initiative at Resources for the Future. Hafstead admite que es un poco más complicado que eso, porque las emisiones son globales y es difícil precisar exactamente cuáles son los daños marginales, pero la idea básica es que, si grava las emisiones, las personas emitirán menos para evitar pagar el impuesto donde puedan.

Los votantes de Washington parecen estar de acuerdo en que el lugar donde es más eficiente reducir las emisiones es "en ninguna parte". La mayoría de los estadounidenses cree que el calentamiento global es real[29], que las personas son una causa, y que alguien debería hacer algo. Pero en lo último, pueden no estar de acuerdo con quién o qué. Los opositores al proyecto de Washington argumentaron lo que los opositores a los impuestos suelen argumentar: no basta con la supervisión suficiente sobre cómo se gastaría el dinero, no alcanzaría la meta que se propuso, no fue justo. "Actúa como un impuesto regresivo, perjudicando a quienes menos pueden pagar más, y será ineficaz para reducir los gases de efecto invernadero de Washington", dijo la portavoz de la campaña No on 1631, Dana Bieber el día de las elecciones. (Un impuesto al carbono no tiene que ser regresivo; ese es el tipo de cosas por el que se pelean los economistas y los legisladores[30], pero los partidarios de 1631 trabajaron en comunidades que podrían haber sido más afectadas para satisfacer sus preocupaciones, y podría decirse que los beneficios de salud pública superarán cualquier gasto).

A primera vista, la derrota de 1631 fue la culminación de un día bastante malo para la legislación ambiental[31]. Arizona votó contra un cambio más difícil a la energía renovable. (El multimillonario de tecnología de California, Tom Steyer, gastó casi 18 millones de dólares tratando de destinar ese dinero; la compañía eléctrica local gastó más). Nevada dijo que si a las energías renovables[32], pero se negó a romper el monopolio estatal de energía. Colorado votó expandir la perforación de petróleo y gas. Curbelo, el representante de Florida con mentalidad climática, perdió su candidatura a la reelección. The planet is still burning.

Desde una perspectiva política, todo eso sugiere que tratar con el cambio climático requerirá un fuerte liderazgo nacional. Acerca de lo cual, uh oh, ya que el presidente Trump no cree que los seres humanos causen el cambio climático[33] y muchos de los grandes financiadores republicanos están vinculados a las industrias que emiten carbono.[34]

Aun así, puedes elegir ver tu vaso de productos petroquímicos como medio lleno. "Las medidas de la boleta electoral a menudo son susceptibles de desinformación y gran cantidad de dinero fuera del estado, y existen limitaciones sobre lo que puede cubrir una medida de la boleta", dijo Dylan McDowell, subdirector del National Caucus of Environmental Legislators, un grupo que ayuda a los legisladores estatales a promulgar leyes climáticas. "La legislación estatal es más capaz de lidiar con algo tan complejo como la fijación de precios del carbono".

Gracias a los takeovers demócratas de gobernadores y casas estatales en 2018, ahora es más probable. New York, Colorado, New Hampshire, Maine y Minnesota ahora tienen mayorías en favor del medioambiente. Massachusetts se está moviendo hacia la fijación de precios del carbono; los legisladores de Oregón probablemente votarán sobre una ley de límites máximos y comercio el próximo año. Los gobernadores electos de Illinois, Colorado y Nuevo México hicieron campaña sobre las energías renovables. Y California todavía tiene su sistema de cap and trade para el carbono, y el nuevo gobernador se dispuso a luchar contra el presidente. Por lo tanto, el nivel estatal todavía puede ser un lugar para la legislación climática.

 

 

 

 

 

Un estudio muestra que las políticas de China, Rusia y Canadá amenazan el cambio climático en 5ºC

De acuerdo con un estudio que clasifica los objetivos climáticos de diferentes países, las políticas actuales sobre el clima de China, Rusia y Canadá conducirían al mundo por encima de un catastrófico 5ºC de calentamiento para finales del siglo. Estados Unidos y Australia están solo ligeramente por detrás, ya que ambos impulsan el aumento de la temperatura global peligrosamente por encima de los 4ºC por encima de los niveles preindustriales, dice el paper, mientras que incluso la UE, que generalmente se considera un líder climático, está en camino a más del doble del 1.5% que los científicos dicen que es un nivel moderadamente seguro de calentamiento[35].

El estudio, publicado recientemente en la revista Nature Communications[36], evalúa la relación entre la ambición de cada país de reducir las emisiones y el aumento de la temperatura que se produciría si el mundo siguiera su ejemplo. El objetivo del documento es informar a los negociadores sobre el clima cuando inician un proceso de dos años para aumentar los compromisos climáticos, que en la actualidad no cumplen con el objetivo de 1.5 a 2ºC establecido en Francia hace tres años.

El sitio web relacionado también sirve como una guía sobre cómo las naciones están compartiendo la carga de responder a la mayor amenaza ambiental que la humanidad ha enfrentado.

Entre las principales economías, el estudio muestra que la India está liderando el camino con un objetivo que está ligeramente fuera del curso para los 2ºC. Los países menos desarrollados son generalmente más ambiciosos, en parte porque tienen menos fábricas, centrales eléctricas y automóviles, lo que significa que tienen menos emisiones para controlar.

En el lado opuesto del espectro se encuentran la potencia industria de China y los principales exportadores de energía que no están haciendo casi nada para limitar las emisiones de dióxido de carbono. Estos incluyen a Arabia Saudita (petróleo), Rusia (gas) y Canadá, que extrae grandes cantidades de petróleo sucio de las arenas bituminosas[37]. Los lobbies de combustibles fósiles en estos países son tan poderosos que las promesas de clima del gobierno son muy débiles, y ponen al mundo en rumbo a más de 5ºC de calor para fines de siglo.

Solo un poco mejor es el grupo de países que están empujando al planeta más allá de 4ºC. Entre ellos se encuentran los Estados Unidos, que tiene enormes emisiones de energía, industria y agricultura, algo compensadas por promesas de recortes modestos y más renovables. Australia, que sigue dependiendo en gran medida de las exportaciones de carbón, también se encuentra en esta categoría[38].

A las sociedades con poder de compra más ricas de Europa les va un poco mejor, en gran parte porque las emisiones en los productos se calculan en la fuente de fabricación en lugar del punto de consumo, pero los autores del artículo dicen que sus acciones van más allá de sus promesas de dar un ejemplo positivo. "Es interesante ver cuán lejos están algunos países, incluso aquellos que se consideran líderes en la narrativa de la mitigación del clima", dijo el autor del estudio, Yann Robiou du Pont de Melbourne University.

El estudio es probable que sea controversial. Según el acuerdo de París, no existe un consenso de arriba hacia abajo sobre lo que es una parte justa de la responsabilidad. En cambio, cada nación establece sus propios objetivos de abajo hacia arriba de acuerdo con una serie de factores diferentes, que incluyen la voluntad política, el nivel de industrialización, la capacidad de pago, el tamaño de la población y la responsabilidad histórica de las emisiones. Casi todos los gobiernos, dicen los autores, seleccionan una interpretación de equidad que sirve a sus propios intereses y les permite lograr una ganancia elativa en otras naciones.

Para sortear estos diferentes conceptos de imparcialidad, el documento evalúa a cada nación según los estándares menos estrictos que se imponen y luego extrapola esto al mundo. Al hacerlo, los autores dicen que pueden "operacionalizar desacuerdos". Teniendo en cuenta las diferentes interpretaciones, dicen que el mundo necesita comprometerse con un objetivo virtual de 1.4ºC para lograr un objetivo de 2ºC. Esperan que su métrica de equidad pueda usarse en las conversaciones sobre el clima de la ONU del próximo mes en Katowice y en casos de litigios climáticos.

Los autores dijeron que el estudio podría extenderse en el futuro al nivel subnacional, como los estados individuales de Estados Unidos. También señalan que actualmente se omiten algunos sectores clave, incluido el cambio en el uso de la tierra (que es fundamental en países con deforestación rápida como Brasil, Argentina e Indonesia), el transporte marítimo internacional y la aviación.

Aunque el estudio resalta la enorme brecha entre la voluntad política y la alarma científica, Robiou du Pont dijo que debería inspirar a la gente en lugar de desanimarla. "El resultado positivo de este estudio es que tenemos una métrica para evaluar el aumento de la ambición. La sociedad civil, los expertos y los tomadores de decisiones pueden usar esto para responsabilizar a sus gobiernos, y posiblemente emprender casos de litigios climáticos como sucedió recientemente en los países bajos", dijo[39]. "Esta métrica traduce la falta de ambición en una escala global a una escala nacional. Si nos fijamos en el objetivo de tratar de evitar daños en la Tierra, entonces soy pesimista ya que esto ya está sucediendo. Pero esto debería ser una motivación para aumentar la ambición y evitar el calentamiento global lo más rápido posible. Cada fracción de grado tendrá un gran impacto".

Al comentar sobre el estudio, otros académicos dijeron que podría ser utilizado por cualquiera para mostrar cómo se puede navegar la acción climática en un mundo en el que cada país se clasifica según lo que considera justo. "Este documento proporciona un medio para que los países verifiquen cómo su contribución podría ser percibida por otros países y, por lo tanto, juzgar si son percibidos como líderes climáticos o rezagados", dijo Joeri Rogelj, del Imperial College London.

La estrategia tras las elecciones de medio término en Estados Unidos, cambio climático y energía

 

De todos modos, los demócratas de la Cámara de Representantes regresaron a Washington para comenzar a planificar sus prioridades para 2019 en un estado de ánimo agresivo. Pero con respecto al cambio climático y los problemas energéticos, en lugar de simplemente responder a la última provocación de Trump (como los relacionados con los incendios forestales en California), deben dar un paso atrás y adoptar un enfoque estratégico. Esto significa que los demócratas deben tener una disciplina de subordinar todas las demás consideraciones al objetivo clave de crear las condiciones políticas necesarias para promulgar una legislación histórica sobre la energía y el clima después de 2020, cuando podrían recuperar la Casa Blanca y el Senado. De hecho, la forma en que maneje la energía y el clima en los próximos dos años desempeñará un papel fundamental para determinar si obtienen el poder para actuar.

A pesar de los bright spots en Nevada y varias races de los gobernadores, las elecciones e medio término tuvieron algunas lecciones de precaución. La derrota en el estado de Washington de un referéndum sobre el impuesto al carbono y varias otras medidas relacionadas con el clima en Arizona y Colorado, junto con las pérdidas aparentes en todo el estado en Florida y Texas, debe ser alarmante.[40] La política del cambio climático es compleja, incluso para los votantes que ya sufren por sus impactos. Los votantes swing no responderán a las cruzadas ideológicas de la extrema izquierda, ni los intentos sencillos de imponer rígidamente las "mejores" políticas climáticas desde arriba. Tales enfoques han fracasado en gran medida como asunto político durante casi 30 años.

La buena noticia es que ganar el control de la Cámara de Representantes permite a los demócratas desarrollar mensajes y políticas de cambio climático con un marco económico que sean poderosos para los intereses de Estados Unidos y también populares entre los votantes. Los demócratas deben contrastar de una manera drástica sus políticas climáticas rentables con las devoluciones de política nihilista y derrotista de los republicanos de Trump, las reversiones que ponen en riesgo a la gente, a la economía y a la seguridad. Sin embargo, hacer de la acción climática un tema político popular requerirá una estrategia que integre las políticas climáticas de manera más coherente en los mensajes y en los objetivos económicos y de seguridad pública más amplios que el pueblo estadounidense ya comparte, preparando el escenario para la acción política en 2021. Con esos objetivos en mente, los demócratas de la Cámara deberían establecer una serie de principios básicos para guiar sus enfoques sobre el clima y la energía en los próximos dos años, que incluyen:

Enmarcar el cambio climático como un tema del kitchen table del aumento de costos económicos, la seguridad pública y la seguridad nacional. Los impactos climáticos están aquí y ahora, ya cuestan miles de vidas y cientos de miles de millones de dólares de los contribuyentes.  Dejar de "debatir" la ciencia del clima probada y centrarse menos en los problemas técnicos. Discutir el cambio climático en términos inmediatos, humanos, locales, económicos, de seguridad y protección. Más dólares y sentido, menos cuadros y gráficos. Aquí y ahora, no sobre 2050.

Responsabilizar a Trump por los retrocesos de las políticas y los impactos del cambio climático que están costando miles de millones a los contribuyentes, perjudicando la salud pública y empeorando el cambio climático. Enfocar la atención de supervisión en los enormes costos económicos y humanos de los impactos climáticos, incluidas las tormentas más grandes, los incendios forestales más grandes, el aumento del nivel del mar, las enfermedades infecciosas y otros impactos. Utilizar los poderes de investigación para dramatizar cómo las reducciones de política en materia de aire y agua limpias perjudican la salud de los niños, provocan miles de muertes más y aumentan las enfermedades pulmonares y cardíacas crónicas, y cómo la economía de combustibles congelada está afectando a los conductores en el surtidor. Destacar los retrocesos arbitrarios y caprichosos de Trump de las regulaciones sensatas sobre los contaminantes como el metano y el hydrofluorocarbons (HFC, por sus siglas en ingles).

Integrar la política climática en la infraestructura, la reforma fiscal, la seguridad nacional y los proyectos de ley de respuesta a desastres, en lugar de propuestas independientes de "clima". Cuando la acción climática se incluya como parte de las políticas económicas y de seguridad que favorecen el crecimiento y que benefician a los estadounidenses de clase media y trabajadora, será más popular. Por ejemplo, no perseguir una legislación independiente sobre los impuestos al carbono; dichos impuestos solo deben incluirse como parte de las propuestas generales de reforma fiscal en favor del crecimiento (y ser votados no antes del 2021). Derogar el giveaway de impuestos republicano y reemplazarlo impondrá políticas fiscales que beneficien a la clase media y trabajadora. En otras palabras, emprender acciones climáticas como parte de una política de crecimiento económico, creación de empleo, infraestructura y seguridad, no solo política ambiental.

No obligar a los demócratas a tomar votos puramente simbólicos sino políticamente problemáticos. "Keep your power dry" (estar preparado y guardar sus recursos hasta que sean necesarios). Guardar votos difíciles para 2021 o cuando los demócratas tengan el poder real para hacer que la legislación clave sobre el clima se convierta en ley.

Cambio de los paradigmas culturales y consumo

Algunas conclusiones sobre lo que ocurrirá si hacemos caso omiso al informe especial del IPCC sobre los impactos del calentamiento global. Las recomendaciones clave en el informe incluyen reducir las emisiones de carbono en un 45% para 2030 y reducirlas a cero para 2050. Repetiré que tenemos 12 años para reducir las emisiones de carbono casi a la mitad. Esto es factible; todo lo que necesita es lo que pide el informe, "transiciones rápidas y de gran alcance en infraestructura de energía, tierra y zonas urbanas (incluidos el transporte y las edificaciones), y los sistemas industriales", dijo Jim Skea, copresidente del grupo sobre mitigación, citado por el diario británico The Guardian[41]:

"Hemos señalado los enormes beneficios de mantener a 1.5ºC y también el cambio sin precedentes en los sistemas de energía y transporte que se necesitaría para lograrlo. Demostramos que se puede hacer dentro de las leyes de la física y la química. Entonces la casilla final es la voluntad política. No podemos responder eso. Solo el público puede, y eso es lo que reciben los gobiernos”.

En informes precedentes escribí que había escasa voluntad política, pero dado que soy incansablemente positivo, sugerí cinco cosas que se puede hacer para combatir el cambio climático. Pero en una publicación posterior llegué a la conclusión de que realmente, es difícil ser optimista cuando lees esta triste lista. Y me pregunté, ¿qué tendríamos que hacer realmente para reducir las emisiones de carbono en un 45% en 12 años, en un 100% en 32?

La activista anti-autos Rosalind Readhead ha pensado en esto y ha escrito un manifiesto para las ciudades, en el que se enumeran las políticas que deben implementarse de inmediato si nos tomamos en serio la transición de cero carbono. Cuando lo vi por primera vez, pensé que era salvaje, loco, extremo e imposible, pero cuanto más lo pensaba, me di cuenta de que este tipo de cosas salvajes y extremos es de lo que tenemos que hablar. Ella hace algunas de las mismas preguntas que hemos hecho en estos informes.

Por ejemplo, ¿por qué estamos invirtiendo mucho en infraestructura de automóviles eléctricos cuando existen alternativas viables, como caminar y andar en bicicleta, que pueden reemplazar la mayoría de los viajes cortos en automóvil? ¿Y por qué no hemos empezados a des-carbonizar la calefacción? La data tiene hoy la misma huella de carbono que la aviación. Un rápido aumento en el procesamiento de datos ha aumentado sustancialmente nuestro uso de la energía. ¿Cómo podemos usar los datos de manera más eficiente? A continuación, ella presenta sus políticas clave.[42] Esto es algo radical y presentado como alimento para el pensamiento.

 

 

 

1-Días regulares sin automóviles, fly-free y sin trabajo para reducir las emisiones (acción directa e inmediata);

2-Días mundiales sin combustibles fósiles (Necesitamos muchos ensayos para experimentar cómo se ve esto y dónde debemos estar mejor preparados);

3-Ciclos gratuitos para todos y estacionamiento seguro gratuito (este debe ser el lugar habitual para viajes personales de menos de 5 millas);

4-Una jerarquía de uso de energía para el bien común (donde las cocinas, la calefacción y las duchas con agua caliente son prioridades más importantes para las energías renovables que la baja ocupación, los automóviles eléctricos ineficientes y la proliferación de datos);

5-Descarbonizar la calefacción, agua caliente y cocinar lo antes posible (se necesitan con urgencia millones de empleos verdes con la capacitación adecuada;

6-Árboles gratuitos para cada jardín (en terrenos privados en el Reino Unido, así como para la siembra en masa en terrenos públicos, ya que los árboles absorben el carbono y son una parte fundamental de la acción climática);

7-Permisos de asignación de residentes para alimentos que crecen en los actuales espacios de estacionamiento de residentes (los perishable greens son altos en carbono debido a la cantidad que se degrada en el transporte. La seguridad alimentaria es importante, ya que los productos de origen local son necesarios para reducir las millas de ruta/aire);

8- Prohibición de la automatización en vehículos de motor. (No es una tecnología segura o probada. No hay transparencia algorítmica de responsabilidad. Es un usuario de muy alta energía; hay 100 computadores en un vehículo automatizado, lo que equivale a calentar 3 hervidores eléctricos de forma continua, además de radares, sensores y cámaras. Principalmente diseñados para la recolección de datos y vigilancia).

9-Asignaciones de carbono, energía y datos para todos (las asignaciones de energía permitirán a las personas elegir entre una ducha caliente, descarar una caja de Netflix o usar un automóvil para conducir a unas pocas millas por carretera);

10- Cambio en la inversión y los trabajos fuera de la industria automotriz y la construcción de carreteras para fijar energía solar en cada techo lo antes posible. (La industria automovilística tiene stranded assets, mientras que la energía solar es un imperativo urgente para un futuro de bajo consumo de energía y baja emisión de carbono);

 

11- Contabilidad de carbono transparente y de fácil acceso en todos los niveles del gobierno y las empresas (con el consumo indirecto de carbono del consumo de energía y el carbono directo);

12-Ampliar el centro de trabajo más descuento en viajes a todos los transportes públicos;

13- Ingreso básico (eso no tiene nada que ver con la Inteligencia Artificial sino sobre la reducción de la semana laboral a 3-4 días para reducir el uso de energía y para una vida comunitaria y familiar de calidad);

14- Educación sobre cómo utilizar la ICT (Information and Communications Technology) que no desperdician energía. Por ejemplo, no viajes a través de google maps.

15- Producir software que sea eficiente significa que se deben aplicar asignaciones de energía. El actual software inútil y perezoso está quemando energía innecesariamente;

16- Detener la proliferación de datos que se utiliza para la vigilancia masiva, la recolección de datos y la venta de cosas que no necesitamos;

17- Transparencia algorítmica y rendición de cuentas;

18- Tratar el plástico como un residuo tóxico- Dejar de producir las cosas. Los textiles derivados de plástico tóxicos hechos por el hombre, también, es decir, acrílicos, nylon, spandex. La lana son uno de los peores. ¡No más equipo de ciclismo de lycra!

19-Ciclismo en las calles y alquiler de bicicletas en todas las estaciones de tren y autobuses;

20-Reconstrucción masiva de caminos para restaurar la naturaleza, la biodiversidad, la cubierta de árboles que absorben el carbono y la mitigación de las inundaciones;

21-Ofrecer a cada ciudadano la opción de vivir un estilo de vida sin automóviles con una infraestructura adecuada e incentivos financieros;

Las compañías energéticas podrían sentir los efectos del cambio climático

Las compañías de energía acusadas por los ambientalistas de causar el cambio climático están gastando miles de millones de dólares para hacer frente a sus consecuencias. "El clima está cambiando debido a los gases de efecto invernadero, y eso tiene un efecto neto negativo en la sociedad y [las compañías] están haciendo algo al respecto", dijo Ashley Lawson, Senior Solutions Fellow on Policy & Resilience para el gigante de investigación Center for Climate and Energy Solutions (C2ES).

Cada año, C2ES examina los impactos que están teniendo los patrones climáticos cambiantes (huracanes crecientes, incendios forestales y sequías) en empresas multinacionales de primer orden en el S&P Global 100 Index.

Los investigadores examinan las revelaciones financieras y entrevistan a los ejecutivos de la compañía. Miden la preocupación de la empresa por el impacto y los riesgos del cambio climático. Incluso se preguntan si la empresa reconoce el tema contencioso. "Si sos una empresa petroquímica en la costa del Golfo, estás preocupado por los huracanes. Si estás en California, estás preocupado por las sequías y el acceso al agua en tus operaciones. Si sos una empresa minera y tienes operaciones en el Ártico, te preocuparás por la fusión del permafrost", dijo Lawson.

En su informe de 2015, Weathering the Next Storm: A Closer Look at Business Resilience[43], el presidente C2ES Bob Perciasepe, y Alexandra Liftman, Global Environmental Executive, Bank of America descubrieron que el 90% de las compañías del índice S&P 100 reconocieron el clima extremo y el cambio climático como un riesgo para su negocio.

Pero también dijeron que el riesgo climático es a menudo "demasiado difícil de evaluar debido a los largos marcos de tiempo involucrados, la falta de datos específicos de la ubicación y la incertidumbre científica...A menudo es difícil generar el tipo de datos en blanco y negro necesarios para conducir acción". La mayoría de las compañías del S&P Global 100 -84 compañías- discuten sus inquietudes sobre el "riesgo climático" en la encuesta anual C2ES.

Cuarenta compañías abordan el "clima extremo y el cambio climático" en sus presentaciones financieras. Cerca de 47 lo abordan en sus informes de sostenibilidad. Todos estos números se están moviendo hacia arriba, dijo Lawson. C2ES descubrió que las inversiones relacionadas con el clima a menudo están integradas en otros riesgos que las empresas ya administran. Pero algunas decisiones de inversión están claramente vinculadas. Por ejemplo, el huracán Sandy costó a las empresas utilites en New Jersey aproximadamente 1.8 billones de dólares en costos de reparación y respuesta.

"Debido al [huracán] Sandy [en 2012], algunas [refinerías en la costa este] elevaron el equipo a niveles de inundaciones de 500 años", dijo Suzanne Lemieux, gerente del grupo de operaciones de la industria de midstream del American Petroleum Institute. Algunas inversiones no están claramente vinculadas al riesgo climático. Puede costar entre 1 billón y 2 billón de dólares para una mejora de la refinería.

"Si está haciendo una mejora en una refinería, poseía ser por eficiencia operativa, mitigación de riesgos y/o ventaja competitiva. Esos son todos factores en la decisión de inversión de una empresa", dijo Lemieux. API representa a 600 empresas en la industria del petróleo y el gas. Cada compañía tomará esas decisiones sobre la mitigación de riesgos y la gestión interna y puede o no distinguir qué actualizaciones o cambios están realizando debido a eventos climáticos.

La energía y el medio ambiente van de la mano. "El cambio climático desestabilizador obliga a las compañías de energía a analizar detenidamente los cambios que deben hacer para convertirse en parte de la solución", dijo Ben Ratner, director senior con Environmental Defense Fund’s EDF+Business. EDF dice que trabaja con compañías de energía como Shell, Exxon Mobil y Schlumberger para encontrar "soluciones innovadoras basadas en la ciencia a los desafíos ambientales, y para avanzar en el mercado de monitoreo continuo y tecnologías móviles de monitoreo de metano".

El gigante petróleo Chevron Corporation es el mayor productor de petróleo y gas en el Golfo de México y no es ajeno al costo del aumento de los eventos climáticos. Después de los huracanes Katrina y Rita en 2005, la compañía perdió 1.4 billones de dólares en la segunda parte de 2006 debido a la reducción de la producción y los costos adicionales de reparación y mantenimiento para las instalaciones tanto onshore como offshore.

Chevron admite que sus operaciones en el Ártico han sufrido debido al aumento de las temperaturas globales. En un informe al Center for Climate and Energy Solutions (C2ES), la compañía dijo que los cambios en la nieve y el hielo podría causar "interrupciones en las rutas de transporte en el Ártico... un número reducido de caminos de hielo en el Ártico reduciría la cantidad de días disponibles para la construcción y el transporte de productos". La interrupción del transporte limitaría la capacidad de producción y posiblemente aumentaría los costos operativos.

El presidente y CEO de Chevron, Mike Wirth, no está claro en el informe de sostenibilidad de la compañía. "Consideramos de una manera proactiva los riesgos y oportunidades del cambio climático en nuestras decisiones comerciales", escribe. "Por ejemplo, para proteger las instalaciones contra posibles tormentas, gastamos 120 millones de dólares en un dique en nuestra refinería de Pascagoula, Mississippi, y 16.2 millones de dólares para construir un dique en nuestra planta de lubricantes en Port Arthur, Texas", dijo Wirth en el informe.

A fines del mes pasado, Chevron lanzó Chevron Technology Ventures[44] para repartir los 100 millones de dólares iniciales de su nuevo Future Energy Fund, que según la compañía invertirá en tecnologías "innovadoras" y "disruptivas" en todo el panorama energético que ayudaría a reducir las emisiones de carbono de la producción y desarrollo.

En octubre, el nuevo grupo de Chevron y Saudi Aramco Energy Ventures ayudaron a Clark Valve a recaudar 15.5 millones de dólares para construir valores de obturadores industriales más pequeños, más ligeros y una fracción del costo de las válvulas heredadas para capturar las emisiones fugitivas de metano de las instalaciones de gas natural. "Para prepararse para el futuro, el trabajo comienza ahora", dijo la presidenta de Chevron Technology Ventures, Barbara J. Burger, en un comunicado.

Nueva York v. Exxon Mobil. A mediados de octubre, el fiscal general de Nueva York presentó una demanda acusando al gigante petrolero Exxon Mobil de restar importancia a los riesgos del cambio climático en su negocio, pero parece que la compañía ha estado abordando el riesgo climático durante años.

Según el informe de 2015 del C2ES, la resiliencia está integrada en el espíritu corporativo de Exxon. "Y si bien la comprensión científica actual de la probabilidad, magnitud, frecuencia o distribución geográfica de los eventos climáticos resultantes del cambio climático presenta desafíos de planificación, los sistemas de Exxon Mobil permiten a la compañía administrar una amplia variedad de resultados posibles en las próximas décadas", escribieron investigadores de C2ES.

El presidente y CEO de Exxon Mobil, Darren Woods, lo dice tanto en el informe sostenibilidad de la compañía 2017 como en el blog el año pasado, donde apoyó a Estados Unidos para permanecer en el Acuerdo del París. Y este año, la compañía comenzó a publicare un Energy and Carbon Summary para mostrar a los accionistas el progreso de la empresa en la gestión del riesgo climático y responder a las inquietudes de los accionistas.

El director ejecutivo del gigante petrolero habla mucho sobre la tecnología emergente para mejorar la producción y la entrega de recursos, y se unió al Climate Leadership Council y firmó el Methane Guiding Principles del Climate and Clean Air Coalition. Mientras que algunas compañías resisten la tormenta, otras se unen a coaliciones.

Los jefes ejecutivos de 13 compañías globales de petróleo y gas que representan el 30% de la producción mundial han recaudado más de 6 billones de dólares para tecnologías de baja emisión de carbono y R&D.



Offnews.info (Argentina)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
22/02/2019|
26/12/2018|
10/08/2018|
15/02/2018|
28/12/2017|
04/12/2017|
28/11/2017|
17/10/2017|
25/09/2017|
10/09/2017|
27/08/2017|
01/08/2017|
30/07/2017|
23/07/2017|
20/07/2017|
18/07/2017|
08/07/2017|
07/07/2017|
06/07/2017|
05/07/2017|
04/07/2017|
02/07/2017|
02/07/2017|
30/06/2017|
27/06/2017|
24/06/2017|
22/06/2017|
21/06/2017|
16/06/2017|
23/05/2017|
23/05/2017|
23/05/2017|
20/04/2017|
20/04/2017|
14/04/2017|
12/04/2017|
11/04/2017|
11/04/2017|
10/04/2017|
10/04/2017|
29/03/2017|
05/03/2017|
05/03/2017|
28/02/2017|
24/02/2017|
22/02/2017|
21/02/2017|
21/02/2017|
25/11/2016|
25/11/2016|
24/11/2016|
23/11/2016|
13/09/2016|
12/09/2016|
11/09/2016|
10/09/2016|
06/09/2016|
14/08/2016|
14/08/2016|
14/08/2016|
14/08/2016|
30/07/2016|
29/07/2016|
12/07/2016|
12/07/2016|
12/07/2016|
12/07/2016|
24/06/2016|
24/06/2016|
16/06/2016|
12/06/2016|
10/06/2016|
08/06/2016|
06/06/2016|
06/06/2016|
01/06/2016|
28/05/2016|
17/04/2016|
17/04/2016|
15/04/2016|
15/04/2016|
14/04/2016|
13/04/2016|
06/04/2016|
05/04/2016|
04/04/2016|
31/03/2016|
27/03/2016|
27/03/2016|
20/03/2016|
18/03/2016|
18/03/2016|
17/03/2016|
17/03/2016|
07/03/2016|
07/03/2016|
01/03/2016|
21/02/2016|
16/02/2016|
15/02/2016|
15/02/2016|
11/02/2016|
23/01/2016|
22/01/2016|
21/01/2016|
20/01/2016|
19/01/2016|
16/01/2016|
16/01/2016|
12/01/2016|
10/01/2016|
07/01/2016|
07/01/2016|
04/01/2016|
02/01/2016|
02/01/2016|
01/01/2016|
28/12/2015|
22/12/2015|
21/12/2015|
18/12/2015|
12/12/2015|
03/12/2015|
30/11/2015|
28/11/2015|
21/11/2015|
13/11/2015|
10/11/2015|
09/11/2015|
04/11/2015|
03/11/2015|
29/10/2015|
23/10/2015|
20/10/2015|
19/10/2015|
15/10/2015|
13/10/2015|
28/09/2015|
25/09/2015|
22/09/2015|
20/09/2015|
18/09/2015|
17/09/2015|
28/08/2015|
26/08/2015|
25/08/2015|
21/08/2015|
19/08/2015|
15/08/2015|
14/08/2015|
11/08/2015|
07/08/2015|
04/08/2015|
02/08/2015|
01/08/2015|
30/07/2015|
22/07/2015|
16/07/2015|
09/07/2015|
07/07/2015|
04/07/2015|
29/06/2015|
27/06/2015|
26/06/2015|
26/06/2015|
21/06/2015|
21/06/2015|
16/06/2015|
12/06/2015|
12/06/2015|
11/06/2015|
11/06/2015|
10/06/2015|
09/06/2015|
01/06/2015|
29/05/2015|
28/05/2015|
27/05/2015|
23/05/2015|
21/05/2015|
21/05/2015|
18/05/2015|
15/05/2015|
08/05/2015|
07/05/2015|
03/05/2015|
30/04/2015|
26/04/2015|
23/04/2015|
21/04/2015|
17/04/2015|
13/04/2015|
12/04/2015|
08/04/2015|
07/04/2015|
03/04/2015|
27/03/2015|
26/03/2015|
24/03/2015|
17/03/2015|
06/03/2015|
03/03/2015|
28/02/2015|
26/02/2015|
20/02/2015|
18/02/2015|
13/02/2015|
12/02/2015|
09/02/2015|
07/02/2015|
07/02/2015|
06/02/2015|
03/02/2015|
28/01/2015|
27/01/2015|
24/01/2015|
23/01/2015|
23/01/2015|
21/01/2015|
02/12/2014|
01/12/2014|
28/11/2014|
24/11/2014|
15/11/2014|
13/11/2014|
08/11/2014|
03/11/2014|
31/10/2014|
30/10/2014|
29/10/2014|
28/10/2014|
27/10/2014|
23/10/2014|
21/10/2014|
20/10/2014|
18/10/2014|
16/10/2014|
14/10/2014|
10/10/2014|
08/10/2014|
04/10/2014|
30/09/2014|
29/09/2014|
29/09/2014|
24/09/2014|
23/09/2014|
20/09/2014|
19/09/2014|
17/09/2014|
13/09/2014|
09/09/2014|
09/09/2014|
06/09/2014|
05/09/2014|
03/09/2014|
28/08/2014|
28/08/2014|
25/08/2014|
23/08/2014|
21/08/2014|
20/08/2014|
15/08/2014|
13/08/2014|
12/08/2014|
07/08/2014|
07/08/2014|
05/08/2014|
03/08/2014|
03/08/2014|
31/07/2014|
30/07/2014|
26/07/2014|
25/07/2014|
23/07/2014|
23/07/2014|
21/07/2014|
17/07/2014|
15/07/2014|
12/07/2014|
10/07/2014|
07/07/2014|
03/07/2014|
02/07/2014|
01/07/2014|
30/06/2014|
30/06/2014|
28/06/2014|
25/06/2014|
24/06/2014|
18/06/2014|
16/06/2014|
13/06/2014|
11/06/2014|
10/06/2014|
07/06/2014|
05/06/2014|
02/06/2014|
02/06/2014|
28/05/2014|
27/05/2014|
26/05/2014|
25/05/2014|
22/05/2014|
19/05/2014|
15/05/2014|
14/05/2014|
09/05/2014|
07/05/2014|
06/05/2014|
03/05/2014|
30/04/2014|
29/04/2014|
26/04/2014|
24/04/2014|
21/04/2014|
11/04/2014|
08/04/2014|
02/04/2014|
01/04/2014|
28/03/2014|
27/03/2014|
26/03/2014|
26/03/2014|
23/03/2014|
20/03/2014|
17/03/2014|
15/03/2014|
11/03/2014|
11/03/2014|
08/03/2014|
08/03/2014|
04/03/2014|
01/03/2014|
26/02/2014|
25/02/2014|
22/02/2014|
19/02/2014|
19/02/2014|
14/02/2014|
12/02/2014|
07/02/2014|
06/02/2014|
05/02/2014|
29/01/2014|
28/01/2014|
24/01/2014|
21/01/2014|
18/01/2014|
17/01/2014|
14/01/2014|
11/01/2014|
10/01/2014|
09/01/2014|
08/01/2014|
03/01/2014|
03/01/2014|
29/12/2013|
24/12/2013|
21/12/2013|
17/12/2013|
13/12/2013|
10/12/2013|
08/12/2013|
05/12/2013|
27/11/2013|
27/11/2013|
27/11/2013|
23/11/2013|
21/11/2013|
20/11/2013|
16/11/2013|
15/11/2013|
15/11/2013|
12/11/2013|
08/11/2013|
07/11/2013|
05/11/2013|
03/11/2013|
31/10/2013|
30/10/2013|
26/10/2013|
24/10/2013|
22/10/2013|
21/10/2013|
18/10/2013|
17/10/2013|
16/10/2013|
12/10/2013|
09/10/2013|
05/10/2013|
03/10/2013|
02/10/2013|
29/09/2013|
25/09/2013|
22/09/2013|
22/09/2013|
21/09/2013|
21/09/2013|
15/09/2013|
13/09/2013|
12/09/2013|
11/09/2013|
06/09/2013|
31/08/2013|
27/08/2013|
22/08/2013|
21/08/2013|
17/08/2013|
15/08/2013|
15/08/2013|
08/08/2013|
06/08/2013|
01/08/2013|
28/07/2013|
27/07/2013|
21/07/2013|
12/07/2013|
10/07/2013|
10/07/2013|
06/07/2013|
03/07/2013|
02/07/2013|
28/06/2013|
26/06/2013|
25/06/2013|
22/06/2013|
21/06/2013|
19/06/2013|
14/06/2013|
12/06/2013|
11/06/2013|
07/06/2013|
06/06/2013|
06/06/2013|
04/06/2013|
31/05/2013|
30/05/2013|
29/05/2013|
25/05/2013|
23/05/2013|
20/05/2013|
16/05/2013|
14/05/2013|
11/05/2013|
09/05/2013|
27/03/2013|
21/03/2013|
15/03/2013|
14/03/2013|
13/03/2013|
08/03/2013|
07/03/2013|
06/03/2013|
28/02/2013|
27/02/2013|
23/02/2013|
22/02/2013|
22/02/2013|
20/02/2013|
19/02/2013|
18/02/2013|
16/02/2013|
13/02/2013|
08/02/2013|
05/02/2013|
04/02/2013|
02/02/2013|
31/01/2013|
28/01/2013|
26/01/2013|
21/01/2013|
19/01/2013|
18/01/2013|
17/01/2013|
11/01/2013|
10/01/2013|
04/01/2013|
02/01/2013|
29/12/2012|
28/12/2012|
20/12/2012|
17/12/2012|
14/12/2012|
14/12/2012|
12/12/2012|
11/12/2012|
08/12/2012|
06/12/2012|
05/12/2012|
03/12/2012|
01/12/2012|
30/11/2012|
29/11/2012|
28/11/2012|
23/11/2012|
23/11/2012|
23/11/2012|
23/11/2012|
21/11/2012|
20/11/2012|
16/11/2012|
14/11/2012|
13/11/2012|
12/11/2012|
09/11/2012|
07/11/2012|
06/11/2012|
06/11/2012|
02/11/2012|
30/10/2012|
29/10/2012|
26/10/2012|
24/10/2012|
23/10/2012|
21/10/2012|
20/10/2012|
19/10/2012|
19/10/2012|
19/10/2012|
18/10/2012|
18/10/2012|
13/09/2012|
10/09/2012|
09/09/2012|
06/09/2012|
05/09/2012|
03/09/2012|
30/08/2012|
30/08/2012|
30/08/2012|
25/08/2012|
22/08/2012|
19/08/2012|
16/08/2012|
15/08/2012|
10/08/2012|
09/08/2012|
03/08/2012|
03/08/2012|
01/08/2012|
01/08/2012|
28/07/2012|
28/07/2012|
28/07/2012|
28/07/2012|
25/07/2012|
24/07/2012|
23/07/2012|
18/07/2012|
17/07/2012|
14/07/2012|
11/07/2012|
11/07/2012|
07/07/2012|
06/07/2012|
04/07/2012|
03/07/2012|
30/06/2012|
29/06/2012|
28/06/2012|
24/06/2012|
22/06/2012|
19/06/2012|
17/06/2012|
13/06/2012|
11/06/2012|
11/06/2012|
09/06/2012|
07/06/2012|
06/06/2012|
05/06/2012|
02/06/2012|
31/05/2012|
31/05/2012|
29/05/2012|
26/05/2012|
26/05/2012|
22/05/2012|
19/05/2012|
17/05/2012|
16/05/2012|
12/05/2012|
10/05/2012|
09/05/2012|
08/05/2012|
04/05/2012|
04/05/2012|
27/04/2012|
25/04/2012|
24/04/2012|
24/04/2012|
22/04/2012|
19/04/2012|
18/04/2012|
18/04/2012|
12/04/2012|
11/04/2012|
29/03/2012|
29/03/2012|
28/03/2012|
28/03/2012|
27/03/2012|
23/03/2012|
21/03/2012|
21/03/2012|
21/03/2012|
21/03/2012|
21/03/2012|
20/03/2012|
20/03/2012|
19/03/2012|
19/03/2012|
15/03/2012|
15/03/2012|
14/03/2012|
14/03/2012|
13/03/2012|
13/03/2012|
13/03/2012|
13/03/2012|
09/03/2012|
09/03/2012|
09/03/2012|
09/03/2012|
08/03/2012|
08/03/2012|
06/03/2012|
06/03/2012|
05/03/2012|
05/03/2012|
05/03/2012|
05/03/2012|
02/03/2012|
02/03/2012|
02/03/2012|
02/03/2012|
29/02/2012|
29/02/2012|
29/02/2012|
29/02/2012|
29/02/2012|
29/02/2012|
24/02/2012|
24/02/2012|
24/02/2012|
23/02/2012|
23/02/2012|
23/02/2012|
23/02/2012|
23/02/2012|
23/02/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
22/02/2012|
17/02/2012|
17/02/2012|
16/02/2012|
16/02/2012|
07/11/2011|
07/11/2011|
06/11/2011|
06/11/2011|
06/11/2011|
04/11/2011|
03/11/2011|
02/11/2011|
01/11/2011|
01/11/2011|
01/11/2011|
01/11/2011|
01/11/2011|
01/11/2011|
01/11/2011|
11/09/2011|
08/09/2011|
08/09/2011|
05/09/2011|
05/09/2011|
19/07/2011|
19/07/2011|
13/11/2010|
12/11/2010|
27/09/2010|
18/08/2010|
18/08/2010|
16/05/2010|
25/12/2009|
27/08/2009|
14/08/2009|
23/07/2009|
23/07/2009|
20/01/2009|
20/01/2009|
17/11/2008|
17/11/2008|
01/11/2008|
01/11/2008|
25/10/2008|
25/10/2008|
08/10/2008|
08/10/2008|
18/09/2008|
18/09/2008|
06/09/2008|
06/09/2008|
10/07/2008|
10/07/2008|
03/04/2008|
18/03/2008|
22/02/2008|
12/02/2008|
09/02/2008|
26/01/2008|
25/01/2008|
16/12/2007|
15/12/2007|
14/11/2007|
06/11/2007|
11/10/2007|
22/09/2007|
16/09/2007|
06/09/2007|
02/09/2007|
18/07/2007|
15/07/2007|
05/07/2007|
02/06/2007|
02/06/2007|
01/05/2007|
01/05/2007|
22/04/2007|
22/04/2007|
30/03/2007|
27/02/2007|
20/02/2007|
20/02/2007|
17/02/2007|
17/02/2007|
05/02/2007|
05/02/2007|
17/01/2007|
17/01/2007|
11/01/2007|
11/01/2007|
08/01/2007|
08/01/2007|
30/12/2006|
30/12/2006|
29/12/2006|
29/12/2006|
23/12/2006|
23/12/2006|
12/12/2006|
12/12/2006|
12/12/2006|
12/12/2006|
21/11/2006|
21/11/2006|
15/11/2006|
28/10/2006|
23/10/2006|
19/10/2006|
18/10/2006|
16/10/2006|
16/10/2006|
16/10/2006|
14/10/2006|
11/10/2006|
08/10/2006|
08/10/2006|
08/10/2006|
07/10/2006|
20/09/2006|
20/09/2006|
19/09/2006|
19/09/2006|
04/09/2006|
04/09/2006|
03/09/2006|
02/09/2006|
19/08/2006|
19/08/2006|
19/08/2006|
26/07/2006|
25/07/2006|
24/07/2006|
16/07/2006|
11/07/2006|
11/07/2006|
09/07/2006|
07/07/2006|
01/07/2006|
01/07/2006|
20/06/2006|
20/06/2006|
08/06/2006|
22/05/2006|
22/05/2006|
14/05/2006|
14/05/2006|
11/05/2006|
07/05/2006|
04/05/2006|
30/04/2006|
25/04/2006|
23/04/2006|
08/04/2006|
08/04/2006|
01/04/2006|
25/03/2006|
25/03/2006|
25/03/2006|
25/03/2006|
23/03/2006|
20/03/2006|
20/03/2006|
13/03/2006|
04/03/2006|
02/03/2006|
25/02/2006|
21/02/2006|
20/02/2006|
20/02/2006|
20/02/2006|
20/02/2006|
18/02/2006|
17/02/2006|
17/02/2006|
15/02/2006|
12/02/2006|
11/02/2006|
11/02/2006|
09/02/2006|
09/02/2006|
07/02/2006|
07/02/2006|
04/02/2006|
03/02/2006|
31/01/2006|
31/01/2006|
30/01/2006|
30/01/2006|
30/01/2006|
28/01/2006|
28/01/2006|
28/01/2006|
28/01/2006|
28/01/2006|
28/01/2006|
26/01/2006|
26/01/2006|
25/01/2006|
22/01/2006|
21/01/2006|
21/01/2006|
20/01/2006|
20/01/2006|
20/01/2006|
20/01/2006|
19/01/2006|
19/01/2006|
18/01/2006|
18/01/2006|
15/01/2006|
15/01/2006|
14/01/2006|
14/01/2006|
14/01/2006|
13/01/2006|
10/01/2006|
10/01/2006|
09/01/2006|
09/01/2006|
09/01/2006|
08/01/2006|
08/01/2006|
06/01/2006|
04/01/2006|
02/01/2006|
01/01/2006|
01/01/2006|
01/01/2006|
01/01/2006|
01/01/2006|
01/01/2006|
29/12/2005|
29/12/2005|
27/12/2005|
27/12/2005|
25/12/2005|
22/12/2005|
21/12/2005|
20/12/2005|
19/12/2005|
05/12/2005|
29/11/2005|
27/11/2005|
19/11/2005|
18/11/2005|
08/11/2005|
07/11/2005|
05/11/2005|
31/10/2005|
31/10/2005|
28/10/2005|
25/10/2005|
17/10/2005|
09/10/2005|
28/08/2005|
28/08/2005|
20/08/2005|
04/08/2005|
04/08/2005|
04/08/2005|
31/07/2005|
31/07/2005|
28/07/2005|
22/07/2005|
10/07/2005|
07/07/2005|
07/07/2005|
05/07/2005|
04/07/2005|
27/06/2005|
20/06/2005|
18/06/2005|
17/06/2005|
17/06/2005|
17/06/2005|
17/06/2005|
17/06/2005|
17/06/2005|
17/06/2005|
15/06/2005|
15/06/2005|
15/06/2005|
15/06/2005|
07/06/2005|
03/06/2005|
02/06/2005|
02/06/2005|
02/06/2005|
02/06/2005|
01/06/2005|
18/05/2005|
17/05/2005|
14/05/2005|
14/05/2005|
12/05/2005|
10/05/2005|
06/05/2005|
06/05/2005|
29/04/2005|
29/04/2005|
28/04/2005|
27/04/2005|
27/04/2005|
23/04/2005|
19/04/2005|
19/04/2005|
17/04/2005|
17/04/2005|
16/04/2005|
16/04/2005|
16/04/2005|
16/04/2005|
15/04/2005|
15/04/2005|
15/04/2005|
15/04/2005|
14/04/2005|
14/04/2005|
14/04/2005|
14/04/2005|
12/04/2005|
12/04/2005|
12/04/2005|
12/04/2005|
12/04/2005|
12/04/2005|
12/04/2005|
12/04/2005|
10/04/2005|
10/04/2005|
07/04/2005|
07/04/2005|
06/04/2005|
06/04/2005|
06/04/2005|
06/04/2005|
05/04/2005|
05/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|
02/04/2005|
02/04/2005|
01/04/2005|
01/04/2005|
01/04/2005|
01/04/2005|
31/03/2005|
31/03/2005|
31/03/2005|
31/03/2005|
30/03/2005|
30/03/2005|
30/03/2005|
30/03/2005|
30/03/2005|
30/03/2005|
27/03/2005|
27/03/2005|
26/03/2005|
26/03/2005|
26/03/2005|
26/03/2005|
23/03/2005|
23/03/2005|
18/03/2005|
18/03/2005|
08/03/2005|
08/03/2005|
08/03/2005|
08/03/2005|
08/03/2005|
08/03/2005|
08/03/2005|
08/03/2005|
06/03/2005|
06/03/2005|
06/03/2005|
06/03/2005|
05/03/2005|
05/03/2005|
04/03/2005|
04/03/2005|
03/03/2005|
03/03/2005|
28/02/2005|
28/02/2005|
27/02/2005|
27/02/2005|
27/02/2005|
27/02/2005|
27/02/2005|
27/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
26/02/2005|
25/02/2005|
25/02/2005|
17/02/2005|
17/02/2005|
14/02/2005|
14/02/2005|
14/02/2005|
14/02/2005|
06/02/2005|
06/02/2005|
06/02/2005|
06/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
02/02/2005|
01/02/2005|
01/02/2005|
01/02/2005|
01/02/2005|
01/02/2005|
01/02/2005|
01/02/2005|
31/01/2005|
31/01/2005|
30/01/2005|
30/01/2005|
30/01/2005|
30/01/2005|
30/01/2005|
30/01/2005|
30/01/2005|
30/01/2005|
29/01/2005|
29/01/2005|
27/01/2005|
27/01/2005|
27/01/2005|
27/01/2005|
26/01/2005|
26/01/2005|
15/01/2005|
15/01/2005|
15/01/2005|
15/01/2005|
12/01/2005|
12/01/2005|
09/01/2005|
09/01/2005|
09/01/2005|
09/01/2005|
09/01/2005|
09/01/2005|
09/01/2005|
09/01/2005|
07/01/2005|
07/01/2005|
05/01/2005|
05/01/2005|
04/01/2005|
04/01/2005|
27/12/2004|
27/12/2004|
27/12/2004|
27/12/2004|
27/12/2004|
25/12/2004|
25/12/2004|
19/12/2004|
19/12/2004|
19/12/2004|
19/12/2004|
19/12/2004|
18/12/2004|
18/12/2004|
13/12/2004|
13/12/2004|
12/12/2004|
12/12/2004|
08/12/2004|
08/12/2004|
06/12/2004|
06/12/2004|
06/12/2004|
06/12/2004|
06/12/2004|
05/12/2004|
05/12/2004|
04/12/2004|
04/12/2004|
04/12/2004|
04/12/2004|
02/12/2004|
02/12/2004|
29/11/2004|
28/11/2004|
28/11/2004|
28/11/2004|
28/11/2004|
28/11/2004|
19/11/2004|
19/11/2004|
18/11/2004|
18/11/2004|
12/10/2004|
10/10/2004|
10/10/2004|
03/10/2004|
24/08/2004|
24/08/2004|
14/08/2004|
14/08/2004|
26/04/2004|
26/04/2004|
11/04/2004|
11/04/2004|
04/02/2004|
04/02/2004|
10/12/2003|
10/12/2003|
05/11/2003|
05/11/2003|
10/10/2003|
06/10/2003|
01/08/2003|
01/08/2003|
28/07/2003|
28/07/2003|
28/07/2003|
28/07/2003|
23/07/2003|
09/07/2003|
24/06/2003|
24/06/2003|
18/06/2003|
18/06/2003|
03/06/2003|
01/06/2003|
17/03/2003|
17/03/2003|
22/02/2003|
22/02/2003|
23/01/2003|
23/01/2003|
15/01/2003|
01/01/2003|
01/01/2003|
01/01/2003|
01/01/2003|
01/08/2002|
01/08/2002|
01/08/2002|
01/08/2002|
19/07/2002|
19/07/2002|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House