Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Parrilla  
 
01/01/2019 | Trump se retira de Siria

Farid Kahhat

Durante la campaña de 2016 expertos en temas de seguridad que sirvieron bajo gobiernos republicanos emitieron dos pronunciamientos contra la candidatura de Donald Trump. El punto fundamental de su crítica no era que fuese un candidato sin experiencia en la materia pues, como admitían, lo mismo podía decirse de Ronald Reagan y George W. Bush.

 

El punto era que, a diferencia de ellos, Trump no buscaba la opinión de los expertos ni mostraba interés en educarse. Quienes compartían esas críticas respiraron aliviados al conocerse a algunos de sus colaboradores, y en particular la designación de Jim Mattis como Secretario de Defensa. Pero un par de años después, en su carta de renuncia, Mattis se queja de que sus cuarenta años de experiencia en el sector defensa fueron ignorados por Trump.

Aunque esas críticas tienen asidero, también lo tiene la respuesta de Trump: los acusaba de ser una élite que busca preservar su influencia política a costa de generar reveses constantes para la política estadounidense en Oriente Medio. Porque entonces, tal como ahora, la política estadounidense hacia esa región del mundo era el centro del debate. Y es difícil pensar en un área de Oriente Medio o el Asia Central en la que la política estadounidense no haya contribuido a empeorar las cosas. Desde la ocupación de Afganistán que ha convertido a la guerra en ese país en la más prolongada que jamás hayan librado los Estados Unidos, hasta la intervención en Libia que contribuyó a generar la crisis de refugiados en Europa, pasando por la ilegal invasión de Iraq en 2003 para desmantelar arsenales que no existían (y que propició el surgimiento del Daesh) o la infausta guerra en Yemen (que ha producido la mayor crisis humanitaria en lo que va del nuevo siglo).

Es decir, cuando se trata de Oriente Medio y el Asia Central, virtualmente nada de lo que precedió a Trump parece digno de encomio. Por ello, en temas como el del retiro de tropas estadounidenses de Siria, pensar fuera de los cánones habituales tal vez no sea una mala idea. De un lado ese retiro no implica que los Estados Unidos deje de emplear otros medios de acción militar (como los ataques aéreos). De otro, poco más de 2000 soldados no bastaban para cambiar el curso de la guerra civil en Siria (de la cual Al Assad y sus aliados emergen victoriosos).

En cuanto a la guerra contra Daesh, aunque sea prematuro proclamar la victoria, la tendencia es clara: esa organización ya no controla ningún área urbana en Iraq o Siria y 2017 fue el tercer año consecutivo en que disminuyeron las muertes por terrorismo a nivel mundial, y los mayores descensos ocurrieron en Siria e Iraq. Aunque no es improbable que la tendencia se revierta, si algo revelan los estudios sobre la materia es que la presencia de tropas extranjeras eleva el número de ataques suicidas (es decir, la presencia de soldados estadounidenses es parte del problema).  

La única función vital que cumplían esas tropas, en la cual no podrán ser reemplazadas, era la de evitar una escalada bélica entre las fuerzas turcas y las guerrillas kurdas aliadas de los Estados Unidos. De no alcanzarse un acuerdo en ese tema, ese es un frente en el cual el retiro estadounidense podría implicar nuevos enfrentamientos.

América Economía (Chile)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
08/01/2019|
04/09/2018|
07/08/2018|
31/07/2018|
24/07/2018|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House