Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Parrilla  
 
20/02/2019 | El ''robo'' de territorios enfrenta a los pueblos del Cáucaso

Xavier Colás

En estas dos repúblicas rusas ha prendido el descontento por la cesión de territorios a la Chechenia de Kadirov, el gran aliado de Putin en la zona

 

Ingusetia es la república más pequeña de todas las que forman la Federación de Rusia. Pero sus tensiones con la vecina Chechenia pueden provocar ahora mismo problemas internos más grandes. La nueva delimitación de la fronteraadministrativa que separa a chechenos e ingusetios ha desatado la tensión entre la población de ambas repúblicas norcaucásicas rusas pese ha haber sido pactada en septiembre por ambos gobiernos autónomos.

Las movilizaciones provocaron la alerta del Kremlin, que se ha visto obligado a mediar para evitar que la zona se vuelva a desestabilizar. Se ha sabido que las autoridades rusas ordenaron a dos operadores de telefonía móvil cortar casi por completo del acceso a los servicios de datos móviles en la región de Ingusetia cuando supieron que cerca de 10.000 manifestantes se estaban concentrando frente las oficinas gubernamentales en la capital, Magas. En esas agitadas calles cunde el recelo contra el expansionismo checheno. Las mujeres ingusetias, habitualmente con un papel muy pequeño en la vida pública, han participado masivamente.

Dicen que el nombre de Ingusetia viene de la expresión "los que viven en torres", y prueba de ello son las centenarias edificaciones que salpican sus montañas. Esta república musulmana es un alargado trozo de tierra atrapado entre Osetia del Norte, de mayoría cristiana, y Chechenia, la punta de lanza del Islam en el Cáucaso. La preponderancia del líder checheno, Ramzan Kadirov, en todas las regiones vecinas y su hilo directo con el presidente ruso, Vladimir Putin, levantan suspicacias entre la población de Ingusetia, que ha estallado en protestas ante la cesión del 10% de su territorio a sus vecinos chechenos. Durante la década pasada, Ingusetia despojó a su vecino del dudoso honor de ser la región con más enfrentamientos armados.

Muchos ingusetios se oponen a la nueva frontera. Ya a finales de octubre, el Tribunal Constitucional de Ingusetia declaró ilegal el acuerdo fronterizo con Chechenia y dictaminó que debía ser aprobado en un referéndum. Pero Yunus-bek Yevkurov no estuvo de acuerdo con su decisión y declaró que la disputa era asunto del Tribunal Constitucional de Rusia. Varios cientos de personas han salido a la calle durante semanas para expresar su descontento con la situación, según la cual Ingushetia aceptaría ceder parte de su territorio a la vecina Chechenia. El acuerdo fue firmado en septiembre durante una ceremonia oficial en Magas por los presidentes de Ingusetia y Chechenia. El día 27 de noviembre hubo otra marcha, coincidiendo con la vista en el Tribunal Constitucional de la Federación de Rusia, que ha terminado refrendando el nuevo trazado de la frontera.

El conflicto vuelve así al punto de partida en Ingusetia. La calle está en contra de su presidente y también enfadada con el líder de la vecina Chechenia, siempre envuelto en la enseña de este territorio: un lobo con nueve estrellas, una por cada una de las tribus que componían su obediente pueblo. Salvo una de ellas -los akkintsy- que está en Daguestán, otro territorio vecino por culpa de las idas y venidas por las deportaciones de Stalin y los cambios de frontera que ha sufrido la zona. Kadirov mantiene un enfrentamiento con algunos líderes de Daguestán (donde hay zonas con un tercio de población de origen checheno) que temen ser las siguientes víctimas de las ambiciones expansionistas de líder checheno. No es un terror infundado, el Parlamento checheno acaba de aprobar el nuevo mapa, que incluye nuevos territorios al este (Ingusetia) pero también al oeste (Daguestán).

El problema puede pasar de la frontera oeste a la frontera este. El silencio de las autoridades de Daguestán respecto a la nueva delimitación con Chechenia ha provocado preocupación en la sociedad. Este mes el presidente del parlamento de Daguestán, Khizri Shikhsaidov, fue a Chechenia para discutir los nuevos límites entre las repúblicas, que también van a cambiar. Su viaje apenas fue publicitado y no aclaró las cosas. En Daguestán crecen las voces que acusan al Gobierno de no saber imponerse ante Kadirov y hablan de 'robo' de territorios.

Un ruso enviado por Amnistía Internacional para trabajar como observador en las manifestaciones en Magas ha denunciado que fue secuestrado, golpeado y sometido a simulacros de ejecución por unos hombres que afirmaron ser miembros de los servicios de seguridad.

"No sé donde estuve, ni quiénes eran, me taparon los ojos", explica a EL MUNDO Oleg Kozlovsky, "pero cruzamos buena parte de Ingusetia, y una banda común no puede hacerlo sin que le den el alto, ni se comporta tan descaradamente en el centro de la capital". Le pusieron una pistola en la cabeza "y me dijeron que iban a matarme, se identificaron como agentes del Centro de Combate del Extremismo local", un cuerpo especial de la policía. Le dieron varios puñetazos, rompiéndole una costilla, y lo sometieron a dos simulacros de ejecución, en los que lo obligaron a tirarse boca abajo en el suelo y le pusieron un arma en la nuca. "No vuelvas y no escribas mierdas sobre Ingusetia", fue lo último que escuchó antes de ser puesto en libertad.

Mientras esto pasaba, Moscú intervino las redes de móvil para aplacar las protestas. Lo dice un documento del regulador estatal de telecomunicaciones. En el caso de Ingusetia es la primera vez que se registra una orden de ese tipo en Rusia, que indica que Moscú está restringiendo el acceso a las plataformas de redes sociales como Facebook o Twitter, por lo que no pueden utilizarse para organizar protestas contra el Gobierno.

En cuanto al conflicto entre ambas regiones, hace ya cinco años que surgió este contencioso territorial entre las dos repúblicas después de que Chechenia se arrogara por ley el control de varias localidades de Ingusetia. Ambos territorios estuvieron unidos durante parte de la época soviética. La Región Autónoma Checheno-Ingusetia alcanzó la categoría de República Socialista en 1936, aunque tras la Segunda Guerra Mundial Stalin disolvió esa hermandad territorial, deportando a parte de su población entre acusaciones de colaboracionismo con los nazis. Para Ingusetia la cuestión territorial es siempre dolorosa: en la época soviética parte de sus tierras se entregaron a la vecina Osetia del Norte.

Putin optó en muchas ocasiones por esperar y ver. Hoy, los ingredientes para un conflicto están servidos.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
22/02/2019|
15/12/2018|
24/10/2018|
06/10/2018|
21/09/2018|
21/08/2018|
19/08/2018|
05/08/2018|
12/06/2018|
20/05/2018|
09/05/2018|
15/04/2018|
08/03/2018|
18/02/2018|
24/12/2017|
26/11/2017|
05/10/2017|
21/09/2017|
15/09/2017|
04/08/2017|
20/07/2017|
03/06/2017|
13/04/2017|
06/04/2017|
03/03/2017|
07/01/2017|
15/11/2016|
17/10/2016|
26/09/2016|
19/09/2016|
30/08/2016|
17/08/2016|
11/07/2016|
28/05/2016|
17/03/2016|
24/02/2016|
14/02/2016|
16/01/2016|
24/12/2015|
21/12/2015|
03/12/2015|
14/11/2015|
22/10/2015|
13/10/2015|
29/09/2015|
27/09/2015|
30/06/2015|
28/04/2015|
16/04/2015|
27/01/2015|
13/01/2015|
03/12/2014|
16/06/2014|
29/05/2014|
04/05/2014|
28/04/2014|
27/03/2014|
22/03/2014|
13/03/2014|
31/01/2014|
09/01/2014|
13/12/2013|
04/12/2013|
27/06/2013|
16/12/2012|
20/07/2012|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House