Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Profundidad  
 
14/08/2019 | Opinión - Acerca de las izquierdas

Jaime Rivera Velázquez

La democracia misma está bajo fuego y no habría que descartar su caída si los demócratas no defienden decididamente sus valores y sus instituciones.

 

El valor de la igualdad ha sido la idea central y común de las corrientes ideológicas identificadas como de izquierda, sin embargo, entre ellas hay diferencias en algunos principios, objetivos y métodos, de ahí que sea más exacto hablar de “izquierdas”, en plural, que de una sola izquierda. Durante el siglo XIX, el ideal igualitario de las izquierdas las acercó al liberalismo por el principio de igualdad ante la ley; más tarde, las izquierdas se unieron a la democracia por el reclamo de derechos políticos para todos y de acceso a servicios sociales básicos, pero lo que se afianzó como seña de identidad propia fue la búsqueda de igualdad social y económica, o sea el socialismo. Pero aun dentro de las corrientes socialistas hay mucha variedad. En el siglo XIX florecieron diversas escuelas como el cooperativismo de Owen y Lassalle, la propuesta de falansterios de Fourier, el sindicalismo, el anarquismo, el marxismo, el laborismo inglés, entre otros.

En los albores del siglo XX, el marxismo ya era la escuela socialista más exitosa doctrinal y políticamente en toda Europa, encarnada en grandes y medianos partidos socialdemócratas. A medida que se fortalecieron y conquistaron reformas sociales y espacios democráticos de representación en los parlamentos, los partidos socialdemócratas fueron relegando la idea de revolución a un futuro remoto, y se concentraron más bien en reformas que habrían de mejorar notablemente las condiciones de vida de los trabajadores.

Pero la Primera Guerra Mundial y dentro de ella la Revolución Bolchevique en Rusia provocó una crisis y fractura irreparable en las filas socialistas. Deslumbrado por su propio triunfo, Lenin convocó a los socialistas del mundo a abandonar sus partidos reformistas y formar unos nuevos, revolucionarios, que se denominarían en adelante comunistas. Así la izquierda marxista se dividió entre comunistas, por un lado, y socialistas democráticos, por el otro. Los comunistas se alinearon con la Unión Soviética y sus métodos dictatoriales; apoyaban incondicionalmente al líder soviético del momento (Lenin, Stalin o sus herederos) y se preparaban para el gran día de la Revolución. Los socialdemócratas, en cambio, aceptaron la economía de mercado, ampliaron las libertades y la democracia, ganaron elecciones, dirigieron gobiernos, reformaron el capitalismo y crearon el llamado Estado de bienestar.

Los frutos de uno y otro modelo de socialismo están a la vista de todo el mundo. Entre 1989 y 1991, todos los regímenes comunistas de Europa se desmoronaron como castillos de arena sin que casi nadie los llorase. En cambio, la socialdemocracia europea (y también la de otros continentes) ha sido un factor decisivo del crecimiento económico capitalista con un amplio sistema de bienestar social. Alemania, Suecia, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña y otros países tienen todavía el sello del Estado de bienestar, aun cuando muchos sean gobernados hoy por partidos de centro-derecha.

Es cierto que, en los últimos años, la socialdemocracia y otras formaciones políticas liberales y democráticas están amenazadas por el ascenso de líderes populistas, ultranacionalistas y autoritarios. La democracia misma está bajo fuego y no habría que descartar su caída si los demócratas no defienden decididamente sus valores y sus instituciones. Sobre todo, no deberían olvidar la amarga experiencia de la izquierda comunista, que con métodos autoritarios pretendió una transformación social radical y acelerada, pero a fin de cuentas destruyó mucho, construyó poco y terminó hundiéndose ella misma.

Excelsior (México)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
16/08/2019|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House