Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
07/09/2019 | Argentina - Claves de la seguridad: Los países tienen los servicios de inteligencia que se merecen

Ariel Corbat

Por regla general los servicios de Inteligencia reflejan las fortalezas y debilidades de cada país. Pensemos en el poderío estadounidense, ruso o chino, la supervivencia israelí o colombiana, la tradición británica o francesa, la disciplina chilena, el expansionismo parasitario de Cuba, la brutalidad venezolana o la tristemente insulsa y caótica decadencia argentina, y veremos que todos los países tienen servicios de Inteligencia en correspondencia a lo que son.

 

Y así como algunos de esos países, por tener clara conciencia de su identidad nacional y la aspiración de ocupar un lugar en el mundo proyectan su futuro a 30 o 50 años, haciendo lo necesario para cumplir sus propias profecías, Argentina es un raro ensayo donde el futuro parece estar siempre veinte años en el pasado; o más. 

Por esa razón, y todo lo que encubre, ser agente de Inteligencia en la República Argentina es una tarea ingrata y frustrante, porque en la Argentina pensar es en sí mismo una tarea ingrata y frustrante. Dicho esto, subrayo que la ineficiencia del Sistema de Inteligencia Nacional obedece, esencialmente, a cuestiones de cultura política cuya corrección no está al alcance de los agentes activos de Inteligencia. Nuestro país dilapida recursos humanos en todos los órdenes, también la vocación, la capacidad profesional y el talento de sus agentes de Inteligencia.

PROCESO RACIONAL

Entendamos que Inteligencia es simplemente el proceso racional que antecede a la toma de decisiones, consistente en reunir y analizar información en previsión de escenarios futuros de modo que el decisor pueda avizorar de antemano los efectos de lo que decide. 

Todas las personas, en tanto seres racionales, hacemos Inteligencia en forma cotidiana, desde el ama de casa que intenta llegar a fin de mes hasta quien dirige una empresa. Por supuesto la Inteligencia de Estado tiene una mayor complejidad, pero en esencia es siempre la misma simple cosa obedeciendo a una razón elemental explicada magistralmente por el General Sun Tzu hace 2.400 años, cuando en El Arte de la Guerra observó y enseñó: "Cada asunto requiere un conocimiento previo". 

Lo supo el General San Martín, un aplicado discípulo de Sun Tzu. Por eso no ha sido un factor menor el rol de la Inteligencia en el éxito de la campaña libertadora y, más aún, desde entonces hasta hoy puede afirmarse que a la Argentina le ha ido tan bien o tan mal como cerca o lejos se haya ubicado de esa enseñanza del general chino. 

Un país que cuenta con Inteligencia ahorra tiempo y dinero, no malgasta oportunidades ni rifa su futuro, y esa es una razón por la cual los ciudadanos deben exigir que el gobierno pueda acreditar fundamentos de Inteligencia en su toma decisiones. 

KOLAPSO

Largamente desvirtuado y maltratado por la política, el Sistema de Inteligencia Nacional colapsó a finales del 2014 durante el régimen kirchnerista. Tan previsible fue aquello que ocurrió del modo exacto en que quien esto escribe lo anticipó en 2009 *. 

En el afán de causar daño institucional al país, el último insulto a la inteligencia por parte del régimen fue inventar la AFI y colocar a su frente a Oscar Parrilli, secundado por elementos afines como Juan Martín Mena y Marcelo Saín. 

De esos inútiles, cuando Mauricio Macri asumió la Presidencia de la Nación recibió un sistema de Inteligencia derrumbado y pisoteado. La promesa del cambio hacía suponer que el nuevo gobierno, más racional al no ser un proyecto totaltiario, entendería el rol de la Inteligencia y pondría empeño en alcanzar un mínimo de eficiencia, acorde a los desafíos que anunciaba su sola orientación republicana. 

Sin embargo ello no ocurrió y por una inaudita razón: Mauricio Macri demostró como Presidente no tener intención de incorporar fundamentos de Inteligencia a su toma de decisiones. Tanto así, que en diciembre de 2018 lo confesó en un artículo de su autoría, que arrancaba diciendo: ""La vida es una toma de decisiones constante, y decidir no siempre es fácil. Implica elegir una alternativa y renunciar a otra u otras de antemano, sin saber cómo podrían resultar"". 

Es cierto que decidir no es fácil, pero es enteramente falso que no se pueda anticipar el efecto de lo decidido. Luego se entiende la persistencia de marchas y contramarchas del gobierno por decidir en base a prueba y error. Significa que no hay un estadista en Balcarce 50, que no es una calle sino un desierto lo que separa la Casa Rosada de 25 de Mayo 11, que Gustavo Arribas es apenas un amigo que habla de fútbol con el Presidente y que acaso ya sea tarde para regalarle al Presidente ese mismo libro que supo integrar la biblioteca de San Martín. Y no es sólo el Presidente, es también la constante de quienes lo rodean potenciando sus errores, como Patricia Bullrich quien, sin explicaciones, mantiene acéfala la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal (DNIC). 

Un país agobiado por el peso de la incertidumbre se agota en el presente y en la postración es casi imposible levantar la cabeza para ver más allá, por eso este envejecido servicio no envidia a los camaradas que revistan en actividad.

La tienen muy cuesta arriba, porque las crisis complican pensar a plazo y a medida que adquieren velocidad el decisor se ve superado por la coyuntura. Además, si nunca te dio bola... menos ahora.

***Ariel Corbat, Periodista. El lector podrá encontrar más artículos del señor Corbat en sus dos blogs: plumaderecha.blogspot.com y unliberalquenohabladeeconomia.blogspot.


La Prensa (AR) (Argentina)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
25/07/2019|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House