Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
15/10/2019 | Argentina - Opinión - Claves de la Seguridad: La fractura moral de los ´70 ensancha la grieta argentina

Ariel Corbat

Difícil escribir esta columna, Claves de la Seguridad, cuando Argentina es hoy sinónimo de incertidumbre. Pensar el país que viene es incursionar en la ficción. Es cierto que unas elecciones que no fueron tales han dejado al Gobierno en plan de despedida, aunque -como la esperanza es lo último que se pierde- tirando manotazos de ahogado y rezando por un milagro en el que sólo creen los fanáticos.

 

No hay coherencia en el Gobierno, no la tuvo en casi cuatro años pusilánimes de "no se puede porque vuelven", ni la tiene ahora cuando la profecía parece autocumplida y el presidente Mauricio Macri, después de tirar flores al río, rinde su tardío homenaje a los soldados formoseños que, en defensa del estilo de vida de la Constitución Nacional, enfrentaron el ataque perpetrado por terroristas montoneros el 5 de octubre de 1975.

Porque esa, como ninguna otra en la historia argentina, es una cuenta pendiente que no se puede saldar queriendo quedar bien con Dios y con el Diablo, entonces el gesto del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas no pasa de ser oportunismo electoral si la televisión pública sigue dando espacio a la propaganda constante de las madres de los esbirros de la dictadura castrista.

PAIS IDIOTIZADO

Y en esto no hay nada que conciliar, es la Constitución Nacional o esa tiranía totalitaria eternizada en Cuba a la que llaman revolución. Es lo uno o lo otro. Es la Patria en la voz, ejemplo y sangre de Hermindo Luna, o su negación absoluta en la miserable inconducta del traidor Luis Mayol.

No hay otro país tan idiotizado que haya ensalzado como víctimas a sus agresores y castigado a sus defensores; nada iguala ni se aproxima siquiera a la imbecilidad argenta de lamentar, desde la libertad ganada por nuestros militares, que los enemigos dirigidos desde La Habana no se hayan salido con la suya confiscando para siempre todas nuestras libertades y fusilado toda diestra desde la siniestra.

No hay tampoco ejemplo en el mundo del socrático patriotismo que exhiben quienes están presos en Argentina por haber vencido al terrorismo castrista, pues no han matado a los jueces que los condenan ni han salido de la cárcel sobrepasando a las instituciones. ¡Hasta en eso mejores que el enemigo!

Ahí, en esa línea de fractura moral, de principios y que tiene origen en el pasado mal resuelto, se profundiza la grieta que divide a la Argentina. Es desde el lado delictivo de esa grieta que Fernando Esteche se permite decir con arrogancia que si a un juez se le ocurriera detener a Cristina Kirchner podría aparecer muerto. La amenaza proyecta la sombra del crimen del juez Quiroga y la aún no esclarecida muerte del fiscal Nisman.

Entonces se hace imprescindible llevar la atención a Alberto Fernández, el presidente electo que aún no fue electo, quien en su supuesta moderación promete cerrar la grieta. Una promesa de cumplimiento imposible, porque por mucho que Alberto Fernández pretenda aparentar que su bigote es el de Ned Flanders, el ancho de sus hombros no alcanza a tapar toda la execrable pandilla que tiene detrás.

DOS ESTILOS DE VIDA

La grieta es en rigor de verdad la línea de fricción, por ahora cultural, donde chocan dos estilos de vida enteramente incompatibles por razones filosóficas, morales y éticas: la República y el kircherismo.

Mientras la República no se concibe sin decencia, el kirchnerismo, un fraude en sí mismo, se repele con ella. Lo conocemos, lo padecimos, lo enfrentamos, es ese proyecto totalitario de corrupción estructural que justifica el robo y apela tanto al falseamiento de la historia como al adoctrinamiento embrutecedor de la población desde el uso faccioso de los recursos del Estado.

Desde esta columna, sostuve y sostengo que no están dadas las condiciones para que esa fricción escale, en el corto plazo, a la condición de guerra civil según el sentido clásico del concepto. Pero, siempre hay un pero desde que Juan José Paso tomó la palabra en Mayo de 1810, sería un exceso de buenas intenciones descartar por ello otros giros violentos.

La incertidumbre que la eventual presidencia de Alberto Fernández trae consigo es la contracara de una certeza: su discurso conciliador no es oído por el kirchnerismo militante. A tal extremo no es oído, que de la impunidad de Cristina Fernández a formas de violencia política hay un paso y de ahí al desmadre la mitad de otro. El punto es particularmente sensible, porque el kirchnerismo puede ser analizado como la etapa superior de la infiltración marxista al peronismo; y nunca el entendimiento del peronismo estuvo tan desdibujado en la gente como ahora.

EL DILEMA DE ALBERTO F.

Si llega a sentarse en el sillón de Rivadavia, Alberto Fernández tomará dimensión que va a necesitar optar entre el bigote de Ned Flanders y la asociación ilícita. Entre construir poder propio o ser el títere de una facción amoral que le presta los votos (como le advirtió Diosdado Cabello). Esa disyuntiva, su opción de hierro, se manifestará rápidamente en su política de seguridad: garantizar el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional o la impunidad de la gavilla dirigida por Cristina Fernández.

Otro problema, por si fueran pocos, es que la plataforma del Frente para Todos en materia de Seguridad (examinada en esta columna el 20 de agosto) es mala, muy mala, pero empeora todavía más por los nombres que hasta ahora se barajan para el área.

Es lo que hay.

La Prensa (AR) (Argentina)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
16/10/2019|
07/09/2019|
25/07/2019|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House