Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
09/02/2020 | Opinión - Las milicias chavistas son el modelo que desearía implementar Evo Morales

Emilio Cárdenas

Cuerpos paramilitares que se encargan de aplastar la disidencia; nadie se hace cargo de sus brutalidades.

 

Violando la conducta de "neutralidad política" que se había comprometido a observar durante su asilo en nuestro país, el desprestigiado ex presidente boliviano, Evo Morales, de pronto llamó al Movimiento al Socialismo, el partido político que encabeza, a conformar "milicias populares" en Bolivia.

¿De qué hablaba? Pese a que, temeroso de haber comprometido su situación de asilado en la Repúbica Argentina, Morales luego trató de desdecirse, vale la pena tratar de aclararlo. La probable respuesta quizás esté en el ejemplo de esas milicias ya institucionalizadas en Venezuela, que presumiblemente puede haber sido el modelo para Morales.

Hablamos de aproximadamente un millón de personas que hoy componen la mencionada milicia venezolana. Que el gobierno declara querer llevar pronto a dos millones de personas, pero que aún no lo ha hecho.

Ellos comparan con los 140.000 efectivos de las fuerzas armadas venezolanas que hoy están en actividad, supuestamente permanente. Los funcionarios públicos chavistas forman frecuentemente parte de las milicias. Y obviamente se contabilizan entre sus efectivos.

DELATORES

Ellos creen que Venezuela está realmente "al borde de ser invadida desde el exterior" Lo que tiene poco asidero. Sus integrantes se especializan -en rigor- en toda suerte de repudiables tareas de espionaje y delación de quienes suponen son opositores al régimen de Nicolás Maduro.

Dicen estar dispuestos a "dar la vida por él". Pero casi no consiguen convencer a nadie sobre esto, que luce apenas como una declamación política, muy interesada. Reciben apenas un subsidio de unos seis dólares al mes. Y, siendo milicianos, se disfrazan fácilmente de oficialistas al tiempo de buscar trabajo.

Los domingos, algunos de ellos se juntan y comen pasteles y chocolates en algunas de las numerosas cafeterías de Caracas, sin tener que pagar por ello. O sea como cortesía del gobierno de Maduro, entonces.

Este -el de las milicias- fue el instrumento creado en su momento (en el año 2007) por el dictador militar venezolano, ya fallecido, Hugo Chávez para así militarizar relativamente a una parte de la población de su país y someterla al alcance de presiones y amenazas severas y concretas.

Cada vez que hay que desfilar o reunirse en masa para así apoyar al gobierno de Nicolás Maduro los milicianos son convocados y lo hacen casi religiosamente, sin necesariamente portar armas.

Ellos son entrenados regularmente por el gobierno. Y tienen un uniforme color kaki. Carecen de cadenas de mando visibles y diferenciadas y por ello, lo cierto es que nadie es responsable por lo que las milicias hacen o dejan de hacer. Lo que es extremadamente peligroso. Cuando se las envía a actuar, nadie asume la responsabilidad por lo que espontáneamente esas milicias hacen o dejan de hacer.

ESCUALIDO APOYO

Con apenas un escuálido 14% de apoyo popular, Maduro se apoya hoy, real y efectivamente, en el ejército regular, las milicias y los colectivos (grupos de violentos patoteros que actúan encapuchados, al servicio incondicional del poder). Por esto ha transformado a los jefes militares en una enriquecida oligarquía venezolana, que procura que "nada cambie", por obvia conveniencia.

Lo cierto es que pertenecer a las milicias es probablemente la vía más rápida para acceder a los múltiples beneficios sociales que se distribuyen mañosa e interesadamente desde el gobierno.

De esto hablaba ciertamente Evo Morales. O de algo muy parecido, que hoy tiene en su cabeza. De un mecanismo autoritario reñido frontalmente con la democracia, queda claro.

Lo que no sorprende demasiado porque Evo Morales no es ciertamente un líder que de pronto pueda ser fácilmente calificado de demócrata, por cierto. Todo lo contrario, más bien.

El propio Evo Morales, al enterarse de que sus extraños dichos beligerantes habían provocado -como era obviamente de suponer- el inmediato malestar del gobierno argentino, de lo que fue expresamente anoticiado por dos funcionarios de la Cancillería, agregó, a modo de sustentadora explicación: "El movimiento indígena originario campesino, orgánicamente ha tenido su seguridad. En algunas regiones se llamó guardia comunal, en otros tiempos milicias. Ahora policía sindical o seguridad sindical. Todo en el marco de nuestros usos y costumbres y respetando la Constitución".

Pronunciamiento absolutamente arbitrario, claramente inaceptable para justificar sus patológicos dichos.

***Emilio Cárdenas, Ex embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

La Prensa (AR) (Argentina)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
09/01/2020|
28/11/2019|
25/12/2014|
10/09/2012|
05/06/2012|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House