Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
24/09/2020 | EE.UU. Elecciones 2020 - Opinión: Es la civilización, estúpido

Pablo Hiriart

No se crea, el resurgimiento exponencial de la discriminación alentada por el presidente de Estados Unidos sí va a votar el tres de noviembre.

 

La variable económica siempre cuenta, y mucho, pero posiblemente esta vez no va a ser suficiente para definir el resultado de las elecciones presidenciales.

Un mexicoamericano que ha ganado mucho dinero con su empresa de tecnología que archiva información en una nube, y siempre ha votado por candidatos republicanos, me dijo que ahora “no podré votar por un loco, sería como darle un tiro al país que me ha dado mucho y a todo lo que yo creo. Votaré por ‘el otro’”.

La ejecutiva que me abrió la cuenta bancaria esquivó mi pregunta (hay mucha reserva entre la gente) con un ambiguo “tal vez no vaya a votar”. Al despedirnos me soltó con delicadeza: “suerte en su trabajo… y creo que ‘el otro’ es un poco más sensato que el actual”.

Coronavirus y violencia policial hacia los negros han puesto los reflectores en problemas estructurales de este país, cuya población no es tan insensible como se le estigmatiza. O eso parece.

Por Covid mueren 45.2 blancos por cien mil habitantes. Los afroamericanos, el doble: 92.3.

Un espléndido reportaje de Andrew Van Dam en The Washington Post indica que en mortalidad infantil la brecha de la desigualdad es mayor ahora que durante la esclavitud.

Antes de cumplir un año, en la actualidad mueren 4.9 niños blancos por cada mil nacidos vivos. Y niños negros mueren 11.4. En 1850 morían 340 niños negros y 217 blancos. La comparación nos dice que la brecha ha aumentado 1.6 veces más. Increíble.

Las madres latinas, de acuerdo con el Centro para la Prevención de Enfermedades, con cifras enero-10 de agosto, representan casi la mitad de las mujeres embarazadas con Covid.

No es un asunto genético, sino que por disposición del presidente Trump los latinos que buscan obtener el grado de residentes permanentes en Estados Unidos pierden puntos si utilizan los sistemas de salud pública.

Las reporteras Samantha Smith y Rebecca Tann ejemplifican lo anterior con lo que sucede, a manera de ejemplo, en un suburbio de Washington, en el condado de Montgomery, donde 20 por ciento de la población es de origen hispano y representa 70 por ciento de los infectados por Covid.

En el condado con más contagios en el estado de Virginia, Fairfax, los latinos son el 17 por ciento de la población y suman 59 por ciento de los contagiados.

Regresemos a los datos de Van Dam en el WP, que ilustran la discriminación hacia los negros:

El ingreso de una familia blanca cuyo jefe terminó high school, es diez veces mayor a la riqueza de una familia negra con la misma educación.

La tasa de desempleo de los negros es aproximadamente 100 por ciento superior al desempleo de los blancos.

También hay discriminación en el crédito: sólo el uno por ciento del capital de riesgo se destina a empresas fundadas por empresarios negros.

Los negros son el 12 por ciento de la población de este país, y constituyen 33 por ciento de la población encarcelada.

Esto es lo que ha hecho eclosión en Estados Unidos.

Y el detonante ha sido el racismo del presidente que se niega a condenar los abusos policiacos contra los ciudadanos negros. En cambio, la amplia mayoría de la población sí los reprueba.

Eso le va a estallar electoralmente: 88 por ciento de los afroamericanos votará por Biden y sólo el 8 por ciento dice que lo hará por Trump (encuesta Wall Street Journal y NBC).

Como nunca antes habrá diferenciación en el voto de género: las mujeres, por lo general más sensibles ante los temas importantes, votarán por Biden de manera abrumadora: 57 por ciento, y 36 por ciento Trump.

Entre hispanos (o lo que eso quiera decir) la ventaja de Biden era de 26 puntos sobre el presidente (57-31).

La población mayor de 65 años, que votó por Trump hace cuatro años, ahora le va a pasar la factura del mal manejo del coronavirus y las mentiras dichas para ocultar la gravedad de la pandemia.

“Es la economía, estúpido”, dijo James Carville, estratega electoral de Bill Clinton, para sintetizar lo que determina el voto de un ciudadano.

Por esta ocasión también juegan el racismo alentado por el presidente y el desastre sanitario que los tiene en el liderazgo mundial en muertes por Covid.

Una vergüenza para el país más rico del mundo, con más científicos, hospitales, médicos, tecnología.

La economía influye, ha ido bien durante el gobierno de Trump, pero se juegan temas adicionales, inherentes a la civilización occidental contemporánea: democracia, medio ambiente, derechos humanos, globalización vs. nacionalismos excluyentes.

Y eso de que la economía va bien es entre comillas.

El mercado de valores ha ganado. Pero, como escribió recientemente el Nobel de Economía, Paul Krugman: “Más de la mitad de las acciones son propiedad de sólo el uno por ciento de los estadounidenses. La mitad inferior (por ingresos) de la población posee sólo 0.7 por ciento del mercado”.

Lo que está en juego en la elección de Estados Unidos son valores. Avances civilizatorios. Es crucial para el mundo, y señaladamente para México.

https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/pablo-hiriart/es-la-civilizacion-estupido

El Financiero (MX) (México)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
20/10/2020|
14/10/2020|
09/10/2020|
08/10/2020|
06/10/2020|
04/10/2020|
30/09/2020|
21/08/2020|
08/07/2020|
29/06/2020|
09/12/2019|
29/05/2018|
27/05/2018|
01/04/2009|
06/03/2009|
06/03/2009|
04/03/2009|
04/03/2009|
04/03/2009|
04/03/2009|
03/03/2009|
03/03/2009|
16/01/2008|
15/01/2008|
18/09/2007|
22/06/2007|
22/06/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House