Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
14/10/2020 | México - Bajo sospecha: Presidencia de Morena: poder y dinero

Bibiana Belsasso

En julio de 2014, el ahora Presidente, Andrés Manuel López Obrador, creó el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); seis años después es la agrupación política más poderosa de México, controla ambas Cámaras, 20 Congresos locales y gobierna cinco estados: CDMX, Veracruz, Chiapas, Tabasco y Morelos.

 

La pelea por la dirigencia del partido es durísima. Lejos están, todos los que buscan dirigir el partido, de tener ideales y de querer trabajar con el pueblo, como dicen.

La realidad de la confrontación entre los aspirantes a dirigir el partido tiene sólo dos razones: el poder y el dinero.

Y es que quien controle el partido tendrá un presupuesto nada más ni nada menos que de mil 600 millones de pesos anuales, casi lo mismo que todos los partidos juntos. Y además, la forma en la que se manejan esos recursos difícilmente se audita.

Morena, que en pocos años pasó de ser una asociación civil con dos millones de afiliados, a conquistar 30 millones de votos en la elección presidencial, está muy lejos de alcanzar la unidad.

Desde hace un año ha vivido hechos violentos, descalificaciones y ataques entre los propios morenistas que se disputan la dirigencia del partido.

En octubre de 2019, integrantes del Foro Nacional de Militantes de Morena denunciaron fallas en el pre-registro de los afiliados a las asambleas distritales, incluso señalaban que muchos no aparecían en el padrón.

En ese entonces se manifestaron en contra de la realización de una encuesta, por lo que llamaron a los aspirantes a dirigir a Morena a apegarse a los estatutos; además, acusaron que había intereses externos para golpear a López Obrador.

Pero estaban equivocados: los intereses eran internos. Y es que quien se quede con el control del partido tendrá el poder para enfrentar las elecciones intermedias de 2021 en donde se renovará la Cámara de Diputados; estarán en juego 15 gubernaturas; 30 congresos locales; mil 900 ayuntamientos y juntas municipales; y se definirán las piezas rumbo a la sucesión presidencial de 2024.

Si bien los cargos públicos claves, como las gubernaturas para este 2021, se van a designar desde Palacio Nacional, el que tenga el control del partido tendrá un trecho amplio y recursos para dar la pelea para la sucesión presidencial, por lo menos eso es en lo que piensan hoy los aspirantes.

Cuando comenzó la crisis al interior de Morena, el Presidente López Obrador hizo un llamado a los servidores públicos para que evitaran intervenir en el proceso interno: “No va a ser suficiente con este exhorto. Voy a enviar una carta a todos los servidores públicos del Gobierno federal expresando lo mismo, porque no queremos vernos involucrados, además sería algo nefasto”.

Al guinda vivo...

Finalmente, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó anular el proceso interno para la renovación de la dirigencia nacional de Morena, debido a la falta de certeza en el padrón y la exclusión de militantes, mismas que fueron consideradas “violaciones determinantes y trascendentales, que han afectado el proceso”.

Un año después, al ser cuestionado por la crisis al interior de Morena, Andrés Manuel fue claro: “Llevan los dirigentes de Morena, de mi partido, aunque yo tengo licencia porque soy Presidente, no sé cuánto tiempo resolviendo lo de la dirigencia, como más de un año y enfrascados en pleitos y todo, y se hacen las encuestas y se le pregunta a la gente: 'si fuesen las elecciones ¿por qué partido votarías?'. Y ese partido está hasta arriba. O sea, es mucho pueblo para tan poco dirigente”.

Pero no fue todo, el Presidente sentenció: “Ojalá y los dirigentes estén a la altura del pueblo. Eso sería mejor. ¿Por qué lo digo? Para que no estén pensando de que son indispensables, insustituibles”.

Finalmente, el proceso fue a través de una encuesta abierta para militantes y simpatizantes, que constó de dos fases: en la primera se definieron las candidaturas a la Presidencia y a la Secretaría Genera, que contaran con más respaldo; después se escogería a los dos ganadores.

Pero los resultados profundizaron la crisis que vive el partido, ya que el INE informó que había un empate técnico entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado, por lo que era necesario recurrir a una nueva encuesta para buscar el desempate, mientras que, en el caso de la Secretaría General, será la senadora Citlalli Hernández quien la presidirá.

Y hoy Citlalli Hernández es, después de la encuesta empatada y el golpeteo, en cuanto se dieron a conocer los resultados, quien llega con legitimidad a la dirigencia del partido como Secretaria General.

Mientras tanto, y cuando faltan cuatro años para que termine el sexenio del Presidente López Obrador, la disputa por la dirigencia del partido es sólo el principio de las batallas que veremos para la sucesión presidencial.

Algunos analistas tienen la lectura que, por un lado, está el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, de quien se dice apoya a Mario Delgado; por el otro lado está la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, quien apoyaría a Porfirio Muñoz Ledo.

La realidad es que estamos muy lejos, en términos políticos, del 2024, nada está escrito.

Quien iba a decir que en el 2015 se crearía un nuevo partido político, a tres años de las elecciones presidenciales, que hoy es Morena, con un Presidente con un poder que no habíamos visto en años en México.

Las tribus de Morena, con todas sus luchas internas, tendrían que trabajar por la unidad del partido y para consolidarlo. Pero cada quien quiere llevar agua a su molino.

Hoy en México la oposición y el oficialismo están dentro del mismo Morena, y todos juegan rudo, y cuidado, porque entre ellos se pueden destruir.

https://www.razon.com.mx/opinion/columnas/bibiana-belsasso/presidencia-morena-dinero-408644

La Razón (Mex) (México)

 



 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House