Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
25/09/2008 | La impresentable herencia de Olmert

Caroline Glick

En la medida en que supera los peligros de las desastrosas conversaciones de Olmert con Assad, sus conversaciones con los palestinos ponen en peligro al país.

 

Qué diferencia supone un año. Se cumple apenas un año esta semana de que las fuerzas aéreas destruyeran el reactor nuclear de Siria de construcción norcoreana y financiación iraní. La incursión expuso ante el mundo a Siria como socio en toda regla del eje jihadista de dirección iraní. Su prolongado aislamiento diplomático era una conclusión inevitable.

Pero apenas un año más tarde, Siria está siendo agasajada por Francia. Está firmando contratos multimillonarios de petróleo y gas con el gigante petrolero de Francia Total. Un triunfo ante Presidente Bashar Assad está exigiendo abiertamente que Estados Unidos siga por los derroteros de Francia y empiece a lamer sus botas.

Siria tiene que agradecer a Israel su sorprendente cambio de suerte. Israel abrió la puerta a que Assad saliera alegremente del aislamiento esta semana mientras sobreactuaba en el papel de líder internacional responsable al tiempo que permanece leal a Irán, Hizbulah, Hamas y las milicias terroristas en Irak.

Israel abrió la puerta al participar en las conversaciones con Siria de mediación turca referentes a la rendición de los Altos del Golán. Aunque ambas partes se referían a las conversaciones como "negociaciones de paz," era obvio que no podía salir ninguna paz de ellas.

Desde los primeros años 90, Siria viene reconociendo que las conversaciones intermitentes y sin tratar nada en claro con Israel a propósito de los Altos del Golán son la mejor manera de mantener y restablecer su aceptabilidad entre Occidente. Después de que Assad ordenara el asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri en febrero del 2005, recurría inmediatamente a Israel para escudarse de las críticas ofreciendo conversaciones renovadas referentes a la rendición de los Altos del Golán. Israel se resistió durante dos años y medio y durante esos años, Assad languideció en su aislamiento internacional. Con hasta Naciones Unidas a su espalda, Assad y su régimen se estaban asfixiando.

Pero entonces, de pronto, el Primer Ministro Ehud Olmert llegaba a su rescate. Gracias a Olmert, Siria está de nuevo al timón y como era de esperar, la primera orden de Siria ha sido prescindir de Israel. No siendo ya necesaria su asistencia, mientras posaba junto al Presidente francés Nicolas Sarkozy, Assad anunciaba que "las conversaciones de paz" quedan suspendidas. Y tanto Assad como Sarkozy culpaban a Israel de su suspensión, cuya "inestabilidad política" imposibilita proceder.

No hay duda de que el país va a pagar el precio de la decisión de Olmert. Pero también está prístinamente claro que el próximo gobierno -- ya esté encabezado por el Kadima o el Likud -- es improbable que repita su error. Los contrincantes políticos de Olmert le advertían de que su maniobra ponía en peligro a Israel al legitimar a Siria y recompensarla por su alianza estratégica con Irán. Y la opinión de sus contrincantes de que Olmert se equivocaba al dialogar con Assad es compartida por la mayoría de la opinión pública y una gran cantidad de los medios. En la práctica, desde que Israel comenzara a negociar la rendición de los Altos del Golán en 1992, la opinión constante de la mayoría ha sido que el país está mejor con el Golán que sin él, incluso si eso significa que no hay tratados de paz con Siria.

MIENTRAS QUE LA JUGADA SIRIA DE OLMERT es improbable que cause algún daño irreparable y es improbable que sea repetida por sus sucesores, no se puede decir lo mismo de su jugada con los palestinos. Aquí Olmert actúa contra una oposición poco organizada o coherente. Y sus acciones son abiertamente apoyadas por sus colegas del Kadima, que en diversos grados están comprometidos con prolongar sus políticas.

El Kadima salió elegido a cuenta de una plataforma de retirada unilateral de Judea y Samaria. Mientras que nunca negó sus intenciones de expulsar hasta a 100.000 israelíes de sus hogares en las zonas y retirarse, tras la toma de Gaza por parte de Hamas y tras la guerra de Hizbulah en 2006, el gobierno afirmaba que solamente los expulsaría tras firmar un acuerdo que fijara el trazado de un estado palestino con el líder de Fatah Mahmoud Abbás. Y en interés de alcanzar precisamente tal acuerdo, el gobierno ha estado celebrando negociaciones durante todo el año pasado.

Exactamente igual que ha sido el caso con las conversaciones con Siria, el gobierno ha frustrado el debate de la opinión pública a propósito de la inteligencia de un acuerdo potencial escondiendo los detalles de sus conversaciones y sus intenciones a la opinión pública. Respaldado por la administración Bush, que ha defendido las negociaciones, el gobierno Olmert-Livni-Barak ha mantenido en secreto su contenido.

Al mismo tiempo, ha silenciado a sus oponentes al proclamar en público que hay escasas probabilidades de alcanzar un acuerdo antes de que el Presidente George W. Bush, Abbás y Olmert abandonen sus cargos.

Además, a la luz del control de Hamas sobre Gaza y su amenaza para Fatah en Judea y Samaria, tanto el gobierno como la administración Bush han afirmado que el acuerdo que se está negociando no será implementado incluso si se lleva a puerto. Solamente se implementaría después de que la sociedad de los palestinos acepte el derecho de Israel a existir y acceda a vivir en paz con un estado judío.

El acuerdo, afirman, proporcionará un estímulo a los palestinos para aceptar a Israel porque comprometiera a todos los futuros gobiernos a tratar a Judea, Samaria y partes de Jerusalén como territorio palestino y por tanto despejar cualquier duda del compromiso con la paz de Israel.

MÁS TARDE AFLORABA LA PREOCUPACIÓN por la posibilidad de que dado que los palestinos ciertamente no implementarán su parte del acuerdo, Israel implemente su retirada prometida de Judea y Samaria. Este sería el caso por dos motivos. En primer lugar, al contrario que con la situación de Siria, el apoyo de Olmert al acuerdo con Fatah es compartido por la titular de exteriores Tzipi Livni, que se espera que le suceda, por el Kadima y los Laboristas, y por los medios de referencia. Es muy posible que argumenten que la resistencia al acuerdo es motivo suficiente para seguir adelante con la intencionalidad original de destruir las comunidades judías de Judea y Samaria y expulsar a sus residentes.

La preocupación de que el gobierno Olmert-Livni-Barak o su sucesor estén planeando retirarse se ha incrementado en las últimas semanas, mientras el ejército y las autoridades policiales han empezado a renunciar a defender los derechos legales de los residentes de Judea y Samaria de una manera que no se ha visto desde las expulsiones de Gaza.

Hace dos semanas, el General del mando central del estado mayor Gad Shamni difundía órdenes expulsando a tres residentes de Samaria de la zona durante cuatro meses. No se presentaron cargos criminales contra los tres; no eran sospechosos de ningún crimen; no se les había detenido por ningún delito. Pero el ejército ha decidido expulsarlos de sus casas y separarles argumentando que son "provocadores."

El pasado martes, los partidarios de los hombres y sus familias decidían llevar a cabo una manifestación en los exteriores de la residencia de Shamni en Re´ut. La policía tenía otra idea. Un autobús que transportaba a 50 manifestantes era detenido de camino a la manifestación. Sus pasajeros eran detenidos y llevados a comisarías de policía en Ramle y Modi´in, e informados de que estaban siendo detenidos bajo sospecha de que pretendían celebrar una manifestación ilegal.

Por supuesto, no existe ningún delito en la ley que describa "la intención de un particular de participar en una manifestación." Y aun así, los presuntos manifestantes eran detenidos hasta medianoche. La última vez que se adoptaban medidas tan draconianas contra ciudadanos respetuosos con la ley era en 2005, en vísperas de las expulsiones de Gaza.

El miedo a que el gobierno esté planeando expulsar israelíes se intensificaba el domingo cuando, en una maniobra sorpresa, el gobierno celebraba un debate de una propuesta de ley que fija niveles de restitución para aquellos que son obligados a abandonar sus casas en Judea y Samaria. ¿Por qué debatiría el gobierno una ley así si no piensa en firmar un acuerdo con Abbás? ¿Y por qué debatiría una ley así si pretende reservar su acuerdo hasta después de que los palestinos renuncien a sus esperanzas de destrucción de Israel?

EL SEGUNDO MOTIVO QUE JUSTIFICA la preocupación porque el gobierno esté planeando retirarse de Judea y Samaria se debe al contraste entre la forma en que la opinión pública percibe una retirada del Golán y la forma en que percibe una retirada de Judea y Samaria. Mientras que la mayoría constante percibe que el país está más seguro con los Altos del Golán que sin ellos, desde 1993 ha existido un apoyo mayoritario constante a la opinión de que estaremos mejor sin grandes enclaves de Judea y Samaria. Esta opinión ha sido fomentada por los activistas de la extrema izquierda y sus partidarios en los medios, que afirman que el principal desafío estratégico de Israel no es el eje iraní, sino la presencia de lo que ellos consideran una población palestina inabsorbible en Judea y Samaria.

La creencia de que los palestinos son el mayor riesgo estratégico al país es desmentida por la realidad. Dejando a un lado la cuestión en el aire de si son verdaderamente incapaces de integrarse en la sociedad israelí o si cuestionan o no la identidad del país como estado judío, el hecho es que Judea y Samaria constituyen hoy el menor de los peligros a los que se enfrenta Israel. Y esto se debe a que el ejército controla la zona. Irán, Gaza, el Líbano y Siria son las principales preocupaciones de Israel hoy, y gaza y el Líbano son peligros precisamente porque Israel siguió los argumentos demográficos y políticos de la extrema izquierda y los rindió a las filiales tiranías.

El hecho de que la mayoría haya sido convencida de que la población de palestinos en Judea y Samaria supone una amenaza crítica solamente por existir significa que la amenaza de una retirada seguirá estando presente hasta que el triunvirato del Kadima-Laboristas-Shas sea expulsado del poder en unas generales y reemplazado por un gobierno encabezado por el Likud, e incluso entonces no desaparecería. La amenaza solamente desaparecerá si un gobierno encabezado por el Likud es capaz de liderar un debate entre la opinión pública acerca de una evaluación alternativa de Judea y Samaria.

Tal evaluación comenzaría necesariamente con el establecimiento de la siguiente verdad: Israel no debe recompensar a los palestinos por sus agresiones y tiene el deber de proteger las áreas que son necesarias para la seguridad nacional. Tal afirmación engendra la conclusión de que lejos de renunciar a sus derechos sobre Judea y Samaria, Israel debería aplicar su código legal a las partes de ellas que son críticas para su defensa, incluyendo Gush Etzion, Gush Adumim, Gush Ariel y el Valle del Jordán.

En la medida en que supera los peligros de las desastrosas conversaciones de Olmert con Assad, sus conversaciones con los palestinos ponen en peligro al país fijando condiciones para sucesivas retiradas desastrosas. Desafortunadamente, el riesgo seguirá presente mientras los israelíes piensen que nuestra única opción viable en Judea y Samaria es la retirada.

Diario Exterior (España)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 1119 )
fecha titulo
17/12/2013 Kerry forces Israel’s moment of decision
21/10/2013 Israel's blind watcmen
16/09/2013 What Putin Wants: Moscow's Fear of Jihad Drives Policy on Syria
15/09/2013 The Syria deal - Russian reading
14/09/2013 Syria’s chemical weapons - Distrust and verify
06/09/2013 Geopolítica: Implicancias del juego final en el conflicto sirio
06/09/2013 Syria and the Limits of Comparison
05/09/2013 Hagel the Grunt, McCain the Pilot, and Vietnam’s Effect on Syria
05/09/2013 Does Assad Win No Matter What the U.S. Does in Syria?
03/09/2013 Britain and Syria - The vote of shame


Otras Notas del Autor
fecha
Título
21/03/2021|
24/06/2020|
22/07/2018|
10/07/2018|
27/05/2018|
30/03/2018|
30/03/2018|
26/12/2017|
03/07/2017|
02/07/2017|
18/02/2017|
14/01/2017|
04/01/2017|
03/12/2016|
02/12/2016|
01/10/2016|
29/08/2016|
11/06/2016|
23/04/2016|
05/02/2016|
18/10/2015|
01/08/2015|
04/07/2015|
16/05/2015|
16/03/2015|
29/11/2014|
22/10/2014|
20/10/2014|
14/10/2014|
06/10/2014|
19/09/2014|
12/09/2014|
28/08/2014|
22/08/2014|
10/08/2014|
18/07/2014|
22/06/2014|
22/06/2014|
09/05/2014|
30/04/2014|
21/04/2014|
13/01/2014|
17/12/2013|
21/10/2013|
06/10/2013|
01/09/2013|
24/08/2013|
21/08/2013|
03/08/2013|
08/07/2013|
27/05/2013|
20/04/2013|
25/03/2013|
14/11/2012|
22/10/2012|
22/10/2012|
03/09/2012|
25/08/2012|
19/08/2012|
13/08/2012|
04/08/2012|
11/06/2012|
11/06/2012|
22/04/2012|
10/10/2011|
10/10/2011|
25/09/2011|
25/09/2011|
21/09/2011|
15/09/2011|
15/09/2011|
19/08/2011|
14/08/2011|
06/08/2011|
02/08/2011|
28/07/2011|
24/07/2011|
02/07/2011|
02/07/2011|
29/06/2011|
29/06/2011|
28/06/2011|
28/06/2011|
18/06/2011|
18/06/2011|
14/06/2011|
14/06/2011|
10/06/2011|
10/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
26/05/2011|
26/05/2011|
04/05/2011|
04/05/2011|
02/05/2011|
02/05/2011|
08/04/2011|
08/04/2011|
22/03/2011|
10/03/2011|
06/03/2011|
20/02/2011|
06/02/2011|
22/01/2011|
12/01/2011|
08/01/2011|
01/01/2011|
29/12/2010|
25/12/2010|
23/12/2010|
19/12/2010|
26/11/2010|
22/11/2010|
16/11/2010|
06/11/2010|
03/11/2010|
13/10/2010|
10/10/2010|
04/10/2010|
22/09/2010|
15/09/2010|
04/09/2010|
04/09/2010|
28/08/2010|
28/08/2010|
22/08/2010|
22/08/2010|
18/08/2010|
18/08/2010|
13/08/2010|
07/08/2010|
31/07/2010|
31/07/2010|
27/07/2010|
24/07/2010|
14/07/2010|
10/07/2010|
10/07/2010|
06/07/2010|
02/07/2010|
01/07/2010|
27/06/2010|
19/06/2010|
12/06/2010|
08/06/2010|
01/06/2010|
29/05/2010|
27/05/2010|
25/05/2010|
19/05/2010|
16/05/2010|
08/05/2010|
04/05/2010|
30/04/2010|
26/04/2010|
17/04/2010|
11/04/2010|
01/04/2010|
14/03/2010|
28/02/2010|
15/02/2010|
13/12/2009|
13/12/2009|
15/11/2009|
15/11/2009|
05/11/2009|
27/10/2009|
20/09/2009|
16/09/2009|
06/09/2009|
22/08/2009|
22/08/2009|
19/08/2009|
11/08/2009|
11/08/2009|
02/08/2009|
02/08/2009|
14/07/2009|
14/07/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
07/03/2009|
07/03/2009|
03/03/2009|
03/03/2009|
01/03/2009|
01/03/2009|
22/02/2009|
10/01/2009|
02/01/2009|
19/11/2008|
19/11/2008|
28/10/2008|
28/10/2008|
06/10/2008|
06/10/2008|
23/04/2008|
16/04/2008|
04/04/2008|
12/03/2008|
18/01/2008|
12/01/2008|
23/11/2007|
27/10/2007|
10/10/2007|
25/09/2007|
20/09/2007|
28/08/2007|
16/07/2007|
14/07/2007|
03/07/2007|
01/06/2007|
01/06/2007|
30/04/2007|
30/04/2007|
17/04/2007|
17/04/2007|
13/04/2007|
13/04/2007|
03/04/2007|
22/03/2007|
17/03/2007|
28/02/2007|
25/01/2007|
25/01/2007|
10/01/2007|
10/01/2007|
30/12/2006|
30/12/2006|
22/12/2006|
22/12/2006|
17/12/2006|
17/12/2006|
06/12/2006|
06/12/2006|
07/11/2006|
24/10/2006|
18/10/2006|
29/08/2006|
02/08/2006|
07/07/2006|
21/06/2006|
21/06/2006|
15/05/2006|
28/03/2006|
24/01/2006|
21/01/2006|
09/01/2006|
19/12/2005|
11/12/2005|
21/11/2005|
13/11/2005|
27/09/2005|
27/09/2005|
11/09/2005|
23/08/2005|
31/07/2005|
25/07/2005|
18/07/2005|
26/06/2005|
08/06/2005|
24/05/2005|
15/05/2005|
19/04/2005|
19/04/2005|
06/04/2005|
06/04/2005|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House