Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
11/09/2005 | Israel debe acercarse a Pakistán pero con reservas

Caroline Glick

"Pakistán no ejerce ningún control soberano efectivo sobre grandes espacios de su territorio. Los arrestos de alto nivel y las rendiciones de terroristas del mando de al-Qaida, como el cerebro de los atentados del 11 de Septiembre Khalid Sheikh Mohammed y los asaltos contra provincias recorridas por el terror, parecen tener lugar, como observa Timothy Hoyt, en momentos muy convenientes para las relaciones Estados Unidos-Pakistán".

 

La "histórica" reunión en Estambul el pasado jueves entre el Ministro de Asuntos Exteriores, Silván Shalom, y el Ministro de Asuntos Exteriores paquistaní, Khurshid Kasuri, fue ensalzada inmediatamente por los medios locales como "los primeros frutos" de la desconexión de Gaza.

En su declaración posterior a la reunión, Shalom dijo "me gustaría agradecer particularmente al Presidente Musharraf su valor a la hora de promover la paz y la moderación en nuestra región y en general".

En mitad de tanta excitación por la primera reunión pública entre funcionarios paquistaníes e israelíes, era difícil recordar que Pakistán es el epicentro operativo de la jihad global y un proveedor relevante de tecnología armamentística y de conocimientos nucleares de Irán.

Apenas recientemente, el director de la CIA, Porter Goss, afirmaba agudamente que la Inteligencia norteamericana está segura de que bin Laden se encuentra en Pakistán. Goss explicaba que Estados Unidos es incapaz de capturarle debido a "motivos de soberanía", – es decir, Pakistán no colabora.

Cómo está "promoviendo la paz y la moderación" Pakistán cuando los campamentos de entrenamiento del terror operan abiertamente en varias provincias del país es confuso. Los terroristas suicidas que atacaron en Bali, en Londres y en el Mike´s Place de Tel Aviv, al igual que los miembros de la célula terrorista capturados en el estado de Nueva York y en Virginia, pasaron por el adoctrinamiento o por el entrenamiento o por las dos cosas en los campamentos de al-Qaida en Pakistán.

En los últimos meses, guerrilleros talibanes han vuelto a entrar en Afganistán desde las áreas fronterizas de Pakistán. Llegaron frescos, reentrenados y bien armados, y han sido responsables de las muertes de decenas de tropas norteamericanas y centenares de las afganas en los últimos meses. El rechazo de Pakistán a hacer cualquier esfuerzo concertado contra la vasta infraestructura del terror que opera abierta y conspicuamente en su territorio llevó hasta al The New York Times a publicar el mes pasado un cáustico editorial atacando a Pakistán y a su dictador "Presidente" Musharraf por negarse a tomar medidas contra los Talibanes. Como observaba el Times, "Musharraf parece invertir mucha más energías en explicar la tolerancia de las actividades talibanes por parte de su gobierno de las que utiliza en intentar clausurarlas".

El pasado marzo, el ministro de información de Pakistán, el jeque Rashid Ahmed, reconocía que Pakistán, a través del Wal-Mart nuclear de su médico-brujo nuclear, A.Q. Khan, había proporcionado centrifugadoras a Irán. Al mismo tiempo, Ahmed reiteraba la negativa tajante de Pakistán a permitir que cualquier gobierno extranjero interrogue a Khan, afirmando "no vamos a entregar al Dr. Qadir a nadie. No lo haremos".

LOS EXPERTOS EN PAKISTÁN reconocen fácilmente que Pakistán es un estado fracasado a casi todos los niveles. Tiene una de las tasas de alfabetización más bajas del mundo. La mayor parte de los niños que llegan a la escuela reciben una media de cinco años de educación. Hasta el año pasado, el gobierno paquistaní invertía un ínfimo dos por ciento de su PIB en educación, y no ha tomado ninguna acción eficaz contra la enorme red de madrazas (escuelas de instrucción) del país responsable del adoctrinamiento a la jihad de centenares de miles de jóvenes paquistaníes.

Aparte de esto, Pakistán no ejerce ningún control soberano efectivo sobre grandes espacios de su territorio. Los arrestos de alto nivel y las rendiciones de terroristas del mando de al-Qaida, como el cerebro de los atentados del 11 de Septiembre Khalid Sheikh Mohammed y los asaltos contra provincias recorridas por el terror, parecen tener lugar, como observa Timothy Hoyt, del US Naval War College, en un simposio online sobre Pakistán, "en momentos muy convenientes para las relaciones Estados Unidos-Pakistán", como por ejemplo antes o después de las visitas de altos funcionarios norteamericanos al país.

Dado este triste estado de las cosas, debería plantearse la cuestión: ¿Qué tiene que ganar Israel de la concesión de alabanzas inmerecidas a los gobernantes de Pakistán? Hay dos respuestas evidentes a esta pregunta. Una es constructiva pero inverosímil, mientras que la alternativa más probable plantea serias preocupaciones acerca de las prioridades del gobierno del Primer Ministro Ariel Sharon y las de la administración Bush hoy.

SEGÚN UNA INFORMACIÓN del Asia Times, el régimen iraní estaba profundamente agitado por la reunión. El diario citaba una fuente próxima al gobierno del Presidente Mahmud Ahmadinejad, que se refería a los líderes iraníes como "atónitos hasta la falta de aliento".

Si estrechar vínculos con Pakistán es parte de un plan mayor para aislar internacionalmente a Irán, entonces existe una lógica estratégica para celebrar la reunión.

Al mismo tiempo, el hecho es que el Ministro de Exteriores británico Jack Straw dijo a los periodistas el pasado viernes: "Nadie está proponiendo la acción militar con respecto a Irán. Éste es un tema que necesita ser resuelto y sólo puede ser resuelto, por medios diplomático".

Tomado junto a la dudosa afirmación norteamericana de que no hay necesidad de preocuparse por el programa nuclear iraní durante la próxima década, es razonable descartar la opinión optimista de que la comunidad internacional esté trabajando para cercar a Irán. A la luz de la negativa de Pakistán a permitir que funcionarios norteamericanos de inteligencia lleguen a Khan, es imposible creer que Israel recibiría alguna clase de cooperación valiosa de inteligencia desde Islamabad como resultado de su abrazo a Musharraf.

La segunda explicación de la reunión es más preocupante. Los informativos de ello afirmaban que la administración Bush fue el principal arquitecto de la cumbre que la prensa israelí elogió efusivamente como resultado de la expulsión de los judíos de Gaza y el norte de Samaria.

El domingo, el New York Times informaba de que la administración Bush va a llegar bastante lejos para reforzar a Sharon, con el fin de ayudarle a evitar los llamamientos a elecciones primarias anticipadas para la dirección del Likud, que las encuestas indican que probablemente perderá. Mientras que el Primer Ministro en funciones Ehud Olmert, aliado de Sharon, reconoce que la negativa del gobierno a reforzar las fronteras del este de Jerusalén es el resultado de la presión norteamericana, un alto funcionario de la administración busca explicaba al Times que en la reunión de la Asamblea General de la ONU la semana que viene, la administración "dirá a cualquiera que nos pregunte que si nuestro objetivo es el progreso palestino-israelí, no van alcanzarlo malinterpretando la situación política israelí".

Al igual que en la anodina cumbre de "pacificadores" de 1996 en Sharm e-Sheikh, coreografiada por el entonces presidente Bill Clinton en un intento por acumular apoyo nacional para el entonces primer ministro Shimon Peres en la recta final de su apuesta electoral fracasada frente a Binyamin Netanyahu ese mismo año, la cumbre Shalom-Kashuri puede verse como el retorno de la política de Clinton de severa interferencia en la política nacional de Israel, llevada a cabo con el objetivo expreso de reforzar a las fuerzas del apaciguamiento en el organismo político de Israel.

Hoy, la administración Bush intenta alentar la posición de Sharon entre los votantes del Likud. Hace esto tanto retrasando la presión pública en favor de más expulsiones como explotando el amor de los medios israelíes a las cumbres y la debilidad de Sharon para conferir legitimidad a uno de los facultativos más activos de la jihad global en el mundo.

DURANTE SU VISITA a Estados Unidos para la reunión de la Asamblea General de la próxima semana, está programado que Musharraf hable con el Congreso Judío Americano. Para el dictador paquistaní, éste es un logro importante. Durante los últimos años, grupos judíos de más nivel, como el Jewish Institute for National Security Affairs o el American Jewish Committee se han implicado selectivamente tanto con el gobierno hindú como con organizaciones norteamericano-hindúes, con el fin de hacer presión en el Congreso norteamericano y en la administración Bush para estrechar esta alianza por la contribución inestimable que hace a la guerra global contra el terrorismo.

Al proporcionar al gobierno de apoyo a la jihad de Musharraf publicidad barata, Israel está socavando este trabajo, al conferir legitimidad a un régimen que supone un peligro para él a través de sus actividades de proliferación nuclear y una amenaza estratégica para nuestros aliados hindúes. Al mismo tiempo, Israel está ayudando a la administración a convencer a un Congreso escéptico del valor de los dudosos beneficios del obstinado abrazo de la administración Bush a Musharraf, a pesar de su rechazo a actuar de manera efectiva para contener la proliferación nuclear de su país o para combatir y destruir la vasta infraestructura del terror que opera abiertamente por todo su país y es utilizada contra las fuerzas norteamericanas en Afganistán.

A la luz de todo esto, quizá los medios locales estaban en lo cierto al proclamar la reunión Shalom-Kasuri "los primeros frutos" de la desconexión. Cosechamos lo que sembramos. Cuando sembramos derrota y rendición, cosechamos sus amargos frutos. En este caso, hemos cimentado nuestro regalo de Gaza a la alianza Fatah-Hamas consolidando al mejor amigo de al-Qaida.

Caroline Glick, nacida en EE.UU., es graduada de Columbia University. Participó en el proceso de negociación de paz entre Israel y la OLP y ocupó un puesto de relevancia en las negociaciones llevadas a cabo por el Primer Ministro Rabin.

 

Diario Exterior (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
21/03/2021|
24/06/2020|
22/07/2018|
10/07/2018|
27/05/2018|
30/03/2018|
30/03/2018|
26/12/2017|
03/07/2017|
02/07/2017|
18/02/2017|
14/01/2017|
04/01/2017|
03/12/2016|
02/12/2016|
01/10/2016|
29/08/2016|
11/06/2016|
23/04/2016|
05/02/2016|
18/10/2015|
01/08/2015|
04/07/2015|
16/05/2015|
16/03/2015|
29/11/2014|
22/10/2014|
20/10/2014|
14/10/2014|
06/10/2014|
19/09/2014|
12/09/2014|
28/08/2014|
22/08/2014|
10/08/2014|
18/07/2014|
22/06/2014|
22/06/2014|
09/05/2014|
30/04/2014|
21/04/2014|
13/01/2014|
17/12/2013|
21/10/2013|
06/10/2013|
01/09/2013|
24/08/2013|
21/08/2013|
03/08/2013|
08/07/2013|
27/05/2013|
20/04/2013|
25/03/2013|
14/11/2012|
22/10/2012|
22/10/2012|
03/09/2012|
25/08/2012|
19/08/2012|
13/08/2012|
04/08/2012|
11/06/2012|
11/06/2012|
22/04/2012|
10/10/2011|
10/10/2011|
25/09/2011|
25/09/2011|
21/09/2011|
15/09/2011|
15/09/2011|
19/08/2011|
14/08/2011|
06/08/2011|
02/08/2011|
28/07/2011|
24/07/2011|
02/07/2011|
02/07/2011|
29/06/2011|
29/06/2011|
28/06/2011|
28/06/2011|
18/06/2011|
18/06/2011|
14/06/2011|
14/06/2011|
10/06/2011|
10/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
26/05/2011|
26/05/2011|
04/05/2011|
04/05/2011|
02/05/2011|
02/05/2011|
08/04/2011|
08/04/2011|
22/03/2011|
10/03/2011|
06/03/2011|
20/02/2011|
06/02/2011|
22/01/2011|
12/01/2011|
08/01/2011|
01/01/2011|
29/12/2010|
25/12/2010|
23/12/2010|
19/12/2010|
26/11/2010|
22/11/2010|
16/11/2010|
06/11/2010|
03/11/2010|
13/10/2010|
10/10/2010|
04/10/2010|
22/09/2010|
15/09/2010|
04/09/2010|
04/09/2010|
28/08/2010|
28/08/2010|
22/08/2010|
22/08/2010|
18/08/2010|
18/08/2010|
13/08/2010|
07/08/2010|
31/07/2010|
31/07/2010|
27/07/2010|
24/07/2010|
14/07/2010|
10/07/2010|
10/07/2010|
06/07/2010|
02/07/2010|
01/07/2010|
27/06/2010|
19/06/2010|
12/06/2010|
08/06/2010|
01/06/2010|
29/05/2010|
27/05/2010|
25/05/2010|
19/05/2010|
16/05/2010|
08/05/2010|
04/05/2010|
30/04/2010|
26/04/2010|
17/04/2010|
11/04/2010|
01/04/2010|
14/03/2010|
28/02/2010|
15/02/2010|
13/12/2009|
13/12/2009|
15/11/2009|
15/11/2009|
05/11/2009|
27/10/2009|
20/09/2009|
16/09/2009|
06/09/2009|
22/08/2009|
22/08/2009|
19/08/2009|
11/08/2009|
11/08/2009|
02/08/2009|
02/08/2009|
14/07/2009|
14/07/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
07/03/2009|
07/03/2009|
03/03/2009|
03/03/2009|
01/03/2009|
01/03/2009|
22/02/2009|
10/01/2009|
02/01/2009|
19/11/2008|
19/11/2008|
28/10/2008|
28/10/2008|
06/10/2008|
06/10/2008|
25/09/2008|
25/09/2008|
23/04/2008|
16/04/2008|
04/04/2008|
12/03/2008|
18/01/2008|
12/01/2008|
23/11/2007|
27/10/2007|
10/10/2007|
25/09/2007|
20/09/2007|
28/08/2007|
16/07/2007|
14/07/2007|
03/07/2007|
01/06/2007|
01/06/2007|
30/04/2007|
30/04/2007|
17/04/2007|
17/04/2007|
13/04/2007|
13/04/2007|
03/04/2007|
22/03/2007|
17/03/2007|
28/02/2007|
25/01/2007|
25/01/2007|
10/01/2007|
10/01/2007|
30/12/2006|
30/12/2006|
22/12/2006|
22/12/2006|
17/12/2006|
17/12/2006|
06/12/2006|
06/12/2006|
07/11/2006|
24/10/2006|
18/10/2006|
29/08/2006|
02/08/2006|
07/07/2006|
21/06/2006|
21/06/2006|
15/05/2006|
28/03/2006|
24/01/2006|
21/01/2006|
09/01/2006|
19/12/2005|
11/12/2005|
21/11/2005|
13/11/2005|
27/09/2005|
27/09/2005|
23/08/2005|
31/07/2005|
25/07/2005|
18/07/2005|
26/06/2005|
08/06/2005|
24/05/2005|
15/05/2005|
19/04/2005|
19/04/2005|
06/04/2005|
06/04/2005|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House