Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
21/06/2006 | Afrontar a nuestros líderes derrotistas

Caroline Glick

El domingo, el Ministro de Exteriores palestino de Hamas, Mahmoud Zahar, se encontraba en una reunión en Teherán con su jefe, el Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad.

 

Ahmadinejad dedicó la reunión según se informa a recordar a Zahar que la jihad es el único camino para los palestinos, y exigir que Hamas redoblase sus ataques contra Israel.

Esta información nos dice poco acerca de Hamas e Irán que no sepamos ya.

Los líderes de Hamas Zahar y Jalid Mashaal llevan viajando a Irán desde el año pasado para reunirse con Ahmadinejad y mandos de la Inteligencia iraní y unidades de la Guardia Revolucionaria iraní con una frecuencia mensual, bimensual e incluso semanal.

Esta reunión simplemente sirve para recordarnos lo que lleva meses estando claro, es decir, que Irán es hoy el líder del eje jihadista global. Más llamativo que la reunión es el modo en el que los principales enemigos de Irán y Hamas - Estados Unidos e Israel- han respondido a la guerra que está emprendiendo contra ellos el eje jihadista.

Dos palabras describen adecuadamente las respuestas de la administración Bush y el gobierno Olmert a la guerra en escalada. Son respectivamente: apaciguamiento y capitulación.

La decisión de la administración Bush de negociar directamente con Irán en materia de la carrera genocida de la mulá-cracia por lograr la capacidad nuclear representa la renuncia más clara de la Casa Blanca a todo por lo que el Presidente George W. Bush afirma haber estado luchando desde los ataques del 11 de Septiembre.

El régimen iraní, con su intención abiertamente declarada de aniquilar a Israel; su participación activa en la guerra contra las fuerzas lideradas por Estados Unidos en Irak; su subyugación activa contra regímenes pro-occidentales por todo Oriente Medio; su apoyo a regímenes y fuerzas anti-Estados Unidos por todo el mundo; y su carrera por adquirir misiles balísticos intercontinentales capaces de golpear el continente americano, representa todo lo que Bush afirmaba disponerse a tumbar inmediatamente después de los ataques contra Estados Unidos hace cinco años.

HA HABIDO muchas tentativas de racionalizar, justificar y excusar la maniobra.

Algunos afirman que es resultado de la dificultad política. Es difícil ver porqué Bush iba a pensar que intentar apaciguar al peor enemigo de América aplacaría su base de apoyo político. Pero más importante que las razones de su inversión política son el contenido y las consecuencias de esta nueva postura.

Al proporcionar una apertura a Teherán, la administración Bush ha adoptado la política que el expresidente Jimmy Carter hizo tragar a la administración Clinton en sus negociaciones con los estalinistas norcoreanos en 1994. Hace doce años, Carter en persona invitaba a Corea del Norte a "desactivar" la crisis que los norcoreanos habían fomentado desarrollando abiertamente armamento nuclear. Puesto que el entonces presidente Bill Clinton carecía de política para tratar con Corea del Norte, permitió a Carter negociar el acuerdo que Bush ofrece hoy a Teherán.

Como entonces, a cambio hoy de "un gesto" de suspender el enriquecimiento de uranio, Estados Unidos está dispuesto a suministrar a Teherán combustible nuclear, aviones, repuestos, reactores de agua ligera, la entrada en la Organización Mundial de Comercio y la aceptación por parte Estados Unidos de la mulá-cracia como régimen legítimo.

No puede haber duda de que el acuerdo de Carter provocó en la práctica que Estados Unidos catalizase el desarrollo de armamento nuclear por parte de Corea del Norte. Y ahora, tras resistirse durante cinco años a adoptar una política para Irán, Bush ha sido convencido por los homólogos de la Secretario de Estado Condoleezza Rice de seguir la dirección europea de apaciguar a los mulás.

Con todo lo que el Pyongyang nuclear amenaza a sus vecinos, Corea del Norte aún es menos peligrosa que Irán. Al contrario que Pyongyang, Teherán se ve como un contrincante por la supremacía global. Dispone de células terroristas por todo el globo capaces de golpear objetivos occidentales en cualquier momento. Al margen de eso, Irán ya se ha comprometido a utilizar las bombas nucleares que está fabricando hoy para destruir Israel y poner de rodillas a Europa y América.

DESPUÉS DE QUE RICE anunciase la adopción por parte de Washington de la política de apaciguamiento de la UE, Irán no perdió el tiempo humillando repetidamente a América. El pasado jueves, Ahmadinejad se jactaba de que la oferta norteamericana mostraba que América ha sido derrotada. La IAEA revelaba que desde que Estados Unidos hiciera la oferta, Irán había intensificado sus operaciones de enriquecimiento de uranio. El Sunday Telegraph informaba de que Irán dispone de otro enclave nuclear secreto más que está dedicado al enriquecimiento de uranio con calidad militar.

A todo esto, el Presidente Bush ha respondido con más apaciguamiento. Afirma que Irán dispone de semanas para decidir si acepta la oferta norteamericana. La administración respalda el rechazo del presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado Richard Lugar de someter a votación una ley de sanciones contra Irán -ya aprobada de manera aplastante en la Cámara de Representantes y patrocinada por 61 Senadores. De modo que en lugar de luchar contra Irán, la administración lucha contra sus partidarios más leales al tiempo que impulsa la política de sus más fervientes detractores.

EL GOBIERNO OLMERT en Jerusalén rechaza igualmente reconocer que se está emprendiendo la guerra activamente contra Israel. El rechazo de Olmert a aceptar la realidad de la guerra es más injustificable aún que el de la administración Bush, porque los americanos no han sido atacados allí donde viven desde el 11 de Septiembre, mientras que todos los días los israelíes son atacados en sus casas.

Frente al contexto de la intensificación de los ataques con misiles palestinos contra el sur de Israel, el alcalde de Sderot, Eli Moyal, mostraba lo absurdo de la ceguera de color de rosa del gobierno cuando el domingo presentaba a Olmert la única opción que tiene. En palabras de Moyal, Olmert puede continuar ignorando la guerra y así convertir la ciudad bombardeada de Sderot en una ciudad fantasma, o puede librar la guerra y convertir Beit Hanoun en Gaza - desde la que llueven los misiles contra Sderot y las comunidades vecinas - en una ciudad fantasma. Es decir, o nosotros o ellos, tan simple como eso.

En esto, el gobierno respondía con negaciones y declaraciones de rendición.

Olmert y su igualmente débil y falto de experiencia Ministro de Defensa Amir Peretz, ideológicamente ciego, y la Ministro de Exteriores Tzipi Livni, afirman estar enviando a Hamas una señal clara al no hacer nada. ¿Y qué están señalando? Que si Hamas se comporta, Israel le dará Judea, Samaria y partes de Jerusalén.

EN LO QUE RESPECTA a Irán, según un informe en The Forward durante el fin de semana, durante su reciente reunión con la directiva judía americana, Olmert les animó a no insistir en Irán porque su gobierno no quiere que el tema se perciba como un tema israelí. Y así, la mayor parte de los grupos judíos, AIPAC incluido, no han criticado públicamente la adopción por parte de la administración de la política de apaciguamiento de Europa. Como decía a Forward Jess Hordes, director de asuntos de Washington de la Liga Antidifamación, "Reduciendo las opciones, hablando a las claras, o bien a aceptar a Irán como potencia nuclear o atacar militarmente, creo que la gente busca si existe o no un tercer camino para lograr el mismo propósito".

En la misma línea, diplomáticos israelíes de Nueva York y Washington han admitido que sus actividades se dedican hoy en gran medida a convencer a líderes judíos americanos de apoyar el plan Olmert de rendir a Hamas Judea y Samaria.

En 1943, cuando las pruebas de la destrucción de la comunidad judía europea se hicieron incontestables, algunos sionistas estridentes en Estados Unidos -sobre todo Peter Bergson y Ben Hecht - lanzaron una campaña masiva para intentar forzar a la administración Roosevelt a hacer algo por salvar a los judíos de Europa. La directiva judía organizada, encabezada por Steven Wise, hizo todo lo que pudo por deslegitimar sus esfuerzos. Según el relato copiosamente documentado en la historia de Rafael Medoff, El sionismo militante en América, Wise, al igual que los líderes del movimiento sionista Laborista, no quiso que la guerra fuera vista como tema judío, y no quiso alienar a la Casa Blanca metiendo demasiado ruido por los judíos europeos.

Hoy, mientras Irán se aproxima a cometer un segundo Holocausto, ¿cómo pasan su tiempo las organizaciones judías americanas? Al margen de apoyar a la administración y al gobierno Olmert, organizaciones judías americanas importantes, incluyendo la Conferencia de Presidentes de Organizaciones Judías Americanas, la Liga Antidifamación, la Federación Judía de Nueva York y el Joint Distribution Committee han unido fuerzas con el New Israel Fund, de extrema izquierda, y han anunciado su intención de financiar organizaciones árabes israelíes.

No hay duda de que mientras la cúpula de Israel y Estados Unidos pierde su voluntad colectiva de reconciliarse con la realidad de la guerra, decirles que se equivocan recae en los hombros de los ciudadanos ordinarios. Irán lleva en guerra contra Estados Unidos y contra Israel desde 1979, y su directiva se ha comprometido hoy a impulsar su guerra destruyendo Israel y poniendo a América de rodillas. A la luz de este peligro, y en vista de las lecciones claras del Holocausto, rehusar defender sus países por parte de aquellos que reconocen los peligros que desbordan a sus líderes es un acto de cobardía e inmoralidad.

Como decía Moyal, es el momento de afrontar los hechos. No existe camino intermedio. No puedes alimentar a enemigos genocidas dedicados a tu destrucción y ganar.


Caroline Glick es periodista por la Universidad de Columbia y editor jefe en funciones de The Jerusalem Post.

Diario Exterior (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
21/03/2021|
24/06/2020|
22/07/2018|
10/07/2018|
27/05/2018|
30/03/2018|
30/03/2018|
26/12/2017|
03/07/2017|
02/07/2017|
18/02/2017|
14/01/2017|
04/01/2017|
03/12/2016|
02/12/2016|
01/10/2016|
29/08/2016|
11/06/2016|
23/04/2016|
05/02/2016|
18/10/2015|
01/08/2015|
04/07/2015|
16/05/2015|
16/03/2015|
29/11/2014|
22/10/2014|
20/10/2014|
14/10/2014|
06/10/2014|
19/09/2014|
12/09/2014|
28/08/2014|
22/08/2014|
10/08/2014|
18/07/2014|
22/06/2014|
22/06/2014|
09/05/2014|
30/04/2014|
21/04/2014|
13/01/2014|
17/12/2013|
21/10/2013|
06/10/2013|
01/09/2013|
24/08/2013|
21/08/2013|
03/08/2013|
08/07/2013|
27/05/2013|
20/04/2013|
25/03/2013|
14/11/2012|
22/10/2012|
22/10/2012|
03/09/2012|
25/08/2012|
19/08/2012|
13/08/2012|
04/08/2012|
11/06/2012|
11/06/2012|
22/04/2012|
10/10/2011|
10/10/2011|
25/09/2011|
25/09/2011|
21/09/2011|
15/09/2011|
15/09/2011|
19/08/2011|
14/08/2011|
06/08/2011|
02/08/2011|
28/07/2011|
24/07/2011|
02/07/2011|
02/07/2011|
29/06/2011|
29/06/2011|
28/06/2011|
28/06/2011|
18/06/2011|
18/06/2011|
14/06/2011|
14/06/2011|
10/06/2011|
10/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
26/05/2011|
26/05/2011|
04/05/2011|
04/05/2011|
02/05/2011|
02/05/2011|
08/04/2011|
08/04/2011|
22/03/2011|
10/03/2011|
06/03/2011|
20/02/2011|
06/02/2011|
22/01/2011|
12/01/2011|
08/01/2011|
01/01/2011|
29/12/2010|
25/12/2010|
23/12/2010|
19/12/2010|
26/11/2010|
22/11/2010|
16/11/2010|
06/11/2010|
03/11/2010|
13/10/2010|
10/10/2010|
04/10/2010|
22/09/2010|
15/09/2010|
04/09/2010|
04/09/2010|
28/08/2010|
28/08/2010|
22/08/2010|
22/08/2010|
18/08/2010|
18/08/2010|
13/08/2010|
07/08/2010|
31/07/2010|
31/07/2010|
27/07/2010|
24/07/2010|
14/07/2010|
10/07/2010|
10/07/2010|
06/07/2010|
02/07/2010|
01/07/2010|
27/06/2010|
19/06/2010|
12/06/2010|
08/06/2010|
01/06/2010|
29/05/2010|
27/05/2010|
25/05/2010|
19/05/2010|
16/05/2010|
08/05/2010|
04/05/2010|
30/04/2010|
26/04/2010|
17/04/2010|
11/04/2010|
01/04/2010|
14/03/2010|
28/02/2010|
15/02/2010|
13/12/2009|
13/12/2009|
15/11/2009|
15/11/2009|
05/11/2009|
27/10/2009|
20/09/2009|
16/09/2009|
06/09/2009|
22/08/2009|
22/08/2009|
19/08/2009|
11/08/2009|
11/08/2009|
02/08/2009|
02/08/2009|
14/07/2009|
14/07/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
07/03/2009|
07/03/2009|
03/03/2009|
03/03/2009|
01/03/2009|
01/03/2009|
22/02/2009|
10/01/2009|
02/01/2009|
19/11/2008|
19/11/2008|
28/10/2008|
28/10/2008|
06/10/2008|
06/10/2008|
25/09/2008|
25/09/2008|
23/04/2008|
16/04/2008|
04/04/2008|
12/03/2008|
18/01/2008|
12/01/2008|
23/11/2007|
27/10/2007|
10/10/2007|
25/09/2007|
20/09/2007|
28/08/2007|
16/07/2007|
14/07/2007|
03/07/2007|
01/06/2007|
01/06/2007|
30/04/2007|
30/04/2007|
17/04/2007|
17/04/2007|
13/04/2007|
13/04/2007|
03/04/2007|
22/03/2007|
17/03/2007|
28/02/2007|
25/01/2007|
25/01/2007|
10/01/2007|
10/01/2007|
30/12/2006|
30/12/2006|
22/12/2006|
22/12/2006|
17/12/2006|
17/12/2006|
06/12/2006|
06/12/2006|
07/11/2006|
24/10/2006|
18/10/2006|
29/08/2006|
02/08/2006|
07/07/2006|
15/05/2006|
28/03/2006|
24/01/2006|
21/01/2006|
09/01/2006|
19/12/2005|
11/12/2005|
21/11/2005|
13/11/2005|
27/09/2005|
27/09/2005|
11/09/2005|
23/08/2005|
31/07/2005|
25/07/2005|
18/07/2005|
26/06/2005|
08/06/2005|
24/05/2005|
15/05/2005|
19/04/2005|
19/04/2005|
06/04/2005|
06/04/2005|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House