Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
30/04/2007 | Bishara y la vieja guardia

Caroline Glick

La decisión misma por parte del brazo policial de Israel de abrir una investigación contra Bishara por sus actos de traición es un avance a celebrar.

 

Puesto que los detalles del historial criminal por traición del diputado Azmi Bishara aún son secretos, es imposible examinar cómo afectaron sus acciones en representación de Hezbolá durante la guerra del verano pasado a la campaña de Israel contra el ejército satélite de Irán en el Líbano.

Pero incluso sin conocer los detalles de los crímenes de Bishara, destacan dos detalles notables de su caso. En primer lugar, la decisión misma por parte del brazo policial de Israel de abrir una investigación contra Bishara por sus actos de traición es un avance a celebrar. Marca una salida clara de su anterior tratamiento a Bishara y a los demás parlamentarios árabes que han trabajado abiertamente en representación de los enemigos de Israel en los últimos años.

Bishara actuaba como agente sirio y de Hezbolá antes incluso de salir elegido para la Knesset en 1996. En violación del derecho israelí, que prohíbe un viaje sin autorización a estados enemigos, en 1997 viajaba a Siria y se entrevistaba con el entonces vicepresidente Abdel Halim Jadam. En 1998 volvía a Siria a reunirse con el entonces Ministro de Exteriores Farouk a-Shara. A lo largo de los años 90 organizaba visitas ilegales a Siria para árabes israelíes.

La visita de alto nivel a Siria y el Líbano el pasado septiembre por parte de Bishara junto con sus colegas de la Knesset Jamal Zahalka y Wasal Taha, cuando elogió a Siria y Hezbolá, no fue sino una escalada de sus acciones en representación de Siria y Hezbolá inmediatamente después de la retirada del ejército del sur del Líbano en mayo de 2000. Tras esa retirada, Bishara elogiaba a Hezbolá en una conferencia de árabes israelíes en Umm el-Fahm diciendo, "Hezbolá tiene derecho a enorgullecerse de sus logros humillando a Israel". Repitió esas declaraciones en 2001 durante otra visita ilícita a Siria. Allí elogió al ejército satélite de Irán en el Líbano mientras aparecía junto al comandante de Hezbolá Hassán Nasralah en una ceremonia en honor a Hafez Assad.

El trabajo de Bishara en favor de Siria y Hezbolá no es sino un aspecto de su comportamiento traidor. También ha defendido la unificación de los árabes israelíes con los palestinos en su guerra contra Israel. Según la Comisión Orr, Bishara jugó tuvo el papel central a la hora de incitar a los disturbios árabes israelíes de octubre de 2000. Aunque todos estos actos son constitutivos de traición, el estamento jurídico y de seguridad de Israel se abstuvo de tratarlos. En lugar de abrirle una investigación por traición, fue juzgado por incitación o apoyar a organizaciones terroristas y visitar estados enemigos sin permiso. Debido a su prominencia política, una vez tras otra, se le concedía carta blanca.

Y Bishara no es un caso único. Desde 1994, el diputado Ahmed Tibi ha actuado abiertamente como agente de la organización terrorista Fatah. El mes pasado, los diputados Mohammed Barakei e Ibrahim Sarsour participaban en una conferencia en Ramala en la que llamaron a los palestinos a conquistar Jerusalén. No se ha iniciado ninguna investigación criminal en contra de ninguno de estos hombres. ¿Existen motivos para esperar que la investigación de Bishara marque una nueva disposición por parte del estamento político y legal a poner fin a la cultura de traición que ha llegado a dominar la sociedad árabe israelí?

Desafortunadamente, la respuesta a esta pregunta puede deducirse del segundo aspecto notable del caso Bishara, a saber, que ha huido del país.

La ley de traición estipula que los miembros de la Knesset sospechosos de ser traidores pierden la inmunidad parlamentaria frente a la investigación o el procesamiento. La policía y el Shin Bet (la agencia de seguridad de Israel) podrían haber detenido a Bishara durante la duración de la investigación en su contra. Pero no solamente a no le pusieron bajo arresto, sino que permitieron que abandonase el país. Algunos han atribuido la decisión de las autoridades de permitir huir a Bishara a un mal juicio. Pero esta opinión se pierde los detalles. Es mucho más probable que la decisión de permitir que huyera de la justicia se derive de la debilidad institucional.

Hasta la fecha, las tentativas por parte de la Knesset, la policía y el Shin Bet por implementar las leyes del estado contra políticos árabes e izquierdistas radicales que actúan contra el estado han sido escrupulosamente evitadas por parte del estamento israelí. Ese estamento está compuesto de elites académicas y culturales que les apoyan, y los cargos más elevados de la fiscalía del estado, el Tribunal Supremo y la dirección política de Israel, que les protegen.

En 1999 y 2003, el Tribunal Supremo derogó las decisiones de la Comisión Electoral Central de prohibir a Bishara presentarse a la Knesset. El Haaretz le proporcionó un foro abierto para airear sus diatribas anti-sionistas. A pesar de su pedigrí universitario de la Alemania del Este, el Instituto Van Leer de la universidad hebrea concedió a Bishara legitimidad académica.

Frente a este estado de las cosas, la policía, el Shin Bet y el pueblo israelí en conjunto no tenían motivos para creer que Bishara sería procesado al finalizar su investigación. No tenían motivos para creer que si era procesado, sería condenado. Y no tenían motivos para creer que si era condenado, permanecería en prisión en lugar de ser liberado mediante perdón presidencial en el marco de un acuerdo con Hamas, Fatah o Hezbolá. De modo que es razonable asumir que las autoridades policiales decidieron permitir que Bishara se convirtiera en un propagandista en Al-Jazira antes que dejarle convertir en mofa el mandato de la ley en Israel. Si Bishara fuera procesado y condenado, lejos de disuadir a otros de seguir su ejemplo, todo este asunto habría instado a los árabes israelíes a apoyarle como modelo.

Y AQUí se encuentra el epicentro del problema. Bishara y sus socios solamente han sido capaces de actuar como han actuado porque el estamento israelí les ha permitido hacerlo. Y el estamento israelí les ha permitido hacerlo porque desde el inicio del proceso de paz de Oslo con la OLP en 1993, ese estamento ha sido corrompido y está dominado por anti-sionistas.

Puesto que el premier en funciones Shimon Peres fue el padre del proceso de Oslo, no es ninguna sorpresa que él haya sido el motor central detrás de la corrupción de ese estamento. Peres ridiculiza abiertamente el mandato de la ley basando su campaña a la presidencia en su promesa de perdonar a Marwán Barghouti, el mando de Fatah encarcelado y asesino de masas condenado.

Tras inaugurar el proceso de Oslo, el entonces ministro de exteriores Peres trabajó asiduamente por minar los cimientos sionistas de la burocracia estatal. El ejemplo más obvio de esto fue su decisión de cerrar el departamento público de diplomacia del Ministerio de Exteriores. Ese departamento había sido responsable de defender a Israel ante el mundo según la historia judía, la historia del movimiento sionista y la historia de las guerras del mundo árabe contra los judíos en la Tierra de Israel.

Para Peres, garantizar el apoyo público a su apoyo a la OLP - una organización terrorista fundada en 1964 con el fin de destruir Israel y anular el derecho de autodeterminación del pueblo judío en su patria - precisaba del rechazo a la historia. Aún hoy Peres insiste en que la historia debe ser rechazada. Hace apenas 2 semanas decía "si dependiera de mí, cancelaría todos los estudios de historia".

Bajo el impulso de Oslo y el control de los profesores anti-sionistas, el Ministerio de Educación comenzó rápidamente a recitar el discurso políticamente correcto. Encabezado ahora por Yuli Tamir, una de las fundadoras de Paz Ahora, el Ministerio anunciaba el mes pasado que en cumplimiento con su misión educativa, los escolares aprenderán menos hechos históricos, puesto que no existe ninguna verdad histórica real. En palabras del profesor Anat Zohar, el director del secretariado pedagógico del Ministerio, "hasta la fecha, las aulas no trataban de desarrollar el pensamiento, solamente de transferir el pensamiento. Hoy, con el cambio esperado, el docente se convierte en parte activa. El conocimiento se construye en términos de contexto".

De modo que puesto que ahora todo es contextual, ya no puede haber ninguna distinción de valor entre la falsa narrativa a-histórica palestina y la historia judía.

El miércoles, el columnista del Ma'ariv Ben Dror Yemini publicaba un trabajo literario en portada titulado "De la independencia al suicidio". Yemini informaba de que 3 entidades sufragadas por el contribuyente - el Fondo Rabinovich, la Cinemateca de Jerusalén y el Canal 8 - han contratado al excineasta anti-israelí y antisemita Eyal Sivan con el fin de fabricar la película oficial de conmemoración del 60 cumpleaños de Israel el año que viene. Yemini afirmaba, "Los anti-sionistas, que componen quizá una mitad porcentual del público, controlan el 70% de las instituciones culturales de Israel". Yemini terminaba su examen con una súplica desapasionada al Primer Ministro Ehud Olmert para que ponga fin a esta desgracia y cancele el acuerdo. "Sr. Primer Ministro", escribió, "tiene usted la oportunidad de actuar como sionista y como nacionalista, para evitar esta colosal aberración. No pase por alto esta oportunidad".

Pero lo que Yemini omitía mencionar es que Olmert forma parte del problema. Los escándalos de corrupción que rodean a Olmert y sus colegas en el Kadima son el combustible que alimenta la toma anti-sionista del testamento nacional. Es esta toma impulsada por la corrupción lo que provocó que el Shin Bet y la policía prefirieran ver escapar de la justicia a Bishara abandonando el país antes que juzgarle en un tribunal israelí por crímenes contra el estado. Es esta toma de control lo que dota de poder a gente como Bishara para trabajar sin miedo por el colapso del estado.

PERO AÚN CON TODO ESTO, hay motivos, grandes motivos, de esperanza en este país. Esta esperanza quedaba claramente patente el domingo cuando centenares de jóvenes de todos los segmentos de la sociedad se reunían en el Kedumim para presentar sus últimos respetos al profesor Yosef Ben-Shlomo. Ben-Shlomo, que falleció a los 77 años tras una prolongada guerra contra el cáncer, es considerado ampliamente como el mayor profesor y académico de su generación.

Debido a su lealtad a ultranza a los valores judíos y sionistas, Ben-Shlomo - que encabezó el departamento de filosofía judía de la Universidad de Tel Aviv hasta que fue fríamente instado a jubilarse hace 8 años -- era aislado e ignorado por sus colegas del estamento académico israelí. A su jubilación, rechazó una oferta para enseñar en Harvard y optó por convertirse en el pedagogo jefe de las academias de dirección secular que estaban estableciendo sus ex alumnos.

En los albores del proceso de Oslo hace 14 años, Ben-Shlomo desafió a la sociedad israelí a demostrar que el sionismo no es una moda pasajera. Asumió su propio desafío convirtiéndose en el aliento detrás de las academias que comenzaron a llenar con rapidez el vacío dejado por el sistema escolar. En cuestión de 8 años estas escuelas han inculcado los valores judíos, sionistas y humanistas a miles de jóvenes israelíes.

Aunque el funeral fue una ocasión triste, el mensaje que emanó de él fue contundente. Los centenares de oficiales, soldados y estudiantes presentes dejaron claro que el estamento político de Israel no representa a Israel. La nación no es corrupta, y no ha vuelto la espalda a su historia. Lejos de fijar sus ojos en la vieja guardia, los ciudadanos de Israel están construyendo una nueva guardia basada en nuestros verdaderos valores judíos y sionistas.

De modo que a pesar de la corrupción del estamento político tan brutalmente evidenciada por el caso Bishara, existen todo tipo de motivos para creer que [el estamento político] es la moda pasajera, no el sionismo.

El Reloj (Israel)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 778 )
fecha titulo
17/12/2013 Kerry forces Israel’s moment of decision
21/10/2013 Israel's blind watcmen
21/08/2013 When failure carries no cost
16/08/2013 Why Israel Is Obsessed with an Iranian Bomb
15/08/2013 Israel y Palestina: ¿es posible alcanzar la paz en nueve meses?
14/08/2013 Un nuevo intento
12/08/2013 The Israel Defence Forces - Taking wing
03/08/2013 Bibi and the true believers
19/06/2013 Los israelíes, cada vez más de izquierdas
29/05/2013 Buying Time? Money, Guns and Politics in the West Bank


Otras Notas del Autor
fecha
Título
21/03/2021|
24/06/2020|
22/07/2018|
10/07/2018|
27/05/2018|
30/03/2018|
30/03/2018|
26/12/2017|
03/07/2017|
02/07/2017|
18/02/2017|
14/01/2017|
04/01/2017|
03/12/2016|
02/12/2016|
01/10/2016|
29/08/2016|
11/06/2016|
23/04/2016|
05/02/2016|
18/10/2015|
01/08/2015|
04/07/2015|
16/05/2015|
16/03/2015|
29/11/2014|
22/10/2014|
20/10/2014|
14/10/2014|
06/10/2014|
19/09/2014|
12/09/2014|
28/08/2014|
22/08/2014|
10/08/2014|
18/07/2014|
22/06/2014|
22/06/2014|
09/05/2014|
30/04/2014|
21/04/2014|
13/01/2014|
17/12/2013|
21/10/2013|
06/10/2013|
01/09/2013|
24/08/2013|
21/08/2013|
03/08/2013|
08/07/2013|
27/05/2013|
20/04/2013|
25/03/2013|
14/11/2012|
22/10/2012|
22/10/2012|
03/09/2012|
25/08/2012|
19/08/2012|
13/08/2012|
04/08/2012|
11/06/2012|
11/06/2012|
22/04/2012|
10/10/2011|
10/10/2011|
25/09/2011|
25/09/2011|
21/09/2011|
15/09/2011|
15/09/2011|
19/08/2011|
14/08/2011|
06/08/2011|
02/08/2011|
28/07/2011|
24/07/2011|
02/07/2011|
02/07/2011|
29/06/2011|
29/06/2011|
28/06/2011|
28/06/2011|
18/06/2011|
18/06/2011|
14/06/2011|
14/06/2011|
10/06/2011|
10/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
26/05/2011|
26/05/2011|
04/05/2011|
04/05/2011|
02/05/2011|
02/05/2011|
08/04/2011|
08/04/2011|
22/03/2011|
10/03/2011|
06/03/2011|
20/02/2011|
06/02/2011|
22/01/2011|
12/01/2011|
08/01/2011|
01/01/2011|
29/12/2010|
25/12/2010|
23/12/2010|
19/12/2010|
26/11/2010|
22/11/2010|
16/11/2010|
06/11/2010|
03/11/2010|
13/10/2010|
10/10/2010|
04/10/2010|
22/09/2010|
15/09/2010|
04/09/2010|
04/09/2010|
28/08/2010|
28/08/2010|
22/08/2010|
22/08/2010|
18/08/2010|
18/08/2010|
13/08/2010|
07/08/2010|
31/07/2010|
31/07/2010|
27/07/2010|
24/07/2010|
14/07/2010|
10/07/2010|
10/07/2010|
06/07/2010|
02/07/2010|
01/07/2010|
27/06/2010|
19/06/2010|
12/06/2010|
08/06/2010|
01/06/2010|
29/05/2010|
27/05/2010|
25/05/2010|
19/05/2010|
16/05/2010|
08/05/2010|
04/05/2010|
30/04/2010|
26/04/2010|
17/04/2010|
11/04/2010|
01/04/2010|
14/03/2010|
28/02/2010|
15/02/2010|
13/12/2009|
13/12/2009|
15/11/2009|
15/11/2009|
05/11/2009|
27/10/2009|
20/09/2009|
16/09/2009|
06/09/2009|
22/08/2009|
22/08/2009|
19/08/2009|
11/08/2009|
11/08/2009|
02/08/2009|
02/08/2009|
14/07/2009|
14/07/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
07/03/2009|
07/03/2009|
03/03/2009|
03/03/2009|
01/03/2009|
01/03/2009|
22/02/2009|
10/01/2009|
02/01/2009|
19/11/2008|
19/11/2008|
28/10/2008|
28/10/2008|
06/10/2008|
06/10/2008|
25/09/2008|
25/09/2008|
23/04/2008|
16/04/2008|
04/04/2008|
12/03/2008|
18/01/2008|
12/01/2008|
23/11/2007|
27/10/2007|
10/10/2007|
25/09/2007|
20/09/2007|
28/08/2007|
16/07/2007|
14/07/2007|
03/07/2007|
01/06/2007|
01/06/2007|
17/04/2007|
17/04/2007|
13/04/2007|
13/04/2007|
03/04/2007|
22/03/2007|
17/03/2007|
28/02/2007|
25/01/2007|
25/01/2007|
10/01/2007|
10/01/2007|
30/12/2006|
30/12/2006|
22/12/2006|
22/12/2006|
17/12/2006|
17/12/2006|
06/12/2006|
06/12/2006|
07/11/2006|
24/10/2006|
18/10/2006|
29/08/2006|
02/08/2006|
07/07/2006|
21/06/2006|
21/06/2006|
15/05/2006|
28/03/2006|
24/01/2006|
21/01/2006|
09/01/2006|
19/12/2005|
11/12/2005|
21/11/2005|
13/11/2005|
27/09/2005|
27/09/2005|
11/09/2005|
23/08/2005|
31/07/2005|
25/07/2005|
18/07/2005|
26/06/2005|
08/06/2005|
24/05/2005|
15/05/2005|
19/04/2005|
19/04/2005|
06/04/2005|
06/04/2005|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House