Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
02/09/2007 | Irán - Policía y moral

Mikel Ayestaran

Mashrub (alcohol), varagh (barajas de cartas), film sexy (películas pornográficas)... Los vendedores de artículos prohibidos susurran a los viandantes las mismas palabras una y otra vez. Seguidas, con disimulo y de forma muy rápida.

 

Están en las plazas del sur de Teherán y cuando alguien acepta la compra de un «film sexy», por ejemplo, se retiran a una esquina y cambian su DVD, sin carátula alguna, por un billete de diez mil riales (un euro). El mercado negro opera de diferente forma en la zona noble de la ciudad, al norte, donde la gente con mayor nivel económico realiza sus compras por teléfono y sin moverse de su sillón.

En una ciudad de catorce millones de habitantes se puede conseguir de todo. Las fuerzas de seguridad de la república islámica trabajan duro para evitar este comercio, pero sus esfuerzos son insuficientes para acabar con un negocio en el que el boca a boca es la única propaganda.

Jueves noche

Una cara en la calle, otra dentro de casa. Transcurridos veintiocho desde el establecimiento de una república islámica en el país que hasta entonces era el más occidental de todo Oriente Medio, los jóvenes que han nacido y crecido dentro del sistema han ido aprendiendo los trucos para intentar vivir, vestirse y divertirse como lo hacían sus padres, o como ven hacerlo a la gente de su edad por los canales del satélite. «No es sencillo, pero en Teherán también hay marcha y debido a la sensación constante de peligro, resulta mucho más excitante que en Europa o Estados Unidos", comenta Sam, un joven ingeniero miembro de una adinerada familia teheraní que reside en Londres, pero que viaja cada verano a su país.

En un país con setenta millones de habitantes y una edad media de veinticinco años las noches de los jueves, víspera del viernes sagrado para el Islam, se han convertido en una pesadilla para la policía local en ciudades como Isfahán, Shiraz y, sobre todo, Teherán. La capital parece un país independiente dentro de la gran república islámica. No hay bares, ni discotecas, las fiestas se organizan en casas particulares. No está permitida la venta de alcohol, pero en el mercado negro se compra de todo. Para los que no tienen el dinero suficiente, queda la producción artesana usando alcohol de farmacia, lo que provoca sistemáticamente intoxicaciones a lo largo del país.

«Como más se liga es con el “dor dor”. La táctica consiste en conseguir un buen coche y pasearse por las avenidas del norte a la caza de chicas que también vayan en coche. Paramos en semáforos y nos pasamos los móviles de un vehículo al otro, luego nos llamamos y quedamos en alguna cafetería», apunta Sam, que gracias a su todoterreno Mercedes consigue «más números de teléfono que nadie en la ciudad». Los atascos en estas calles del norte son eternos en la tarde del jueves y la policía incluso llega a cortar el tráfico para evitar el colapso y el flirteo entre jóvenes.

Ideas sobre las fiestas

«Hay iraníes que quieren divertirse como los occidentales, pero otros muchos no. No se trata de fiestas que organizan los europeos a las que vamos iraníes, las mejores son las que organizamos los iraníes para nosotros mismos», destaca Parisa. Nació el año del regreso de Jomeini, pero pese a su educación en el sistema y valores islámicos y a no haber salido nunca del país, dista mucho de representar el modelo de joven musulmana ideado por la revolución. Parisa mira a Occidente, como otros miles de jóvenes teheraníes cansados de ser perseguidos por su ropa, su peinado o la música.

En las fiestas del norte de Teherán se deja un cuarto para que las chicas se desprendan de su ropa oscura nada más entrar. Las batas y los pañuelos caen de los cuerpos y descubren modernos vestidos, escotes, minifaldas y camisetas de las mismas marcas, colores y diseños que en cualquier país del mundo. La moda islámica impuesta en las calles por las nuevas patrullas de la fe desplegadas por el Presidente Ahmadineyad, se convierte en la misma moda joven que en Madrid o Barcelona. Lo que cambia es la música. Madonna, Coldplay o los Rolling no pueden competir con artistas locales como Benyamin, cuyo estilo de música disco cantada en farsi, arrasa.

«El truco está en la calle. Si no llamas la atención, te dejan en paz y en tu casa puedes hacer lo que quieras. Si algún vecino se queja puede venir la policía, entonces se paga una multa y, como mucho, se termina en comisaría. Pero no hacemos nada que no hicieran nuestros padres antes del 79 y por eso nos comprenden», declara Zohre, que como Parisa no ha salido nunca del país y sueña con viajar a la costa turca la próxima semana para poder bañarse junto a su novio «y ver el horizonte, sin toldos que me libren de las miradas de los hombres. Sólo quiero nadar con él».

Los resultados de la revolución cultural islámica no han dado los frutos esperados y muchos jóvenes se revelan ante la censura y la represión. Pese a los esfuerzos de las autoridades por islamizar a su población, la religión está en regresión en muchos sectores, cada vez más alejados de los valores islámicos que tratan de regir las leyes y normas de la sociedad. Los millones de iraníes que viven en el exilio (la mayoría de ellos en Estados Unidos), las nuevas tecnologías (el farsi es el tercer idioma por orden de importancia en los blogs de internet), la televisión satélite… muchas son las causas, según los analistas locales, de la doble vida en un Irán en el que sus ciudadanos han roto el bloqueo impuesto por Estados Unidos, el denominado «gran Satán» por los líderes de la revolución, para volver a fijar la vista de sus ojos en Occidente.

Porno doméstico

Según intelectuales reformistas, como Emadeddin Baghi, el éxito del porno es otro de los factores que denotan el alejamiento de los iraníes de los cánones marcados desde la ciudad santa de Qom. En estos últimos meses, además, se ha constatado que en la república islámica lo que arrasa es el género doméstico. Ni las televisiones vía satélite, donde hay canales clasificados en X, pueden competir en popularidad con las cintas caseras.

«Los vídeos que triunfan en Irán son los caseros, grabados con teléfonos móviles, o cámaras no profesionales, y que recogen momentos de la vida íntima de iraníes. Tengo desde mujeres cambiándose en los vestuarios de una tienda de ropa, hasta imágenes de una piscina o el polémico vídeo de Zohre con su novio», señala un vendedor anónimo por vía telefónica.

Hace seis meses que el video de Zahra Amir Ebrahim, famosa actriz que encarnaba al personaje de Zohre en la célebre telenovela local «Nargés» (una especie de «Cristal» o «Pasión de Gavilanes» a la iraní) salió al mercado. La actriz rompió con su novio y éste, a modo de venganza, difundió una cinta en la que se les veía haciendo el amor. Veintiséis minutos de sexo puro y duro que se estima han podido recaudar cerca de cuatro millones de euros y se han convertido en la cinta más vendida de Irán, por encima de los célebres directores locales que cada año copan los primeros lugares en los festivales cinematográficos de todo el mundo.

Lógicamente, no hay datos oficiales, pero los vendedores consultados aseguran que se han podido vender más de cien mil copias de este DVD. Nada más destaparse el escándalo, la actriz envió una carta a los medios explicando que fue engañada y que ella es una «mujer musulmana muy creyente». Las autoridades aceptaron sus disculpas y persiguieron a su ex pareja, que tuvo que huir del país.

Cinco meses después, la pesadilla renació para Zohre, pero esta vez a nivel internacional, ya que la revista «Playboy» publicó su historia en su número de mayo y ofrecía un enlace a la página de internet donde descargarse el vídeo. El mito de la actriz piadosa, jamás vista hasta ese momento sin hyjab, comenzó a derrumbarse. El vídeo supuso un golpe directo a la credibilidad de los medios públicos, controlados por el Gobierno, y en los que se transmite sin fisuras la imagen de una sociedad idealmente islámica.

Irán se mueve, avanza, y el régimen islámico se enfrenta a una realidad distinta a la que hace veintiocho años provocó la victoria de Jomeini. La revolución cultural y la islamización de la educación y de la sociedad no han podido calar en todo el país por igual y el norte de Teherán es un espejo al que empiezan a mirar el resto de jóvenes iraníes, que ven allí un pedazo de occidente dentro del régimen.

ABC (España)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 899 )
fecha titulo
19/01/2014 U.S.-Iran: Two Countries in the Iron Grip of Conservatives
16/01/2014 Iran is losing the battle of modern culture
21/12/2013 Iran’s hard-liners resist nuclear deal
08/12/2013 Time to Let Iran Prove Itself
26/11/2013 Obama se queda solo en la defensa del acuerdo con Irán
25/11/2013 Los puntos principales del acuerdo entre Irán y el Grupo 5+1
25/11/2013 Curbing Iran's nuclear programme - Modest, but still historic
09/11/2013 Cambio esperanzador
09/11/2013 Netanyahu denuncia que Irán va a lograr 'el acuerdo del siglo'
19/10/2013 China and Iran: Destined to Clash?


Otras Notas del Autor
fecha
Título
06/03/2020|
13/02/2019|
14/10/2018|
06/09/2018|
21/09/2017|
20/08/2017|
14/07/2017|
05/06/2017|
10/04/2017|
16/03/2017|
16/01/2017|
25/09/2016|
25/04/2016|
06/04/2016|
21/01/2016|
16/12/2015|
09/09/2015|
05/06/2015|
21/03/2015|
20/11/2014|
20/06/2014|
23/05/2014|
12/05/2014|
30/04/2014|
17/02/2014|
10/01/2014|
15/10/2013|
05/09/2013|
03/06/2013|
07/05/2013|
16/04/2013|
24/03/2013|
21/03/2013|
09/03/2013|
05/03/2013|
05/03/2013|
04/03/2013|
27/02/2013|
16/02/2013|
02/02/2013|
18/08/2012|
19/05/2012|
29/10/2011|
01/09/2011|
01/09/2011|
15/08/2011|
05/04/2011|
06/01/2011|
09/10/2010|
02/09/2010|
02/09/2010|
13/08/2010|
12/08/2010|
19/07/2010|
23/06/2010|
21/06/2010|
08/04/2010|
12/01/2010|
28/12/2009|
17/10/2009|
27/03/2009|
17/03/2009|
17/03/2009|
15/03/2009|
15/03/2009|
02/03/2009|
02/03/2009|
21/07/2008|
21/07/2008|
29/06/2008|
29/06/2008|
25/12/2007|
15/07/2007|
06/02/2007|
06/02/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House