Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
02/11/2018 | Elecciones2018-EEUU: El fantasma del fraude en las elecciones de EEUU

Pablo Pardo

Los demócratas acusan a los republicanos de una campaña masiva para restringir el sufragio de las minorías.

 

Jorge Luis Borges escribió que "descreo de la democracia, ese curioso abuso de la estadística". Frases como ésa le costaron el Nobel, que fue en su lugar a Gabriel García Márquez, un admirador de Fidel Castro, que, como todos sabemos, defendía la teoría de un hombre, un voto, siempre que el hombre fuera él o, a su muerte, su hermano.

En los Estados Unidos de 2018, Borges estaría en la primera línea del debate político. Quién vota y quién no se ha convertido en la gran batalla de las elecciones del Congreso del martes. Los demócratas acusan a los republicanos de llevar a cabo de forma masiva lo que llaman "supresión del voto". Y citan para ello una frase en la línea de la teoría borgesiana, pero de Paul Weyrich, cofundador del 'think tank' conservador más influyente del país, la Heritage Foundation: "Nuestra influencia en las elecciones depende de que la población votante se reduzca".

Eso implica hacer que voten menos minorías -latinos, negros, y asiáticos, e indígenas- que apoyan al Partido Demócrata. Como explica Danielle Root, del 'think tank' demócrata Center for American Progress, en una entrevista telefónica, "toda la supresión del voto afecta sobre todo a las personas que no son blancas que, a su vez, son las que suelen tener un nivel de ingresos más bajo". Eso incluye dos medidas: poner menos colegios electorales en zonas pobres o habitadas por minorías, y exigir documentos identificativos para votar.

Los republicanos responden que, con su insistencia en mantener las viejas regulaciones del voto, los demócratas fomentan el fraude, aunque nadie ha llegado tan lejos como Donald Trump, que ha declarado -como es habitual en él, sin pruebas-, que la campaña de Hillary Clinton llevó a "millones de inmigrantes ilegales" a votar.

Tradicionalmente en EEUU no ha hecho falta presentar un documento identificativo para ejercer el derecho de voto. Además, ¿qué documento se puede presentar en un país que se precia de no tener DNI? Eso ha hecho que se haya aceptado cualquier prueba de residencia en el estado en el que se vota, lo que incluye hasta la factura de la luz o del teléfono. Uno de los mayores defensores de ese sistema es el ex vicepresidente -y casi seguro candidato en 2020- Joe Biden, que hace dos semanas, en una entrevista televisada, dijo que es "total, absoluta, incuestionablemente cierto" que hay una estrategia para la "supresión del voto" en torno a la exigencia de un documento de identidad.

Así que para ver cómo va la guerra del voto, EL MUNDO se ha ido a las trincheras. En este caso, al Edificio Municipal de Herndon, en el condado de Fairfax, en Virginia, una enorme mole de ladrillo rojo, como la mayoría de las sedes administrativas en esa parte de EEUU, en cuyo interior hay todo tipo de oficinas. Por haber, hasta hay un gimnasio.

Y, en el sótano, el colegio electoral. Porque en Virginia se puede votar desde un mes antes de las elecciones. Es el 'voto adelantado', inevitable en un país en el que las elecciones son en día laborable y en el que hay pocos colegios electorales. Pocos y, según los demócratas, cada vez menos, porque, en los 30 estados que controlan, los republicanos están cerrando los lugares de votación en barrios pobres o habitados por minorías.

A la entrada del edificio, los partidos tienen unos tenderetes en los que hacen campaña de último minuto para convencer a los votantes. Allí está John Curtin, un abogado especializado en patentes, haciendo su voluntariado gratis por el Partido Republicano, lo que en su caso requiere una moral considerable, ya que esa formación, antes dominante en Virginia, lleva perdiendo elección tras elección en el estado, fundamentalmente debido a la urbanización y a la afluencia de jóvenes y mujeres con nivel educativo alto.

Curtin -que, con la fe de todo misionero en tierra de infieles, espera el milagro electoral del 6 de noviembre- explica de manera sucinta la clave del debate sobre el fraude (para los republicanos) o la supresión del voto (para los demócratas): "Yo no creo que haya un fraude electoral generalizado. Pero es que no creo que haga falta. No es necesario que haya cien votos fraudulentos; basta con que haya uno solo".

Es cierto. En las elecciones al Congreso del estado de Virginia, hace justo un año, dos escaños se decidieron por menos de cien votos, y uno tuvo que ser adjudicado lanzando una moneda al aire porque ambos candidatos obtuvieron el mismo número de sufragios. La suerte fue republicana, el escaño fue para ese partido, y, así, la formación de Donald Trump mantuvo su mayoría en el Congreso de Virginia. Una moneda, un Estado.

La clave del problema es que no existen una autoridad independiente ni un organismo a nivel nacional que organice las elecciones. Es el Departamento de Estado de cada estado el que lo hace. Y el cargo de secretario de Estado es electo. Así que existe un amplio margen para cambiar las normas.

Ése es el caso del estado de Georgia, donde el secretario de Estado, el republicano Bryan Kemp, se presenta a gobernador, en una carrera reñidísima contra la demócrata Stacey Abrams, que es afroamericana. En lo que, sin duda, es una coincidencia, la Secretaría de Estado de Georgia tiene paralizada la solicitud de registro en el Censo Electoral de 55.000 personas, de las que más de 40.000 son de raza negra.

Lo mismo pasa en Dakota del Norte. Allí, el estado ha emitido una norma en virtud de la cual los votantes deben presentar un documento de identidad con una dirección postal. Es una medida que afecta al 5,4% de los ciudadanos de ese estado, que son nativos, votan demócrata, y cuyas direcciones postales son, a menudo, un buzón que comparten varias familias. Y en Dakota del Norte la senadora demócrata Heidi Heitkamp ganó las elecciones por 3.000 votos en 2012. Con las nuevas regulaciones, tiene la campaña del martes perdida.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
25/07/2019|
17/07/2019|
04/02/2019|
24/10/2018|
03/09/2018|
13/08/2018|
06/05/2018|
05/05/2018|
22/03/2018|
02/02/2018|
20/01/2018|
03/12/2017|
30/11/2017|
23/09/2017|
23/09/2017|
21/08/2017|
12/08/2017|
11/07/2017|
05/07/2017|
25/06/2017|
08/06/2017|
18/05/2017|
30/04/2017|
10/03/2017|
05/03/2017|
12/02/2017|
02/02/2017|
29/01/2017|
20/01/2017|
20/01/2017|
15/01/2017|
15/01/2017|
12/01/2017|
21/12/2016|
21/12/2016|
06/11/2016|
02/11/2016|
27/10/2016|
23/10/2016|
23/10/2016|
10/10/2016|
28/09/2016|
19/09/2016|
01/08/2016|
20/07/2016|
14/06/2016|
27/05/2016|
14/03/2016|
01/03/2016|
03/02/2016|
01/02/2016|
29/01/2016|
17/12/2015|
13/11/2015|
27/10/2015|
28/09/2015|
27/09/2015|
10/08/2015|
06/07/2015|
02/07/2015|
10/06/2015|
15/04/2015|
22/03/2015|
28/02/2015|
07/02/2015|
01/01/2015|
17/12/2014|
04/12/2014|
28/10/2014|
31/07/2014|
30/07/2014|
12/05/2014|
28/04/2014|
25/10/2013|
16/10/2013|
04/07/2013|
10/06/2013|
07/05/2013|
16/04/2013|
22/01/2013|
02/01/2013|
30/11/2012|
20/11/2012|
10/11/2012|
08/11/2012|
07/11/2012|
28/08/2012|
16/07/2012|
10/07/2012|
23/06/2012|
01/06/2011|
01/06/2011|
31/05/2011|
31/05/2011|
03/05/2011|
03/05/2011|
12/02/2011|
03/11/2010|
17/01/2010|
05/12/2009|
05/12/2009|
02/12/2009|
02/12/2009|
12/10/2009|
14/09/2009|
22/08/2009|
26/07/2009|
26/07/2009|
26/03/2009|
12/03/2009|
12/03/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|
28/02/2009|
28/02/2009|
27/02/2009|
04/01/2009|
09/10/2008|
09/10/2008|
03/10/2008|
03/10/2008|
06/09/2008|
06/09/2008|
18/08/2008|
18/08/2008|
19/05/2007|
19/05/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House