Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Parrilla  
 
06/09/2012 | Brasil - La revolución silenciosa de Dilma

Juan Arias

El estilo pragmático de la presidenta está enfocado al futuro de la economía, a favorecer a las clases medias y a reforzar las políticas sociales para acabar con la miseria.

 

Días atrás, los fotógrafos captaron un billete escrito a mano por la presidenta Dilma Rousseff, dirigido a la ministra de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, en el que se lee: “¿Por qué los periódicos están diciendo que hubo un acuerdo en el Congreso sobre el Código Forestal y yo no sé nada?” El estilo de gobernar de Rousseff no es ruidoso. Es más bien silencioso. No le gusta aparecer, ni discursear. No ama la publicidad ni le gusta viajar en exceso dentro del país. Y sin embargo, existe la convicción de que, en medio de esa discreción, está llevando a cabo lo que ya ha sido llamado su “revolución silenciosa”.

La paradoja es que ese “caminar silenciosa, pero afirmativamente”, como ha escrito el analista político Antõnio Carlos Medeiro, está llegando a la opinión pública, que mantiene a la mandataria con una popularidad que no tienen nada que envidiar a la que tenía a los dos años de gobierno su antecesor, el carismático Lula da Silva, que a pesar de haberla escogido como candidata a sucederlo, no podía ser más diferente en su forma de gobernar. Quizás, el no haber querido imitar algo que para ella hubiese sido inimitable y haber buscado su camino propio es que lo que está creando una imagen propia y positiva.

Se podría decir que Lula escogió a Rousseff porque ella poseía lo que a él le faltaba: una fuerte capacidad de gestión empresarial más que política, un pulso que no tiembla a la hora de destituir a un ministro por corrupción o de echar a otro un rapapolvo en público. Y al mismo tiempo, Lula la arropó con el torrente de su popularidad diciendo que Rousseff “era él”.

La mayor batalla ganada por Rousseff ha sido la de una huelga de funcionarios públicos del Estado, que ha afectado a amplios sectores, desde las Universidades Federales a algunos ministerios, pasando por la policía federal, que ha mantenido bajo asedio a la mandataria durante tres meses. Los huelguistas, considerados entre las categorías laborales mejor retribuidas del país, fueron apoyados por los sindicatos que un día fueron de Lula y que respaldan a su partido, el Partido de los Trabajadores (PT). Los huelguistas estaban acostumbrados a conseguir del Gobierno todas sus reivindicaciones. Con Rousseff la huelga no fue fácil. La abucheaban los funcionarios en sus salidas y Lula tuvo que intervenir en su apoyo recordando a los huelguistas y sindicalistas que los tiempos habían cambiado, que las vacas gordas habían acabado y que Rousseff vivía una crisis económica, agudizada por la crisis mundial, que él vivió solo de resbalón. Rousseff fue dura. Tuvo más de 250 reuniones con las diversas categorías y los sindicatos. Llegaron a pedirle aumentos hasta de un 50%. La presidenta se plantó. Ofreció un 15% distribuido en tres años y les advirtió que los aumentos mayores irían para los que ganaban menos y no al revés.

Resistió tres meses. Les puso una fecha de ultimátum, pasada la cual no les concedería ni el 15%. Cedieron y salió reforzada en la opinión pública, que además no ve con buenos ojos las huelgas de los servicios públicos que afectaron desde los aeropuertos a los hospitales.

La revolución que Rousseff parece querer llevar a cabo no le es fácil porque va en la dirección opuesta a un cierto tipo de hacer política en Brasil, donde los políticos de turno piensan más en el día a día, en salir adelante para mantener su tajada de poder, sin grandes visiones a largo plazo.

Rousseff se ha dado cuenta que el modelo de economía llevado a cabo hasta aquí empieza a renquear y puede comprometer el futuro. La industria está perdiendo fuelle. China ha disminuido un 10% su comercio con Brasil. El PIB de este año no alcanzará el 2% y Brasil ha dejado de ser la sexta potencia mundial, que ha vuelto a reconquistar Reino Unido. Rousseff sabe que a Brasil no le basta ya el mercado interno, ni las exportaciones, ni la política de usar solo productos nacionales y que el coste de lo producido en Brasil es excesivamente caro y poco competitivo.

Ante todo ello, ha empezado a destapar sus cartas. Ha lanzado un gran plan billonario de infraestructuras, la gran cenicienta de este país; quiere invertir en serio en invención y tecnología reforzando el campo de la educación y del saber. En los presupuestos de 2013, ha aumentado de un 10% los gastos en educación, así como los de cultura.

Ha abierto la mano a lo que su partido, siempre alérgico a las privatizaciones, llama “concesiones”, y ha llamado a las empresas extranjeras a invertir en Brasil, consciente de que el país por sí solo sería incapaz de dar el salto que necesita. Empezando por la extracción del crudo de los grandes yacimientos del Pre-sal.

Para ella los dos focos del futuro de la economía son la productividad de la empresa y la innovación, al mismo tiempo que refuerza las políticas sociales para acabar con la miseria y abre el crédito para favorecer a las clases medias.

Y son estas clases medias, las antiguas y las nuevas las que hoy la sostienen y que hace solo dos años le negaron su voto. Uno de los silencios significativos de Dilma es el de estos días frente a las condenas que el Supremo está llevando a cabo contra el escándalo de corrupción del mensalão, que involucró a toda la cúpula de su partido en 2005. Rousseff está muda y no ha dejado a sus ministros opinar. Y los dos magistrados nombrados por ella están siendo los más duros en sus condenas.

Ayer, el líder de la oposición, el expresidente y sociólogo Fernando Henrique Cardoso, llegó a hacer elogios de Rousseff poniendo de relieve la “dura herencia” con la que está teniendo que lidiar, de una economía que, acabados los tiempos de bonanza de Lula, tiene que hacer frente a nuevos y graves desafíos pensando sobre todo en el futuro, al mismo tiempo que ha tenido que enfrentar la corrupción política y la impunidad, dos llagas aún abiertas en este país.

Todo ello ha llevado a los especialistas políticos a afirmar que hoy Rousseff podría ya ser reelegida en 2014 “sin el bastón mágico de Lula”. Ella está conquistado con su política de gestión, pragmática, poco ideológica, y en silencio, su propia credibilidad .

El País (Es) (España)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 1036 )
fecha titulo
29/11/2014 Brasil - Dilma Rousseff: ¿Sabia o traidora?
28/10/2014 Brasil, el mundo de mañana
22/10/2014 Brasil - Juego sucio en la campaña
22/10/2014 Segunda vuelta: estas son las Fortalezas y debilidades de los candidatos a presidir Brasil
21/10/2014 Brasil - ''¿Y Dilma, qué ha conseguido?''
21/10/2014 La esquizofrenia populista
07/10/2014 Neves enfrenta complicado desafío en Brasil
07/10/2014 Sorpresa en Brasil
07/10/2014 Las elecciones en Brasil siguen sorprendiendo
07/10/2014 Brasil - Marina Silva o el versículo suelto


Otras Notas del Autor
fecha
Título
18/01/2019|
30/07/2018|
05/07/2018|
26/11/2017|
12/09/2017|
07/07/2017|
27/02/2017|
12/01/2017|
17/11/2016|
15/10/2016|
19/09/2016|
17/09/2016|
24/08/2016|
05/07/2016|
11/06/2016|
07/06/2016|
27/04/2016|
22/04/2016|
11/04/2016|
12/03/2016|
05/02/2016|
28/01/2016|
22/01/2016|
17/12/2015|
12/12/2015|
01/12/2015|
19/11/2015|
10/11/2015|
26/10/2015|
06/10/2015|
03/10/2015|
08/05/2015|
30/04/2015|
25/04/2015|
15/04/2015|
31/03/2015|
28/03/2015|
16/03/2015|
14/03/2015|
13/02/2015|
05/02/2015|
27/01/2015|
11/01/2015|
29/12/2014|
16/12/2014|
29/11/2014|
27/11/2014|
09/11/2014|
24/10/2014|
18/10/2014|
06/10/2014|
05/10/2014|
04/10/2014|
27/09/2014|
23/09/2014|
20/09/2014|
13/09/2014|
06/09/2014|
24/08/2014|
22/08/2014|
21/08/2014|
19/08/2014|
18/08/2014|
29/07/2014|
03/07/2014|
20/06/2014|
28/05/2014|
23/05/2014|
14/05/2014|
06/05/2014|
04/05/2014|
22/03/2014|
23/02/2014|
17/02/2014|
19/01/2014|
07/01/2014|
04/01/2014|
02/01/2014|
04/12/2013|
12/11/2013|
08/11/2013|
25/10/2013|
17/08/2013|
16/08/2013|
07/08/2013|
07/08/2013|
18/07/2013|
12/07/2013|
03/07/2013|
26/06/2013|
24/06/2013|
21/06/2013|
04/06/2013|
30/05/2013|
30/04/2013|
26/04/2013|
23/04/2013|
19/04/2013|
15/04/2013|
11/04/2013|
09/03/2013|
08/03/2013|
28/02/2013|
23/02/2013|
23/02/2013|
13/02/2013|
12/02/2013|
04/12/2012|
04/12/2012|
04/11/2012|
04/09/2012|
12/08/2012|
02/08/2012|
11/07/2012|
04/07/2012|
20/04/2012|
05/04/2012|
03/04/2012|
28/03/2012|
20/03/2012|
20/03/2012|
17/03/2012|
17/03/2012|
15/03/2012|
15/03/2012|
10/03/2012|
10/03/2012|
27/02/2012|
27/02/2012|
27/02/2012|
16/02/2012|
28/10/2011|
09/10/2011|
01/10/2011|
30/09/2011|
23/09/2011|
20/09/2011|
11/09/2011|
10/09/2011|
18/08/2011|
17/08/2011|
16/08/2011|
06/08/2011|
28/07/2011|
16/07/2011|
16/07/2011|
08/07/2011|
08/07/2011|
25/06/2011|
25/06/2011|
15/06/2011|
15/06/2011|
09/06/2011|
09/06/2011|
21/05/2011|
21/05/2011|
04/04/2011|
09/03/2011|
04/01/2011|
30/11/2010|
25/11/2010|
15/10/2010|
01/09/2010|
01/09/2010|
10/06/2010|
09/06/2010|
16/04/2010|
21/02/2010|
07/12/2009|
07/12/2009|
03/12/2009|
03/12/2009|
30/10/2009|
09/08/2009|
09/08/2009|
03/03/2009|
03/03/2009|
28/01/2009|
07/11/2008|
07/11/2008|
28/10/2008|
28/10/2008|
02/10/2008|
02/10/2008|
04/05/2008|
01/04/2008|
26/12/2007|
29/07/2007|
28/03/2007|
18/09/2006|
09/03/2006|
19/04/2005|
19/04/2005|
03/04/2005|
03/04/2005|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House