Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Inteligencia y Seguridad  
 
15/04/2015 | 'El acuerdo sobre el programa nuclear de Irán está muy cerca'

Rosa Meneses

El jefe de la diplomacia iraní explica en Madrid las "grandes oportunidades" que se abren para las empresas españolas si se acaba con el régimen de sanciones: "Europa y España ganarán en lo económico y lo político".

 

"Quiero que los periodistas estén contentos", sonríe afable el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, en el encuentro conjunto que mantuvo con los cuatro principales periódicos de España, entre ellos EL MUNDO, tras participar en un foro en Casa de América. Y no escatima minutos para responder a sus preguntas, aun desobedeciendo a sus asesores. Y es que la visita de Zarif a nuestro país ha generado una gran expectación. No en vano España es el primer país occidental que pisa el jefe de la diplomacia iraní tras firmar en Lausana el acuerdo marco para resolver el contencioso sobre el programa nuclear de la República Islámica, el 2 de abril.

"El acuerdo está muy cerca, pero depende de la voluntad política para que avancemos con comprensión y acercamiento, en vez de con represión", declaró Zarif refiriéndose a las potencias del Grupo 5+1 y, en particular a EEUU. De España, que desde enero es miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y preside el comité de supervisión de las sanciones, espera mucho Teherán, pero sobre todo, tiene la vista en una cosa. "Esperamos el fin de ese comité. Porque estamos comprometidos con el fin de las sanciones", explica.

"Las sanciones no producen ningún resultado para nadie, sólo producen resentimiento. La presión y la coerción suelen empujar a la gente a resistir. Ésa es la reacción natural, la gente resiste a la presión mientras que responde positivamente al respeto. Hay que cambiar las dinámicas, de una basada en la presión a otra basada en el respeto. Hay que buscar un nuevo paradigma y establecer una cooperación", añade.

'Europa y España ganan en oportunidades'

"Creo que Europa va a ganar con ello y no sólo en lo económico, sino en lo político y en lo diplomático. Un compromiso de colaboración dará oportunidades a que las compañías de la Unión Europea puedan trabajar en Irán. España, en particular, solía ser uno de los principales países con empresas en el sector petrolífero iraní. Y otras compañías españolas que eran muy activas en Irán también podrían volver. Eso no solo traerá una mayor prosperidad económica para España e Irán sino también una mayor cooperación e interacción", destaca.

Y enumera las "enormes oportunidades" que se abren para la península Ibérica -una nación "que no es una extraña para Irán"- desde "turismo hasta energía, y todo lo que está en medio: manufacturas, transporte... Estamos discutiendo todas estas posibilidades". En la actualidad, más de 1.000 empresas venden sus productos a Irán, de ellas 400 lo hacen de forma regular. La apertura de este mercado ahora vedado parcialmente abre un sinfín de oportunidades a los empresarios españoles.

Pero para ello, el régimen de sanciones debe terminar "el mismo día de la firma del convenio", previene Zarif. Después, ese levantamiento del embargo será efectivo "el día de la implementación del pacto". Ambas partes, deben comprometerse de forma equilibrada, remacha: "[Tras la firma] llevará unas semanas para que cada parte se prepare para ello pero nosotros tendremos que dar pasos y ellos los tendrán que dar también", dice en referencia a Occidente.

¿Cómo va a convencer el Gobierno del presidente, el moderado Hasan Rohani, al ala más conservadora de la República Islámica de que acepte el acuerdo? "Tendremos nuestro propio debate interno, lo cual es muy sano. No somos una sociedad monolítica. Al final, si el acuerdo respeta la integridad y la dignidad de Irán, nuestros logros y establece una atmósfera internacional más propicia, todo el mundo estará de acuerdo", responde. Pero advierte: "Todos en Irán quieren un acuerdo, pero un buen acuerdo. Nadie está preparado para aceptar un pacto que sacrifique nuestra dignidad y nuestros derechos".

'Desconfianza' en EEUU

Zarif explica que existe una "arraigada desconfianza" hacia EEUU no sólo entre los ultraconservadores, sino en la sociedad en general. Para superarla, apela a Washington a aferrarse a los compromisos adquiridos. "Si EEUU es serio e implementa sus compromisos y obligaciones, entonces se abrirán posibilidades de entablar discusiones sobre otras cuestiones", admite. Pero, teniendo en cuenta que estas negociaciones son las primeras conversaciones directas entre ambos países en 35 años, la prudencia se impone: "Ahora nos concentramos en lo nuclear, no nos compliquemos".

Uno de los grandes opositores a este pacto todavía no definitivo es Israel, cuyo primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha mostrado su rotundo rechazo. "Netanyahu no quiere un acuerdo. Cree que la paz es una amenaza existencial para él, porque ha usado la cuestión nuclear iraní como cortina de humo para esconder sus políticas criminales contra los palestinos, perpetrando un genocidio contra los palestinos y negándoles su derecho a un Estado en contra de las repetidas decisiones de Naciones Unidas".

Zarif aboga por "la necesidad de una solución democrática para la cuestión palestina y que el pueblo palestino tenga la posibilidad de decidir sobre el futuro de su país". Preguntado sobre el tuit que hace apenas 10 días lanzó el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, -"El régimen sionista está condenado al fracaso y la aniquilación", escribió- el jefe de la diplomacia iraní concede que "un régimen que se basa en el apartheid necesita ser eliminado".

Su referencia al régimen es muy clara y lo distingue del pueblo: "Eso no significa tomar ninguna acción contra el pueblo judío. No tenemos nada en contra de los judíos, de hecho tenemos una comunidad judía en Irán que forma parte de nuestro país desde hace siglos y que incluso tiene representación parlamentaria".

Presos políticos

En clave interna, Zarif no elude las preguntas de esta periodista sobre la situación de los Derechos Humanos y, en concreto, sobre la aprobación de nuevas leyes que minan los derechos de las mujeres. Pero se escudó en "la atmósfera social y cultural diferente". En todo caso, admite: "Por supuesto que tenemos la necesidad de mejorar, como todo el mundo".

"Pero si realizamos avances lo haremos por nuestras propias razones, no como resultado de la presión internacional; no porque haya o no sanciones. Lo haremos porque creemos que el Gobierno se debe a su propia población y a sus ciudadanos, para respetar sus derechos y mejorar sus condiciones de vida", incide. Sobre el destino de los presos políticos, y en particular de los líderes de la Revolución Verde (duramente reprimida en 2009), Mir Husein Musavi, su esposa Zahra Rahnavard y Mehdi Karrubi, se remitió a "una cuestión legal que debe ser debatida en el sistema judicial".

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
26/04/2020|
29/12/2018|
24/12/2018|
12/08/2018|
03/08/2018|
06/01/2018|
31/12/2017|
25/12/2017|
21/08/2017|
30/06/2017|
17/06/2017|
04/06/2017|
24/11/2016|
14/06/2016|
12/03/2016|
18/01/2016|
07/01/2016|
20/12/2015|
17/12/2015|
18/11/2015|
04/11/2015|
11/10/2015|
26/07/2015|
23/05/2015|
26/04/2015|
15/01/2015|
08/12/2014|
30/10/2014|
18/06/2014|
24/04/2014|
21/01/2014|
13/01/2014|
04/01/2014|
05/12/2013|
22/10/2013|
15/09/2013|
23/10/2012|
27/08/2011|
27/08/2011|
16/05/2011|
16/05/2011|
26/01/2011|
24/01/2011|
02/09/2010|
02/09/2010|
12/11/2009|
12/11/2009|
02/04/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House