Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Sociedad  
 
20/12/2015 | Hospitales, nuevos objetivos de guerra

Rosa Meneses

Los ataques a centros y personal sanitario en países como Afganistán, Siria o Yemen son una tendencia en alza que viola las 'reglas de la guerra' establecidas por los Convenios de Ginebra y erosiona los principios fundamentales de la acción humanitaria.

 

El Derecho Internacional Humanitario (DIH) establece una protección especial para las instalaciones y medios de transporte médicos en tiempos de guerra. Todas las partes en un conflicto deben tomar todas las medidas para asegurar que ni el personal médico ni los hospitales u otras instalaciones sanitarias son atacados. Según este cuerpo jurídico, tan pronto como una persona queda herida, está protegida y no importa cómo resultó herida ni si ha participado en las hostilidades en alguno de los bandos: al cesar la lucha ya no es considerado un combatiente y hay que proporcionarle atención médica igual que a un civil. Sin embargo, en este año que está a punto de terminar, los ataques a hospitales y centros sanitarios han sido una tendencia en alza, lo que socava no sólo el DIH sino los principios fundamentales de la acción humanitaria.

El pasado 3 de octubre, fuerzas de EEUU bombardearon el hospital de Kunduz (Afganistán), causando la muerte de 12 trabajadores de Médicos Sin Fronteras (MSF) y 10 pacientes. Entre ellos, tres niños. Otras 37 personas resultaron heridas, 19 de ellas, personal de MSF. La organización internacional denunció que el ataque fue "deliberado" y lo calificó de "inadmisible".

Pero ésta no ha sido la única vez que los centros sanitarios se convierten en el objetivo de las facciones enfrentadas en zonas de guerra. En los casi cinco años de contienda en Siria han muerto al menos 610 miembros de organizaciones sanitarias y se han contabilizado 233 ataques indiscriminados y deliberados contra 183 hospitales, según un informe de la organización Physicians for Human Rights publicado en marzo. Según esta fuente, el régimen de Bashar Asad es responsable del 88% de las arremetidas contra hospitales y del 97% de las muertes de personal sanitario. En los últimos meses se ha registrado un aumento significativo de los bombardeos aéreos contra centros médicos en el norte de Siria. Desde finales de septiembre, al menos 12 hospitales de las provincias de Idlib, Alepo y Hama han sido atacados, según MSF.

Yemen es otro de los países en conflicto en los que se ha violado el DIH con ataques y bombardeos a hospitales. El pasado 3 de diciembre, MSF volvía a vivir la pesadilla de Kunduz, con el bombardeo de fuerzas de la coalición que lidera Arabia Saudí contra uno de sus hospitales en Taiz. Nueve personas resultaron heridas, entre las que había dos trabajadores de la organización médica. Ya en octubre, otro hospital de MSF en el país árabe fue destruido en un bombardeo.

La impunidad, una norma

Según un informe de Human Rights Watch, además de los países mencionados, se han producido ataques contra personal médico y pacientes y contra estructuras y transportes sanitarios también en la Franja de Gaza, Irak, Ucrania, Birmania, República Centroafricana, Sudán del Sur, Sudán, Libia, Nigeria, Sierra Leona, República Democrática del Congo, Somalia, Colombia y Pakistán entre enero de 2014 y abril de este año. Pese a ello, "la impunidad sigue siendo la norma", reza el informe, publicado en mayo.

Esta siniestra pauta señala una profunda muesca en las garantías de la asistencia médica en zonas de conflicto, amparada por el DIH, también llamado 'Derecho de Guerra', el conjunto de normas internacionales que regula los enfrentamientos bélicos, sean internos o internacionales. El DIH pone coto a los medios que pueden utilizar las partes beligerantes con el objetivo de proteger a la población civil. Este cuerpo legislativo es actualmente el único marco jurídico que regula las acciones de socorro dentro de los conflictos armados, estableciendo derechos y deberes para los actores enfrentados y señalando responsabilidades y sanciones en caso de violación de estos principios.

Las 'reglas del juego' por las que se rigen los conflictos se incluyen en los llamados Convenios de Ginebra, establecidos en 1949, al acabar la II Guerra Mundial, y en los Protocolos Adicionales consignados en 1977, que se refieren en su esencia a la protección de víctimas de las guerras. Casi todos los estados del mundo son partes signatarias de estos Convenios. Sin embargo, la característica de los conflictos actuales, asimétricos y con múltiples actores -incluidos los no estatales- enfrentados entre sí, está diluyendo las normas de guerra que regían en los conflictos del siglo pasado.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
26/04/2020|
29/12/2018|
24/12/2018|
12/08/2018|
03/08/2018|
06/01/2018|
31/12/2017|
25/12/2017|
21/08/2017|
30/06/2017|
17/06/2017|
04/06/2017|
24/11/2016|
14/06/2016|
12/03/2016|
18/01/2016|
07/01/2016|
17/12/2015|
18/11/2015|
04/11/2015|
11/10/2015|
26/07/2015|
23/05/2015|
26/04/2015|
15/04/2015|
15/01/2015|
08/12/2014|
30/10/2014|
18/06/2014|
24/04/2014|
21/01/2014|
13/01/2014|
04/01/2014|
05/12/2013|
22/10/2013|
15/09/2013|
23/10/2012|
27/08/2011|
27/08/2011|
16/05/2011|
16/05/2011|
26/01/2011|
24/01/2011|
02/09/2010|
02/09/2010|
12/11/2009|
12/11/2009|
02/04/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House