Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
12/08/2018 | Refugiados, el trofeo de Bashar Asad

Rosa Meneses

Damasco y Moscú llaman a los refugiados sirios a volver a sus casas, ante su inminente victoria. Las autoridades libanesas están coordinando la repatriación de cientos de sirios con la Seguridad del régimen

 

En la cercana victoria del presidente sirio, Bashar Asad, los refugiados son un ansiado trofeo. Su deseada vuelta sería la confirmación de que los sirios vuelven al redil del régimen contra el que se levantaron en 2011. Por eso, en los últimos días, se llama al regreso de esos 'hijos pródigos' que abandonaron el país envuelto en una guerra civil que se ha cobrado las vidas de más de 350.000 personas.

Desde que estalló el conflicto, más de 5,6 millones de sirios han abandonado su tierra para convertirse en refugiados malviviendo sobre todo en los países vecinos (Irak, Jordania, el Líbano, Irak y Turquía). Otros 6,6 millones de civiles han tenido que dejar sus casas para desplazarse a otras zonas de Siria, huyendo de la violencia. Es más de la mitad de la población que tenía Siria antes del conflicto.

Las penurias empujan a muchos refugiados a desear volver, como el anciano Saadik Bal, refugiado en Turquía, que aseguró a esta periodista que "si la guerra acaba, volvería incluso estando Bashar". Pero otros, como Jaled Hmeish, ex guerrillero rebelde de Latakia, juran que nunca regresarán mientras esté Asad: "Me matarán. Luché contra él. Perdí a mi familia. Si él se queda, no tendré razones para volver a Siria".

"Llamamos a volver a todos los refugiados, especialmente a los sirios que tenían empresas aquí", afirmó Asad en una entrevista con la agencia rusa Tass el pasado 26 de julio. En ella, el oftalmólogo asegura que necesita la presencia rusa en su país a largo plazo "para mantener el equilibrio regional". Damasco ha firmado un acuerdo con Moscú para que mantenga tropas en la base militar de Hmeimim en los próximos 40 años.

El Kremlin se ha convertido en un actor imprescindible para Siria y hasta el futuro de sus refugiados depende de él. Porque es Moscú el que ha preparado el plan de regreso de los refugiados, aduciendo que ya no tienen nada que temer por parte del Gobierno de Asad ni de su aparato de seguridad. A finales de julio presentó sus propuestas a la comunidad internacional y los países de acogida, que llevan años reclamando ayuda para estas personas ante su falta de recursos y que incluso llegaron a cerrar sus fronteras a nuevas llegadas. Según la prospectiva rusa, en un "futuro cercano pueden volver 890.000 sirios refugiados del Líbano, 300.000 desde Turquía y 200.000 desde los países de la Unión Europea".

El plan, sin embargo, no contempla ayudas financieras ni rusas ni de Damasco para los que retornen a un paisaje desolado por siete años de violencia, bombardeos y destrucción. Pide, en su defecto, apoyo financiero internacional. Después de perderlo todo en sus lugares de origen, huir con lo puesto o, en su caso, gastar todos sus ahorros en pagar a los contrabandistas para cruzar fronteras y establecerse en precarios campamentos, la realidad es que Asad no les va a ofrecer nada a los que vuelvan. Eso, si llegan a tiempo de que el Gobierno no se incaute de las propiedades que no sean reclamadas por sus dueños antes de que acabe este mes, según el llamado Decreto número 10. Pero la mayoría no tendrá ni eso, porque sus casas, sus negocios y sus tierras de cultivo -por no hablar de las infraestructuras de transporte, educativas o sanitarias- han sido destruidas o quedado inservibles.

Siria no ha puesto en marcha aún ningún plan de reconstrucción. La guerra todavía no ha terminado del todo y cuando lo haga Asad querrá escenificar su fin. Pero las autoridades libanesas ya trabajan en el retorno de los refugiados que acogen. La Seguridad General libanesa está coordinando con Damasco la vuelta de cientos de sirios, elaborando listas de nombres que deben ser aprobadas por el Gobierno asadista antes de que puedan regresar. Cientos han sido ya repatriados desde Arsal hacia Qalamun y desde Chebaa hacia Beit Jinn. Sólo en Arsal se llegaron a recibir a 120.000 refugiados sirios, llegando a cuadruplicar su población original. En el último mes, han abandonado el Líbano unos 2.000 sirios. Pero muchos otros han sido rechazados por Damasco.

En el Líbano se hacinan más de 1,5 millones de refugiados sirios, lo que hace que el pequeño país mediterráneo sea el que acoge a más población siria en términos relativos: suponen más de un 25% de sus habitantes. Su retorno es crucial para la estabilidad sociopolítica y para la economía libanesa, que acusa una grave crisis. La presencia de los refugiados sirios ha agravado los problemas ya endémicos de gestión de residuos, de distribución de electricidad y de generación de agua potable. Los libaneses se quejan, además, de que los sirios han copado su mercado laboral, a cambio de salarios más bajos.

"Acoger a los desplazados sirios ha causado al Tesoro libanés un coste de 19.496 millones de dólares entre 2011 y 2018. El crecimiento económico ha caído del 8% al 0,08%, el desempleo ha aumentado al 35% entre los libaneses y el número de presos en las cárceles libanesas por terrorismo y otros crímenes ha crecido un 40%", precisa con detalle Ola Boutros, asesora del ministro libanés de Exteriores, Gebran Basil, al medio digital 'Al Monitor'.

Por todo ello, las autoridades libanesas han sido las primeras en dar la bienvenida al plan ruso de repatriación de refugiados. Aunque ante la falta de constitución de un Gobierno, los partidos políticos están divididos sobre su aplicación. Y en ese vacío, el partido y milicia chií Hizbulá -que lucha en Siria del lado de Asad- ha tomado la iniciativa y está gestionando la vuelta de refugiados sirios desde el Líbano a través de las nueve oficinas que ha abierto para ello en el valle de la Bekaa, los suburbios del sur de Beirut y en el sur del país: sus bastiones y también lugares de asentamiento principales de los refugiados.

Tanto Naciones Unidas como la Unión Europea difieren de los criterios de regreso expuestos optimistamente por Rusia, y han advertido de que las condiciones para el reasentamiento de los refugiados en Siria no son aptas y que la repatriación no se puede hacer con seguridad ni dignidad.

El Mundo (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
26/04/2020|
29/12/2018|
24/12/2018|
03/08/2018|
06/01/2018|
31/12/2017|
25/12/2017|
21/08/2017|
30/06/2017|
17/06/2017|
04/06/2017|
24/11/2016|
14/06/2016|
12/03/2016|
18/01/2016|
07/01/2016|
20/12/2015|
17/12/2015|
18/11/2015|
04/11/2015|
11/10/2015|
26/07/2015|
23/05/2015|
26/04/2015|
15/04/2015|
15/01/2015|
08/12/2014|
30/10/2014|
18/06/2014|
24/04/2014|
21/01/2014|
13/01/2014|
04/01/2014|
05/12/2013|
22/10/2013|
15/09/2013|
23/10/2012|
27/08/2011|
27/08/2011|
16/05/2011|
16/05/2011|
26/01/2011|
24/01/2011|
02/09/2010|
02/09/2010|
12/11/2009|
12/11/2009|
02/04/2009|
08/03/2009|
08/03/2009|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House