Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
En Profundidad  
 
30/08/2022 | Opinión - Rushdie, mártir de un islam inexistente

Guy Sorman

«La desgracia que golpea a los musulmanes y, en consecuencia, a nosotros y a Rushdie, es el surgimiento de un islam de la web, una colección de consignas odiosas, alejadas de todo estudio del Corán y desarraigadas de cualquier cultura».

 

Cuando conocí a Salman Rushdie en París, inmediatamente después de la sentencia de muerte pronunciada contra él por el imán Jomeini, dictador de Irán, en 1989, su reacción me asombró y no podría olvidarla. Lejos de asustarse de esta fetua, que anima a cualquier buen musulmán a asesinarlo recibiendo como recompensa el Paraíso y un bono, Rushdie me explicó que, a partir de entonces, tendría que redoblar su consumo de champán, pasar sus veladas en clubes nocturnos y seducir a rubias altas. En definitiva, la fiesta le parecía la respuesta más adecuada al oscurantismo obsceno de los ayatolás.

Desde entonces ha mantenido su palabra, hasta el reciente intento de asesinato en el estado de Nueva York por parte de un joven estadounidense de origen libanés y religión chií. Rushdie es así: un jugador, en la vida y en la literatura. Sus libros son divertidos e impertinentes; Jomeini nunca había leído nada de Rushdie, ni tampoco su asesino. La fetua recayó sobre Rushdie debido a esa misma impertinencia hacia cualquier autoridad temporal o espiritual. ¿Qué relación hay entre Rushdie, la fetua de Jomeini y el reciente atentado? Ninguna, o prácticamente ninguna.

Para Rushdie, la vida de Mahoma y el Corán son fuente de inspiración literaria, igual que los Evangelios, el budismo y el Quijote; otros tantos personajes con los que juega su obra, sin ninguna preocupación por el realismo, el juicio, o el sermón. Jomeini no sabía qué era la literatura, ni qué era un novelista. El asesino estadounidense-libanés es igualmente inculto, sin más fuente de conocimiento que Facebook y otras redes sociales.

¿Fue religiosa la motivación de Jomeini? Cabe la duda, ya que desconocía el texto en el que basó su fetua; su gesto, en realidad, era político. En aquel momento deseaba imponerse como líder indiscutible, temporal y espiritual del Imperio Persa reconstituido y, aún más, de todo el islam. Desde esta perspectiva de poder, Rushdie cumplía los requisitos: era de origen musulmán, pero suní, no chií, ateo y adulado en Occidente.

El título del libro incriminado, 'Versos satánicos', era lo suficientemente herético como para atizar la histeria popular. La fetua, por lo tanto, debe entenderse en esta doble guerra de influencia, el mundo musulmán contra el mundo occidental, el chií persa contra el sunismo árabe; una doble guerra de religiones, más política que espiritual, con Rushdie, atrapado en medio, blanco de las circunstancias.

Por tanto, debemos concluir que el islam es como quienes lo practican, con moderación y pacifismo en lo esencial. Si hay tantas versiones del islam como diversidad entre los musulmanes es porque interpretan el Corán a la luz de su cultura. Entre un musulmán marroquí y un musulmán javanés, la diferencia es aún mayor que entre un pentecostal brasileño y un luterano suizo. La desgracia que actualmente golpea a los musulmanes y, en consecuencia, a nosotros y a Rushdie, es el surgimiento de un islam de la web, una colección de consignas odiosas, alejadas de todo estudio del Corán y desarraigadas de cualquier cultura. Los musulmanes peligrosos, para otros musulmanes y para los occidentales, son ante todo musulmanes ignorantes, la escoria de la subcultura de internet.

La justa respuesta a la agresión de Rushdie sería alentar a musulmanes y no musulmanes a conocer el islam: una quimera. Al menos sepamos que Rushdie no es tanto una víctima del islam en sí mismo como de su ignorancia. El agresor de Rushdie le hirió con un cuchillo, pero también apuñaló por la espalda a este islam al que apela, porque no lo conoce.

ABC (España)

 



Otras Notas del Autor
fecha
Título
15/05/2024|
14/09/2023|
04/09/2023|
20/04/2023|
28/02/2023|
06/02/2023|
31/01/2023|
23/01/2023|
18/01/2023|
10/01/2023|
05/01/2023|
28/12/2022|
15/12/2022|
25/11/2022|
17/11/2022|
08/11/2022|
01/11/2022|
19/10/2022|
13/10/2022|
05/09/2022|
24/08/2022|
20/08/2022|
10/08/2022|
04/08/2022|
13/07/2022|
06/07/2022|
29/06/2022|
15/06/2022|
07/06/2022|
31/05/2022|
24/05/2022|
17/05/2022|
09/05/2022|
04/05/2022|
28/04/2022|
12/04/2022|
06/04/2022|
28/03/2022|
24/03/2022|
14/03/2022|
16/02/2022|
31/01/2022|
26/01/2022|
18/12/2021|
18/12/2021|
18/12/2021|
24/11/2021|
16/11/2021|
01/11/2021|
07/07/2021|
25/05/2021|
28/03/2020|
09/09/2019|
05/06/2018|
01/06/2018|
26/12/2017|
27/06/2017|
06/06/2017|
25/07/2013|
19/03/2011|
05/02/2011|
17/01/2011|
12/12/2010|
02/09/2010|
02/09/2010|
28/07/2010|
06/06/2010|
14/03/2010|
26/12/2009|
18/09/2009|
02/04/2009|
18/01/2009|
24/05/2008|
24/05/2008|
27/04/2008|
14/01/2008|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House