Inteligencia y Seguridad Frente Externo En Profundidad Economia y Finanzas Transparencia
  En Parrilla Medio Ambiente Sociedad High Tech Contacto
Frente Externo  
 
23/02/2007 | México Calderón y una América latina dividida

Jorge Fernández Menéndez

Cuentan que la noche previa a la toma de posesión de Carlos Salinas de Gortari, el presidente Miguel de la Madrid invitó a los mandatarios latinoamericanos que estarían en la ceremonia, a una cena en el palacio de Chapultepec. Entre ellos estaban el mandatario cubano, Fidel Castro, y el presidente de Honduras, José Azcona.

 

No se habían terminado de sentar, cuando Azcona comenzó a tratar a Castro de dictador, antidemocrático, asesino y una larga lista de agravios, que justificados o no, generaron una inmediata reacción del comandante, que no fue menos indulgente con el mandatario hondureño. El presidente De la Madrid (y el estado mayor presidencial) tuvo que hacer gala de enormes esfuerzos para que la cena termina sin que, literalmente, los dos mandatarios no terminaran a los golpes. Por debajo de todos los discursos, reales o ficticios, de la fraternidad latinoamericana, siempre se han colado los intereses políticos, estratégicos, ideológicos.

El destino de México está en América Latina, aseguró el presidente Calderón al llegar a Managua, para la toma de posesión de Daniel Ortega, en lo que constituye su primera gira internacional.

Tiene razón porque ése es el destino natural de México por historia, cultura, idioma. No es verdad porque nuestra economía se encuentra integrada a América del Norte y allí están la mayor parte de nuestros intereses estratégicos. Tiene razón porque se debe recuperar la relación deteriorada con América latina después de doce años de relativo abandono y ello afecta esos mismos intereses estratégicos que están anidados en el norte del continente y, el hecho real es que ese alejamiento termina haciéndonos perder identidad y legitimidad en la política internacional. No es verdad si pensamos en una suerte de destino manifiesto o una integración latinoamericana en la que nunca se ha podido avanzar plenamente. Pero es verdad si pensamos que somos parte de ese conglomerado de pueblos. No lo es tanto si estamos pensando sólo en término de gobiernos. En todo caso, para México, la relación con América latina, sobre todo en esta época, es compleja, difícil y lo es aún más porque se deberán pagar los costos de la distancia de los últimos años, pero también nos proporciona la oportunidad que no tiene ningún otro país de la región, de ser (más que servir) una suerte de puente entre regiones.

No es sencillo ni siquiera para definir de qué América latina estamos hablando. Una es la de nuestros vecinos de América Central, con todas sus diferencias y posiciones alternas, donde el peso de México, por todo tipo de razones, es real y fue bien trabajado en los últimos años. Otra realidad es la de América del Sur, donde sus países han comenzado un proceso de integración económica lógico por los intereses comunes, pero que choca también con las visiones políticas enfrentadas entre varios de sus gobiernos. Una cosa Alvaro Uribe en Colombia y otra muy diferente su vecino Hugo Chávez. Una cosa es la política de Michelle Bachelet y otra la de Néstor Kirchner, o incluso, pese a toda la cercanía entre sus pueblos, la de éste con el mandatario uruguayo Tabaré Vázquez, enfrentados absurdamente por la construcción de unas papeleras en la frontera común. Una cosa es Brasil, con su enorme potencial económico, social y geográfico, incluso independientemente de quién sea su gobernante, y otra los países andinos. Incluso una cosa es Cuba y otra su actual principal aliado y socio, la Venezuela de Chávez.

No creo que el presidente Calderón, con el diseño que le ha dado a su política externa, tenga demasiados problemas para reestablecer y mejorar la relación con la enorme mayoría de esas naciones. Ya con motivo del proceso electoral y con su primera visita como presidente electo a la región, comprobó que las distancias, con inteligencia y diplomacia, se pueden acortar. Incluso eso se aplica a Cuba: el presidente Calderón ha adoptado una visión de Estado respecto a nuestra relación con la isla que intenta, expresamente, recomponer las relaciones, sabiendo que existen temas que pueden poner distancia entre ambos gobiernos pero que no son, tampoco, diques insalvables. Ha trascendido incluso que el presidente Calderón hizo llegar un mensaje al gobierno cubano expresando su deseo de visitar al convaleciente Fidel Castro, mensaje que fue muy bien recibido por las autoridades de la isla, pero éstas informaron que, por el estado de salud de Castro, todas las visitas estaban canceladas.

El problema mayor será con Hugo Chávez. El mandatario venezolano, que acaba de iniciar su tercer periodo de gobierno, lo ha hecho mostrando todas su cartas: primero decidió, cumpliendo amenazas previas, quitar la concesión a una cadena de radio y televisión crítica con el gobierno; luego calificó al secretario general de la OEA, el socialista chileno José Miguel Insulza, de “pendejo”, por criticar aquella medida; después anunció, pese a que había prometido lo contrario en campaña, nacionalizar todas las empresas energéticas, de telecomunicaciones, de refinación de crudo y anunció que cambiaría el nombre de su país: Venezuela será ahora, anunció Chávez, la república socialista de Venezuela. El giro casi se ha completado, sólo falta, ahora, que se le dé luz verde a la reforma que permita la reelección permanente de Chávez en el gobierno. ¿Se puede con un personaje de estas características mantener buenas relaciones diplomáticas?. Sí, pero tiene que ser una intención de ambas partes. Chávez ha decidido tener un protagonismo en política exterior que lo convierta en el virtual sucesor de Castro e incluso quiere influir en ese proceso, como quiere hacerlo en cuanta elección se produce en la región, incluyendo México. El presidente Calderón no tiene porqué chocar con Chávez. El problema es que éste busca ampliar su poder chocando con otros mandatarios, con un discurso que parece sacados del baúl de los recuerdos de los años 60.

Excelsior (México)

 


Otras Notas Relacionadas... ( Records 1 to 10 of 7207 )
fecha titulo
22/12/2014 México: El salpicado
07/12/2014 El parón latinoamericano amenaza la caída de la pobreza y la desigualdad
05/12/2014 How Organized Crime & Corruption Intersect in LatAm
05/12/2014 How Organized Crime & Corruption Intersect in LatAm
28/11/2014 A acabar con la corrupción y la impunidad política en México
10/11/2014 Mexico - Tsunami de violencia y corrupción
09/11/2014 Reconstrucción de la captura y muerte de los estudiantes de Iguala
08/11/2014 Mexico - Historia de un fracaso
07/11/2014 La economía del crimen en México
03/11/2014 Mexico - El Estado secuestrado


Otras Notas del Autor
fecha
Título
20/09/2020|
26/08/2020|
16/08/2020|
12/08/2020|
06/08/2020|
22/07/2020|
25/06/2020|
04/06/2020|
03/06/2020|
17/05/2020|
09/05/2020|
19/02/2020|
17/02/2020|
09/11/2019|
24/10/2019|
23/10/2019|
21/10/2019|
09/10/2019|
30/09/2019|
20/09/2019|
06/09/2019|
27/07/2019|
24/07/2019|
06/07/2019|
06/11/2018|
18/10/2018|
09/10/2018|
22/08/2018|
24/03/2018|
09/12/2016|
17/07/2013|
12/07/2013|
10/07/2013|
15/06/2013|
02/05/2013|
27/02/2013|
15/12/2012|
30/11/2012|
06/11/2012|
11/09/2012|
29/08/2012|
17/08/2012|
29/06/2012|
26/06/2012|
16/06/2012|
22/04/2012|
22/10/2011|
01/09/2011|
01/09/2011|
25/05/2011|
26/02/2011|
14/01/2011|
15/12/2010|
13/11/2010|
26/10/2010|
02/10/2010|
14/09/2010|
10/09/2010|
10/09/2010|
17/08/2010|
17/08/2010|
11/08/2010|
30/07/2010|
09/07/2010|
24/06/2010|
19/06/2010|
08/06/2010|
27/05/2010|
22/05/2010|
13/04/2010|
08/04/2010|
23/03/2010|
16/03/2010|
04/02/2010|
15/01/2010|
07/01/2010|
18/12/2009|
03/12/2009|
03/12/2009|
07/11/2009|
27/10/2009|
17/09/2009|
09/09/2009|
09/09/2009|
03/09/2009|
24/08/2009|
14/08/2009|
14/08/2009|
05/08/2009|
05/08/2009|
30/07/2009|
30/07/2009|
11/03/2009|
11/03/2009|
04/03/2009|
04/03/2009|
19/02/2009|
25/02/2008|
19/02/2008|
10/11/2007|
13/06/2007|
13/06/2007|

ver + notas
 
Center for the Study of the Presidency
Freedom House